Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 4 s 6 s 2008 Polémica por los consejos de la presidenta del TC a una abogada ESPAÑA 19 Casas, a la abogada ahora en prisión: Avísame si esto llega al Constitucional La presidenta del TC se despidió con esta frase y luego dio a la mujer el teléfono de dos abogadas especialistas en maltratos N. COLLI P. MUÑOZ MADRID. La presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, se despidió de la abogada Dolores Martín, ahora en prisión acusada de encargar el asesinato de su marido, con la petición de que la avisara si el asunto llegaba finalmente al Tribunal Constitucional y facilitándole además el teléfono de dos letradas especializadas en casos de violencia de género. Esta última parte de la conversación, de muy pocos segundos, se desarrolla a partir del momento en el que la mujer admite a su interlocutora que es investigada por la Guardia Civil como sospechosa de estar implicada en la muerte de su ex marido, Miguel Ángel Salgado Pimentel. El crimen se produjo el 14 de marzo del pasado año en el garaje de la vivienda que la víctima tenía en Ciempozuelos (Madrid) sólo 24 horas antes de que un juzgado de familia otorgara al hombre la custodia de la única hija habida en el matrimonio. Como ya adelantó el pasado sábado ABC, la conversación entre María Emilia Casas y Dolores Martín se produjo a instancias de una amiga de la primera, que le dio el nombre y el número de teléfono de la abogada para ver si la podía aconsejar sobre la mejor forma de presentar un recurso ante el juzgado de familia para recuperar la custodia de la niña. A las 21: 27 horas del 17 de abril- -apenas un mes después de que se cometiera el asesinato de Salgado- la presidenta del Tribunal Constitucional descolgó el teléfono y marcó el número de Dolores Martín, lógicamente sin tener la menor idea de que era sospechosa de un crimen y que además tenía el teléfono intervenido. Ni siquiera sabía que la persona a la que llamaba era letrada. En la primera fase de la conversación, la mujer relata a Casas supuestas agresiones perpetradas contra ella por su ex marido y los distintos avatares de su caso, entre ellos el de la pérdida de la custodia de la niña, que quiere recuperar a toda costa. Posteriormente se produce el reconocimiento de que es investigada por el citado crimen, lo que sin duda soprende notablemente a la presidenta del Constitucional, que decide poner fin a la comunicación. Eso sí, lo hace con una frase que llama la atención y que puede tener varias interpretaciones: Avísame si esto llega al Tribunal Constitucional es la frase casi textual que pronuncia Casas- -en cualquier caso, ese es el sentido exacto de la misma, según las fuentes consultadas por ABC- quien a continuación facilita a su interlocutora el teléfono de dos abogadas especializadas en casos de malos tratos. Hay que precisar que en momento alguno María Emilia Casas explica para qué quiere que la avisen si se produce esa circunstancia de que el asunto llegue al Constitucional. Fuentes judiciales consultadas por ABC insistieron en que por sí misma esa frase no supone que la presidenta del TC haya cometido delito alguno, ya que se trata de una posibilidad de futuro y no dice en momento alguno la razón por la cual le interesa conocer esa circunstancia, como puede ser ayudar a esa mujer o bien abstenerse en este asunto al haber tenido conocimiento previo de él Eso sí, las mismas fuentes insisten en que esa frase confirma la llamativa imprudencia con la que ha actuado María Emilia Casas en este asunto sin duda no menor teniendo en cuenta que se trata de la cuarta autoridad del Estado. En otros medios consultados se considera, incluso, que sin duda la actuación de la presdenta del TC no es delito, pero en cualquier caso sí es éticamente dudoso y en un país normal el implicado abandonaría su cargo La juez de Valdemoro que eleva la exposición razonada al Tribunal Supremo sobre la escucha a María Emilia Casas no hace en su escrito un estudio jurídico demasiado profundo sobre el contenido de la graba- Sorpresa La presidenta del TC no explica por qué hace esa petición Fuentes jurídicas sostienen que la frase no implica que haya un delito pero demuestra la total imprudencia con la que actuó María Emilia Casas Casas, en el Congreso el último Día de la Constitución ción, sino que se limita a informar del caso y a pedir que se analice por si la presidenta del TC hubiera cometido un delito recogido en el artículo 441 del Código Penal, que alude al ase- CHEMA BARROSO soramiento jurífico a un abogado y a un particular por parte de un magistrado, aunque sea accidental. De hecho, no hace hincapié en la frase en la que Casas pide a Martín que le avise de si el caso llega al Constitucional. Fuentes jurídicas insisten en que la actuación de los jueces de instrucción en estos casos es muy delicada, ya que toman decisiones sobre algo que afecta a personas aforadas, que no son de su competencia. Si archivan el asunto sin más y luego trasciende algo quedarían comprometidos. Pero la situación contraria no es mucho mejor, ya que si lo envían al TS deben hacer una exposición motivada sobre posibles indicios de delito de una persona a la que no pueden investigar. Y esto exige un análisis más a fondo que el necesario para admitir o no a trámite una querella sobre la que sí son competentes. La Sala Segunda del Tribunal Supremo no ha terminado las deliberaciones La Sala Segunda del Tribunal Supremo aún no ha terminado las deliberaciones sobre el caso de las escuchas a la presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, si bien las fuentes jurídicas consultadas por ABC insisten en que los magistrados se inclinan por archivar el caso al no apreciar indicios de delito en la polémica conversación. Por esa misma razón, lo más probable es que María Emilia Casas no sea llamada a declarar. En un caso anterior, que afectaba al magistrado del TC ya fallecido Roberto García Calvo, el Supremo sí se inclinaba por que compareciera, lo que finalmente no se produjo porque el querellante retiró la denuncia. Las previsiones son que bien a finales de esta semana o en los primeros días de la siguiente la Sala Segunda haya tomado una decisión. Como se sabe, la Fiscalía ya ha enviado su informe en el que pide el archivo de las actuaciones al no existir relevancia penal en la conducta de la presidenta del TC. Situación delicada