Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 CULTURAyESPECTÁCULOS MIÉRCOLES 4 s 6 s 2008 ABC Zaragoza resume la Historia de España con 320 piezas desde Roma a nuestros días La Fundación Getty ha cedido el Vidal Mayor compendio de los Fueros de Aragón ROBERTO PÉREZ ZARAGOZA. Encrucijada de culturas era la última muestra que quedaba por inaugurar de las cuatro que conforman la oferta expositiva de la capital aragonesa en el verano de la Expo. Organizada por Ibercaja, Encrucijada se suma a las otras dos organizadas por la entidad de ahorro: Del futuro al pasado con arte contemporáneo de renombre internacional; y Del Ebro a Iberia en el Museo Ibercaja Camón Aznar (MICAZ) con obras de autores tales como El Greco, El Bosco, Velázquez, Goya, Tàpies o Barceló. Esta última, además, en un museo que abrió sus puertas a finales de abril, tras una profunda remodelación. El MICAZ es el segundo museo del mundo en obra de Goya expuesta. Esta oferta organizada por Ibercaja se ha unido a la exposición preparada por el Gobierno aragonés e inaugurada el sábado pasado, Goya e Italia en el Museo de Zaragoza. muestra de arquitectura renacentista. La comisaria de la muestra es la historiadora y politóloga Carmen Iglesias. Se ha intentado insertar la Historia de Aragón en la Historia de España, a partir de personalidades aragonesas o muy vinculadas con Aragón explicaba ayer la comisaria. Es el mayor programa de exposiciones artísticas y el más concentrado en el tiempo que se recuerda en la capital aragonesa. Todas estas muestras tienen algo de singular. La peculiaridad de Encrucijada de culturas es que se trata de un relato histórico a partir del arte. Es Historia del Arte pero, sobre todo, es el arte convertido en narrador de 20 siglos, desde la Hispania romana a nuestros días. La Infanta Doña Cristina inaugurará hoy esta exposición alojada entre los muros de la Lonja de Zaragoza, magnífica Arte para contar la historia La exposición reivindica la aportación aragonesa en la conformación del Estado moderno y de la España contemporánea Joyas romanas y visigodas y pinturas de Goya, Madrazo o Sorolla guían al visitante en este relato histórico El relato que ofrece esta exposición se ha tejido a partir de nombres propios como el poeta clásico Marco Valerio Marcial, San Braulio, Avempace, el rey Jaime I El Conquistador, Fernando El Católico, Miguel Servet, Baltasar Gracián, Goya, el Conde de Aranda, Pignatelli, Costa o Ramón y Cajal. El arte que se ha elegido para ilustrar este relato de 2.000 años de historia lo componen 320 piezas, llegadas de 97 colecciones públicas y privadas de España y del extranjero. Las hay, por ejemplo, del Museo del Prado, de Patrimonio Nacional, del Museo Arqueológico Nacional, del Thyssen- Bornemisza, del Museo Nacional de Estocolmo, del Museo d Ixelles de Bruselas o de la Fundación Getty de Los Ángeles. De esta última ha llegado la pieza más emblemática de la muestra en el apartado histórico y simbólico: el Vidal Mayor la recopilación manuscrita de los Fueros de Aragón, realizada entre 1290 y 1310 por Vidal de Canellas. Del mundo romano destaca el Mosaico de Baco. De la etapa visigoda, tres delicadas coronas votivas, del siglo VII, procedentes del Tesoro de Guarrazar. De la Edad Media sobresale el citado Vidal Mayor y destacadas piezas de pintura, como el Retrato de una infanta de Juan de Flandes. Varios goyas, un óleo atribuido a Velázquez y obras de Bayeu, Zuloaga, Madrazo o Sorolla van acompañando al visitante en un recorrido por la vida, la política, la cultura y la sociedad peninsulares a lo largo de 2.000 años. El recorrido de la exposición concluye con una sala dedicada a mostrar, a través de la fotografía y el cine, pasajes del siglo XX y de estos primeros años del XXI. Nombres propios Picasso y su última esposa, Jacqueline Roque, con uno de los numerosos retratos que le hizo ABC El misterioso testamento de Picasso, a juicio Para la Fiscalía del Tribunal Correccional de París hay difamación en un libro sobre Picasso y su última esposa, Jacqueline Roque, en el que se acusa a la hija de ésta de hacer desaparecer un testamento en el que su madre donó 60 obras del artista a España JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. El fantasma de Pablo Picasso continúa rondando la tumba judicial donde el Tribunal de París intenta esclarecer inquietantes misterios: ¿Se apropiaron sus herederos de 60 obras maestras que el genio malagueño habría donado a España? ¿Fue una de sus nietas quien invitó al suicidio a la última de las mujeres que lo amaron. Pepita Dupont, periodista, publicó el otoño de 2007 un libro voluntariamente escandaloso, La verdad sobre Jacqueline y Pablo Picasso desenterrando viejas y trágicas historias de familia. Pepita Dupont fue amiga de Jacqueline Picasso, de quien recibió muchas confidencias de difícil confirmación histórica o judicial. Jacqueline se pegó un tiro en la sien el 15 de octubre de 1986, diez días antes de la inauguración de una gran exposición, Picasso en Madrid que reunía 60 grandes obras, reunidas trece años después de la muerte de Picasso. Más de veinte años después del suicidio de Jacqueline, Pepita Dupont decidió publicar un libro con muchas revelaciones y confidencias de personas muertas, desenterrando escandalosas historias. Según la periodista, Jacqueline Picasso le habría declarado, personalmente, por teléfono, días antes de suicidarse: He decidido donar esas 60 obras a España. Pablo hubiera estado orgulloso de mi gesto Sin embargo, en su día, esa misma versión no pudo demostrarse con ningún documento escrito. Y las 60 obras presuntamente donadas a España volvieron a sus propietarios oficiales, poco sensibles a donaciones tan extraordinariamente generosas, con riqueza ajena. Catherine Hutin, hija de Jacqueline Picasso, consideró difamantes las afirmaciones de Pepita Dupont y presentó una querella por infamias, pidiendo 200.000 euros de indemnización. El Tribunal de París dictará sentencia el 17 de julio. La confrontación judicial no ha permitido esclarecer el caso. Bien al contrario. No era un secreto que los últimos años de Jacqueline Picasso fueron una pavorosa tragedia familiar. La viuda sufría ataques de nervios, padecía pesadillas y vivía su soledad, en la última de las residencias picassianas, como tormento atroz, igualmente insoportable para su hija Catherine, quien, según Pepita Dupont, habría afirmado, en la intimidad: Si no quiere olvidar a Picasso, ¡no tiene más que pegarse un tiro. El suicidio de Jacqueline Jacqueline Picasso se pegó un tiro, en efecto. Pero su hija Catherine considera igualmente insoportable que una periodista ponga en su boca afirmaciones de esa índole, de una rara crueldad cínica. A lo largo del juicio, Pepita Dupont y Catherine Hutin se han reafirmado en sus tesis. La periodista afirma ser sincera y contar la verdad. La hija de Jacqueline Picasso afirma que la periodista jamás consultó ni confirmó con ella ni con otros familiares sus afirmaciones escandalosas. La periodista afirma que Jacqueline Picasso dejó un testamento en el que se confirmaría la donación de 60 picassos a España. Pero nadie ha visto ni podido confirmar la existencia de tal documento. No es previsible que la sentencia judicial, en su día, entierre definitivamente todos los secretos ocultos en la tumba de Picasso.