Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 4- -6- -2008 Valencia y Murcia no se sumarán al pacto del agua si se excluye el trasvase del Ebro 15 TRES EJEMPLOS DE VÍCTIMAS VIVAS do el Gobierno de Zapatero con algunas asociaciones de víctimas en la pasada legislatura. Dice así: El Congreso insta al Gobierno a iniciar en la mayor brevedad un dialogo con las asociaciones de víctimas del terrorismo, con el objetivo de escuchar sus propuestas y lograr el mayor acuerdo posible con este colectivo en la elaboración de la nueva Ley El portavoz del grupo Popular, Ignacio Cosidó, comenzó su intervención con un homenaje al concejal socialista de Pasajes Vicente Itxaso, agredido el día anterior por defender la democracia y la libertad. La democracia española tiene una deuda impagable con las víctimas del terrorismo. Ningún sector ha hecho tanto por afianzar la democracia subrayó. El PP ofreció su apoyo a cualquier iniciativa que se presente dirigida a dar amparo y apoyo a las víctimas y a quienes sufren cotidianamente la violencia de los terroristas en el País Vasco y Navarra. Un apoyo absoluto e incondicional Debemos aspirar no al consenso, sino a la unanimidad en la nueva ley pidió el diputado popular. Y concluyó así Cosidó: El mayor reconocimiento que se puede hacer a las víctimas es la derrota de ETA Para el Grupo Socialista, la prioridad de las víctimas es una evidencia, desde la perspectiva ética y legal Su portavoz, Antonio Hernando, elogió el clima de consenso y unidad que se vive ahora en el Parlamento para seguir defendiendo a las víctimas. Una deuda impagable EFE Vicente Itxaso: concejal, atado a un escolta La diputada de UPyD, Rosa Díez, se refirió expresamente a Vicente Itxaso, concejal socialista en Pasajes agredido la víspera por filoetarras, como ejemplo de persona que debe ser declarada víctima del terrorismo, según su propuesta. Díez señaló que Itxaso ya era una víctima antes de que le pegaran el puñetazo En su opinión, este edil encarna una figura perseguida por pertenecer a un partido que no se somete a las exigencias de los totalitarios Itxaso, que llegó a ser alcalde, fue atacado el lunes al término del pleno en el que los ediles del PSE, PP y PNV aprobaron una moción ética para instar a ANV a condenar la violencia. Es el caso del político amenazado que vive con escolta. Mikel Azurmendi: abandonar el hogar, la diáspora ABC F. SIMON Ayesa: la espada de Damocles de la extorsión El presidente de la Confederación de Empresarios de Navarra (CEN) José Manuel Ayesa, ha venido denunciado el incremento muy notable del chantaje a empresarios vascos y navarros por parte de ETA. Esta intimidación, que no cesó durante la treguatrampa ha ido en aumento a tenor de las cantidades reclamadas y el la agresividad del lenguaje empleado. Una actuación de los criminales que, según el presidente de la CEN, no sólo se ha expandido a industriales de otras comunidades, sino que también ha ido dirigida a sus familiares. Ayesa representa el ejemplo, junto a otros muchos, del empresario o el profesional liberal sometido al chantaje etarra, bajo amenaza de represalia. DANIEL G LÓPEZ rrorista, de acuerdo con la jurisprudencia y la experiencia de los últimos años. El Congreso se dirige también al Gobierno para que la nueva ley de protección de las víctimas del terrorismo sea de nuevo un lugar de encuentro de todas las fuerzas políticas, para el reconocimiento y tributo que todos los representantes de los ciudadanos debemos a cuantos han sufrido la violencia terrorista, en cualquiera de sus formas El último punto de la moción aprobada recoge un aspecto clave, que pone definitivamente punto final a las broncas de los últimos años y al enfrentamiento que ha manteni- En agosto de 2000, dejaron un paquete sospechoso junto a la valla exterior del domicilio, ubicado en San Sebastián (Guipúzcoa) del entonces profesor de la Universidad del País Vasco (UPV) Mikel Azurmendi, colaborador de ABC. Pudo darse cuenta y alertó a la Ertzaintza, que comprobó que se trataba de una bombona de cámping gas con un cóctel molotov, por lo que procedió a la retirada del artefacto. Esta acción llevó a Azurmendi a abandonar su puesto para irse a vivir durante un año a EE. UU. Azurmendi, que trabaja ahora en otra región fuera del País Vasco, es uno de los ejemplos de la diáspora vasca: decenas de miles de personas que han tenido que abandonar su hogar. ABC. es Texto íntegro de la iniciativa sobre las víctimas aprobada ayer en el Congreso en abc. es