Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 3- -6- -2008 Muere, a los 79 años, Bo Diddley, una leyenda del rock y del blues 83 marcha una empresa peruana, registrada en Estados Unidos, denominada Compañía Minera de Minas Incas de Oro y Plata. Finalmente, en 1887, regresó a Perú y creó su empresa de saqueo de antigüedades, y es de suponer que volvió a Machu Picchu, aunque lo que allí encontró y luego vendió sigue siendo un completo misterio. Pasaron otros 40 años antes de que la ciudad fuera redescubierta por el famoso académico de Yale, Hiram Bingham. La revelación de que los tesoros arqueológicos fueron saqueados, casi con toda certeza, con el apoyo del Gobierno peruano a finales del siglo XIX llega justamente en un momento en que Perú redobla sus exigencias de que le sea devuelto el material que Hiram Bingham halló en Machu Picchu (y que actualmente se encuentra en la Universidad de Yale) Las cartas de Unamuno regresan a la Universidad de Salamanca En 1969 fueron entregadas a Manuel Villén para su estudio; nunca fueron devueltas ROCÍO BLÁZQUEZ SALAMANCA. Tres décadas y litigios en los tribunales han sido necesarios para que las cartas personales de Miguel de Unamuno regresaran a la Universidad de Salamanca, de la que salieron en 1969, cuando fueron entregadas a Manuel Villén para su estudio y publicación, sin que posteriormente fueran devueltas. Ayer el ministro de Cultura, César Antonio Molina, hacía entrega al rector de la institución académica salmantina, José Ramón Alonso, de un lote de 25 cajas entre las que se encuentran las 130 misivas que Villén pretendía subastar en la sala Durán de Madrid, así como otros manuscritos y correspondencia del autor, hasta un conjunto cercano a los 900 documentos. Entre ellos, se encuentran la correspondencia que Unamuno mantuvo con su mujer, Concha, y con sus hijos, con políticos como Eduardo Dato o intelectuales como Menéndez Pidal, Eduardo Marquina, Fernando de los Ríos o Rubén Darío, desde su exilio en Fuerteventura, París o Hendaya. Para el ministro de Cultura, con la entrega del archivo epistolar del que fuera rector de la Universidad de Salamanca en 1931, culmina un proceso que iniciamos hace más de dos años, para garantizar que el patrimonio histórico se quede donde tiene que estar y agregó que la recuperación de las cartas ha sido un caso de especial relevancia, por tratarse del legado de una de las cumbres de nuestra literatura Un conjunto documental que ahora será analizado y catalogado por expertos de la Universidad de Salamanca, y que incluye además un texto autógrafo de tres cuartillas titulado Mi mirador de la Cruz Ayer, la Universidad incrementó el legado con otro manuscrito del autor, Resentimiento trágico de la vida que se encontraba en posesión de la familia y que fue entregado por uno de sus descendientes, Miguel Unamuno Agarraga. El rector de la Universidad, José Ramón Alonso, agradeció a sus predecesores en el cargo, a Contrastes El contraste entre el auténtico descubridor de Machu Picchu- -de cuya existencia se ha sabido hace poco- -e Hiram Bingham no podría ser mayor. August R. Berns era un oscuro empresario alemán que fundó un pequeño negocio de producción de traviesas de ferrocarril en Perú en la década de 1860. Compró unos terrenos cercanos a las entonces desconocidas ruinas de Machu Picchu para talar árboles de los que sacar madera. Descubrió y exploró las ruinas entre 1867 y 1870. Hiram Bingham era un historiador, arqueólogo, explorador, aviador y político estadounidense. Hay quien ha llegado a insinuar que el taquillero personaje de Indiana Jones está inspirado en él. Bingham enseñó en las universidades de Harvard, Princeton y Yale, y fue miembro del Senado de Estados Unidos y gobernador de Connecticut. Sin embargo, hasta ahora, siempre ha sido más conocido por ser el descubridor de Machu Picchu, la ciudad perdida de los incas, que ahora ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y que constituye una de las atracciones turísticas más famosas del mundo. Su libro de 1948 sobre Machu Picchu, La ciudad perdida de los incas fue un éxito de ventas. Y en el propio Machu Picchu, la pista de montaña que lleva a las ruinas se conoce como carretera de Hiram Bingham La revelación de que Berns fue el auténtico descubridor de Machu Picchu (cuatro décadas antes que de que Bingham descubriera el yacimiento) se publicará en la próxima edición de la revista South American Explorer El ministro de Cultura hizo entrega del legado de Unamuno a la Universidad salmantina la familia del escritor y al Ministerio de Cultura el esfuerzo realizado para que este legado viniera a la Casa Museo Unamuno Las cartas y el resto del archivo se encuentran ya en Salamanca tras evitar el Ministerio su venta en subasta prevista para el 27 de marzo de 2006. Ante este anuncio, Cultura resolvió declarar como medida cautelar inexportables los documentos, hasta que se aclarara la titularidad de los mismos. Se inició así un proceso judicial en Córdoba contra Manuel Villén, poseedor de las cartas, en el que éste argumentó que las misivas se las había DAVID ARRANZ Donde tiene que estar donado en 1969 Felisa de Unamuno, hija del escritor, en agradecimiento por su trabajo en la publicación de la obra completa de su padre. El 13 de marzo de 2007, el Juzgado de Primera Instancia número 4 de Córdoba falló a favor del Ministerio argumentado que la supuesta donación nunca existió Otros epistolarios: Cela y Marañón ABC MADRID. Por vez primera se publica el epistolario inédito que Gregorio Marañón cruzó con Miguel de Unamuno y José Ortega y Gasset, con edición crítica a cargo de Antonio López Vega en Espasa. Los originales de las cartas enviadas por Marañón a Unamuno están custodiados en el Archivo de la Casa Museo Miguel de Unamuno en la Universidad de Salamanca. En la Fundación Gregorio Marañón hay copias de las mismas. Lamentablemente, las cartas enviadas por Unamuno a Marañón se perdieron durante la Guerra Civil, con excepción de una de ellas que se recoge en el Epistolario estudiado por López Vega y que fue publicada en los volúmenes correspondientes a la Edad de Plata de la Cultura Española de la Historia de España Menéndez Pidal Jover Zamora Está fechada el sábado 28 de enero de 1933, y Unamuno le confía al doctor una curiosa autobiografía suya. Por otra parte, la Fundación Camilo José Cela, en Iria Flavia, con motivo del cincuentenario del fallecimiento de Juan Ramón Jiménez rinde homenaje al autor de Platero y yo con una muestra que reúne las referencias manuscritas, documentales, epistolario y fotos sobre el poeta onubense, pertenecientes al legado de Camilo José Cela. El Nobel gallego comparte con el Nobel andaluz el influjo de éste sobre sus primeros poemas, recogidos en Pisando la dudosa luz del día (1945) El epistolario que se exhibe reúne una carta de Cela a Juan Ramón invitándole a colaborar en la revista Papeles de Son Armadans (en febrero de 1956) tres misivas de Zenobia Camprubí a Camilo José Cela (fechadas en los meses de mayo y junio del 56) y la respuesta del escritor a Zenobia.