Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 MADRID www. abc. es madrid MIÉRCOLES 4- -6- -2008 ABC Lo que destapa el sumario Ha estado el Murillo David, un agente le explica a Felipe, uno de los miembros de El Bloque que están haciendo una inspección en un local. Es porque la ha mandado el jefe Ginés ha estado el Murillo en referencia al concejal de Seguridad y Urbanismo y le falta una licencia Mariano, el dueño del bar, pregunta a Felipe si la inspección la ha podido mandar directamente Murillo, a lo que Felipe contesta que no lo sabía seguro El troncho preparado Carlos habla a menudo de cuestiones sexuales en los pinchazos. Dice que Mario está terminando de limpiar el sable mientras que el Carras le había dicho a otra chica del club Oasis que se dejara de tonterías, que le está esperando con el troncho preparado Y Carlos añade otra perla de su particular y sórdido FRANCISCO SECO Un topo infiltrado en El Bloque Carlos, el cabecilla de la banda, sospechaba más de un mes antes de estallar el caso Coslada de que alguien se iba de la lengua C. HIDALGO M. OLIVER MADRID. Se hacían llamar El Bloque pero, a tenor de las grabaciones recogidas en el sumario del caso Coslada el grupo bien podría no haber sido tan compacto como sus propios miembros, supuestamente 23 policías locales, presumían. Así de claro lo deja un pinchazo telefónico del 28 de marzo, cuando Carlos Martínez Gil, presunto cabecilla del grupo, habla con uno de sus hombres de confianza, Adrián Jaramago, alias Maison En la conversación, a la que ha tenido acceso ABC, Carlos dice que han hablado todos y que han concluido que con el jefe en referencia a Ginés Jiménez, el ex oficial jefe de la Policía Local de Coslada, también en prisión tienen que ser más diplomáticos y rebajar la tensión. Aunque hay que evitar que sepa lo que hacemos- -apostilla- Por ello, delante de todos, Carlos ha tratado de buscar la existencia de un topo infiltrado en El Bloque Se basa en las preguntas que el jefe hace sobre algunos compañeros Continúa Carlos indicando a Maison que Ginés no sabía que los más jóvenes eran ya componentes oficiales de El Bloque Él se piensa que sois simpatizantes, que estáis ahí y que os venís con nosotros añade, antes de defender que todos tienen el mismo estatus y que El Bloque se estaba haciendo fuerte y cada vez tenía más componentes y más gente que militaba Y, como muestra, en otra conversación de esa misma noche de Carlos con un varón llamado José, el primero le dice: Estoy flipándolo con mi gente. Estamos veintitrés hermanos, los veintitrés de El Bloque juntos, en Jerez El que había sido mano derecha de Ginés está pletórico, y le suelta a su interlocutor: Si quieres, tómate algo a mi salud. Ve al Oasis, y dile a la chica que vas de parte de Carlos. Sin ningún compromiso, tío, allí mando yo, mandan mis cojones y tú vas a ser bienvenido donde vayas Pero José declina la invitación. Está interesado en otro tema que no tiene que ver con el sexo: Algo para llevar a Amsterdam Carlos le indica que no lleve nada, porque el control de entrada es muy jodido Pero José insiste en que quiere llevarse alguna pastilla Eso lo puedes conseguir allí le responde Carlos, antes de indicarle: El lunes te podría ofrecer un poquito de cristal seguro que te puedo guardar medio pollo Hay una conversación más sobre la estructura de la banda. Fue grabada el 11 de abril, cuando Carlos llama a su hija, a la que comenta, según recoge el sumario, que se iba a Alemania, pero que habló con Mario y con Fernando, a los que califica como pilares de El Bloque El 26 de marzo, a las once y cuarto de la noche, se registra una nueva llamada de Carlos a Adrián Jaramago, Maison quien fue detenido por malos tratos a su pareja. El asunto en cuestión se inicia a raíz de que Maison le explica a su superior cómo había quedado con la doncella su novia actual, Susana y cómo iban cada uno en un coche hasta su casa. Apareció un BMW 525 en el circulaban la ex pareja de Adrián y una amiga en el que iba La Loca que me estuvo siguiendo, hasta que, después de varias maniobras, me situé detrás de ella y le rompí con un tirachinas la luna trasera del coche Carlos le ríe la gracia. Pero Adrián sospecha que las tías le pueden denunciar, y se inicia, con su interlocutor, una serie de graves amenazas a las mujeres a las que atacaron: Que se vayan despidiendo de ese coche. Lo vamos a quemar. Lo vamos a machacar. Cuenta conmigo para lo Allí mandan mis cojones Ese coche lo vamos a quemar El lunes te podría ofrecer un poquito de cristal seguro que te puedo guardar medio pollo dice Carlos