Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA www. abc. es MARTES 3- -6- -2008 ABC Rajoy resiste el envite de sólo cinco críticos en una intensa ejecutiva Costa mantiene la duda sobre si presenta candidatura, pero anima a restañar las heridas una vez se cierre el congreso CRISTINA DE LA HOZ MADRID. Pocas veces se recordaba en la sede nacional del PP un debate tan extenso como el que se produjo ayer en la reunión del comité ejecutivo. Fue el momento escogido por todos para decirse las cosas a la cara y Mariano Rajoy pudo escuchar de primera mano muchos de los reproches que ha conocido, en algunos casos, por los medios de comunicación. De los que han cuestionado su liderazgo y su continuidad sólo faltaron la todavía líder del PP vasco, María San Gil, y, en parte, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que se ausentó de la reunión cuando comenzaba el turno de ruegos y preguntas aunque en su lugar tomó la palabra su número dos Ignacio González, que tuvo una intervención muy dura. Pero Génova cree superada con nota una cita que no se preveía fácil. Hubo cinco voces críticas: las de Juan Costa, Ignacio González, Gabriel Elorriaga, Carlos Aragonés y Alejo Vidal- Quadras. Nadie más se sumó al club de los díscolos en una reunión de casi setenta personas (a la que faltó también Jaime Mayor Oreja, por compromisos europeos) y donde los apoyos al líder del PP fueron mayoritarios. Especial atención acaparó Juan Costa, el único que parece dispuesto a hacer frente a Rajoy en el XVI congreso. Porque el que fuera coordinador del programa electoral del PP no terminó de aclarar si ha deshojado la margarita. A lo sumo se comprometió a que será Rajoy el primero en enterarse de si presenta lista alternativa. En su intervención- -alabada por su tono incluso por los marianistas -habló de crisis de ilusión de la militancia y de la base social, alertó del riesgo de cerrar en falso el congreso e incluso se quejó de que con la recogida de avales se puede dar la sensación de que se bloquea una segunda candidatura y se presiona a los compromisarios. Defendió que el PP necesita valorar si es necesario un nuevo liderazgo integrador que sea capaz de generar ilusión según informaron a ABC fuentes de la reunión. Pero tras las críticas, abogó por hacer un esfuerzo para restañar las heridas y apeló a la lealtad con quien salga elegido en el cónclave nuevo presidente del partido. LAS CLAVES La esposa de Costa Génova cree superada con nota una cita complicada en que las voces críticas han sido minoritarias Rajoy insiste en que no tiene adversarios en el PP y que hará un equipo de integración Costa cree que el PP tiene una crisis de ilusión en su militancia y en su base social Pío García Escudero anima a la presentación de una lista alternativa, tesis a la que se suman Valcárcel, Luzardo y Cospedal Aguirre abandonó pronto la reunión por compromisos previos. Habló su número dos Ignacio González, en la que fue una de las intervenciones más duras Ya de paso, criticó que se conociera la noticia de que su esposa forma parte de la empresa que monta el congreso, alusión que fue respondida por Rajoy y por Ángel Acebes. Por boca de Rajoy, los asistentes se enteraron de que el líder del PP había telefoneado a la esposa de Costa, Elena Sánchez, para expresar su desacuerdo con que trascendiera este detalle y reclamó en el comité ejecutivo prudencia para que no se repitieran este tipo de hechos. Por su parte, Acebes- -en su única intervención- -dijo que se trataba de una filtración maliciosa para pasar a defender las condiciones en que se adjudicó a esa empresa la organización material del congreso. Este fue el punto en que la diputada y secretaria de la Mesa del Congreso Celia Villalobos se quejó de las continuas alusiones críticas que no pocas personas del partido hacen de su esposo, Pedro Arriola, asesor áulico de Rajoy. Pero fue, sin duda, la intervención de Ignacio González una de las más duras de la jornada, hasta el punto de que desmonta en parte esa sensación de bajo tono que tuvo una reunión que duró algo más de cuatro horas, algo inédito en la historia reciente, y no tan reciente, del PP. González, que llevó el grueso de su intervención escrito, criticó la ausencia de un análisis profundo de los resultados del 9- M; de que se haya transmitido la idea de que el equipo no era tal equipo o que la derrota parece que es de unos y no de otros también de que los ciudadanos tengan la percepción de que el partido se divide entre moderados y centristas, por un lado, y retrógrados o carcas por otro; de que se mantenga al partido sin dirección de que haya que renovarlo todo o de que se invite a una parte del partido a marcharse del mismo de que haya personas que abandonen sus responsabilidades- -como María San Gil- -o de que se renuncie a lo mejor de nuestro pasado más exitoso Parte de este rosario de reproches fue compartido por el diputado Carlos Aragonés. El que fuera director de gabinete de José María Aznar en la Moncloa y uno de los que más abogó por que el dedo sucesor apuntara a Rajoy en aquel lejano verano de 2003, se quejó de la visible ausencia del secretario general, así como de que el PP lleve, a su juicio, tres meses sin dirección nacional Alineado sin disimulo al sector crítico, dijo que los actos del PP se han convertido en una larga campaña interna de tono plebiscitario, de modo que todo el partido es el presidente y lleva un inconfundible enfoque presidencialista alusión que, viniendo de Aragonés, no cayó demasiado bien entre los oficialistas. El todavía secretario de Comunicación, Gabriel Elorriaga, reprochó que no se hayan analizado las causas de la de- rrota electoral y apeló a la necesidad de un diálogo interno. No abundó en su idea de que el partido tiene equipo y proyecto, pero no líder, lo que le afeó uno de los más estrechos colaboradores de Rajoy, Jorge Moragas. Por su parte, Alejo Vidal- Quadras dio por válidas las acusaciones de que el partido se aleja de sus principios, palabras que fueron tomadas en cuenta por Manuel Fraga, uno de los pocos que aludió a la presidenta del PP vasco al afirmar que la decisión de San Gil no se deriva del contenido del texto político que se debatirá en el congreso. Pero no puede haber dudas al respecto defendió el presidente fundador del PP. A favor de Rajoy tomaron la Principios Crecemos juntos lema del XVI congreso del partido Oficialmente, la reunión de ayer estaba destinada a aprobar el lema del XVI congreso, así como su reglamento y horario, cosa que se hizo sin discrepancias. El PP ha escogido el lema Crecemos juntos así como una iconografía en azul sobre fondo blanco que presentaron el presidente del comité organizador, Ramón Luis Valcárcel, el vicepresidente de dicho comité, Sebastián González, y José Antonio Bermúdez de Castro, miembro del equipo de González, que vino a sustituir al crítico Gabriel Elorriaga. La parte técnica del congreso provocó hasta once intervenciones (Rita Barberá, María Dolores de Cospedal, Juan Costa, Acebes, Ramón Luis Valcárcel, Alejo Vidal- Quadras, José Manuel Soria, Alberto Núñez Feijóo, Carlos Aragonés, Juan José Lucas y Gerardo Galeote, además de Rajoy. Muchos de ellos se apuntaron a un segundo turno de intervenciones en la parte más política) la mayoría de ellas centradas en el futuro debate de enmiendas. Nadie sugirió la posibilidad de ceder avales o rebajar los mismos ante la ausencia de una lista alternativa.