Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA MIÉRCOLES 4 s 6 s 2008 ABC Zapatero discrepa de Berlusconi, INTERVENDRÁ AHORA pero le da un voto de confianza JOSÉ MANUEL ZAPATERO El primer ministro italiano da marcha atrás y matiza que no se puede detener a nadie por estar de manera irregular en el país LUIS AYLLÓN ENVIADO ESPECIAL ROMA. José Luis Rodríguez Zapatero volvió a dejar claro ayer en Roma, tras reunirse con Silvio Berlusconi, durante la cumbre de la FAO, que su visión sobre la manera de abordar el fenómeno de la inmigración irregular no es la misma que la del primer ministro italiano. No obstante, el presidente del Gobierno trató de suavizar las tensiones de las últimas semanas, dando un cierto voto de confianza a Berlusconi hasta ver los resultados de las medidas que ha anunciado. Entre esas medidas, figura la consideración como delito de la inmigración ilegal, pero ayer el propio Berlusconi, que también se entrevistó con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, ofreció una matización importante, quizás como consecuencia de haber escuchado las opiniones de sus colegas. Pienso que no se puede perseguir a nadie por la permanencia no regular en nuestro país, condenándolo a una pena, aunque sí puede ser un agravante en el caso de que se cometa un delito afirmó en una rueda de prensa conjunta con Sarkozy. La Liga Norte, de Umberto Bossi, aliada de Il cavaliere en el Gobierno y principal inspiradora de la línea dura de las medidas legislativas para frenar la inmigración irregular en Italia, no acogió precisamente bien lo que considera una marcha atrás del jefe del Gobierno italiano, que seguramente ha visto que puede quedarse aislado en la Unión Europea con ese planteamiento y que han sido muchas las voces, incluida la de la Santa Sede, que se han pronunciado claramente en contra. Ayer, Zapatero, tras su entrevista con Berlusconi, quiso echar una mano a su colega italiano y agradeció que le hubiera explicado las citadas medidas y que le aclarara algunas cosas que, desde su punto de vista, tienen una dimensión menos reducida de lo que se ha visto en el debate público Zapatero dijo entender que con ellas se busca un fin que es acabar con la ilegalidad de la inmigración, porque cualquier otra consideración motivada por la raza o el color de la piel no sería aceptable. ¿Serán eficaces? se preguntó, para, a continuación pedir prudencia hasta ver los resultados, en un claro deseo de facilitar las cosas a Berlusconi, en su particular discrepancia con la Liga Norte. En cualquier caso, el presidente del Gobierno apostó por la actuación coordinada con todos los países de la Unión Europea, incluida Italia, de lo que había estado hablando con Berlusconi. Seguramente- -afirmó- -no estaremos de acuerdo en todo, como nos ocurre con Francia, pero en esta cuestión de la inmigración hay una búsqueda casi permanente de respuestas legales porque las necesidades son apremiantes. Por mi parte, le he comentado a Silvio Berlusconi que creo que la respuesta a la inmigración ilegal es la cooperación con los países de origen Zapatero insistió más adelante en que hacer leyes no es suficiente. ¡Ojalá bastara una ley nacional, pero no es así! enfatizó, al tiempo que recordó que él estaba gobernando con la ley de Extranjería que hizo el anterior Gobierno, del PP, y que no tiene intención de hacer modificaciones. A mí no me verán- -dijo- -anunciado grandes reformas legislativas, pero sí aumentando la ayuda al desarrollo, sí abriendo embajadas y consulados en África y sí siendo el primer país que responde con ayuda humanitaria Agregó que su experiencia en España es que se ha conseguido el doble de repatriaciones con la política de cooperación con los países de origen de los emigrantes y que se logra evitar mejor la ilegalidad con políticas de cooperación. Silvio Berlusconi presentó ayer así al jefe del Ejecutivo español cuando anunció su intervención en la cumbre de la FAO L. A. ROMA. Berlusconi ya conocía a Zapatero de su anterior etapa como jefe del Gobierno italiano y asegura que su relación con él es buena, que se tienen mutua simpatía. Sin embargo, al Cavaliere parece habérsele olvidado el nombre completo de su colega español, porque ayer, cuando tuvo que presentarle en el plenario de la Cumbre de la FAO, lo hizo anunciado que iba a intervenir José Manuel Zapatero Zapatero, claro, se dio por aludido y habló. Cuando terminó de hacerlo se entrevistó con Berlusconi para intentar limar las asperezas de las últimas semanas a cuenta de la inmigración. Fue una breve conversación, de la que informaron conjuntamente a la prensa, sin preguntas, pero expresando su deseo de trabajar conjuntamente, porque, en palabras de Berlusconi, España e Italia son dos países amigos y sus presidentes también lo son En la conversación, según fuentes gubernamentales, Zapatero explicó que hay muchas malinterpretaciones en un afán por dar por cerrada el conflicto abierto tras unas declaraciones de la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega, críticas con las medidas italianos sobre inmigración. Nadie en el Gobierno español ha acusado de xenófobo al Gobierno italiano, diría después Por su parte, Silvio Berlusconi le aclaró que cuando habló del Gobierno rosa de Zapatero, sólo quiso hacer una pequeña broma Horst Kölher, presidente de Alemania, dio la bienvenida a Su Majestad en Berlín REUTERS Zapatero pide prudencia El Rey encauza en Alemania asuntos europeos y americanos R. VILLAPADIERNA CORRESPONSAL BERLIN. El Rey aterrizó ayer en Berlín en embajada oficial y fue recibido por el presidente de la República Federal y hoy lo hará por la canciller, antes de retornar. Lo acompaña el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos. Don Juan Carlos mantuvo a última hora una sesión de trabajo con el presidente Horst Kölher en el Palacio de Bellevue antes de cenar juntos. A mediodía y tras un paseo por la puerta de Brandenburgo el Rey se reunirá y almorzará con la canciller Merkel. La cita se enmarca en contactos habituales con otros gobernantes, pero el contexto político de ésta, solicitada por Madrid, apenas ha sido aclarado, aunque se subraya la buena relación con el principal socio económico. El Monarca acababa de estar con ambos dirigentes hace semanas en el premio Carlomagno en Aquisgrán. El futuro de la UE, que deberá concordar un presidente a no más tardar, y de las relaciones con América y Rusia son clave. Alemania es el principal interlocutor europeo con Rusia. Merkel mantiene asimismo una fluida relación con Washington que Madrid echa de menos o así se desprende de las nuevas prioridades de Moncloa. Además la canciller acaba de regresar de una gira por Iberoamérica, uno de los mercados alemanes crecientes y le une con el Rey un reciente roce con el mandatario venezolano Chávez. Un último bilateral es la apertura de un nuevo Instituto Cervantes en Fráncfort, que será uno de los mayores.