Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 OPINIÓN MARTES 3 s 6 s 2008 ABC AD LIBITUM ESTALLA LA PAZ UNQUE en el PP, después del mutis de José María Aznar, nada puede darse por definitivo parece que los ánimos se remansan y un cierto sosiego vuelve a imperar en los despachos de Génova, 13. La celebración, ayer, de la Junta Directiva Nacional tiene el valor de un bálsamo y la pretensión de, descontadas las víctimas- -Eduardo Zaplana, Ángel Acebes, María San Gil... cauterizar las muchas heridas abiertas en los pasados, absurdos y no explicados rifirrafes. De aquí al XVI Congreso, menos de tres semanas, no parecen probables nuevas tormentas y, tras él, con toda la legislatura por delante, toM. MARTÍN do es posible. Incluso FERRAND una victoria electoral en 2012... si José Luis Rodríguez Zapatero, el optimista patológico, coopera adecuadamente. Quienes, sin garbo para una batalla frontal, pretendían la sustitución de Rajoy armaron la tremolina y se quedaron en nada. Han protagonizado un caso máximo de falta de cálculo político. Hasta tal punto que Esperanza Aguirre ha resultado ser la gran derrotada en una batalla que no ha llegado a celebrarse. Es el riesgo inmenso de amagar y no dar. Aguirre, mal acompañada y peor aconsejada, correrá con el gasto de una peripecia absurda en la que le faltó el valor del paso definitivo. Para eso no se juega. No sobran valores, ni en la derecha ni en la izquierda que, como ella, puedan acreditar un largo historial, logros notables, éxitos electorales y amplio muestrario de experiencias. De ahí que el derroche resulte penoso. Aguirre, con la provisionalidad de cualquier análisis referido al PP, ha dejado de ser una alternativa notable y fundamentada para la dirección del PP y la aspiración al Gobierno de España. Rajoy, en lo que cabe, ha sido el beneficiario de la situación. Ha quedado claro que sus astucias valen poco y que sus silencios no le llevan a ninguna parte; pero, sin ser bueno, ha resultado ser el mejor. Ahora cuenta con nombres no desgastados por la derrota y, en principio, más valiosos de los que le acompañaban. Incluyo entre ellos, junto a Esteban González Pons o Pío García Escudero, Alberto Ruiz- Gallardón, el nombre con más posibilidades futuras como sucesor del líder que renunció a ellas en una rara modalidad de sumisión para la paz presente. Un soldado sirve, si le aguanta el cuerpo, para varias guerras; pero un conspirador, y más si tiene aspiraciones y talento, se agota en su primer intento. Identificado como tal excita la desconfianza de sus próximos y queda incapacitado para renovadas intentonas conspirativas. En resumen, unos cuantos capitanes del PP quisieron licenciar a Rajoy como jefe supremo de la formación, le veían débil e indeciso. No es que Rajoy haya pasado a ser diligente, decidido y fortachón; pero, como se demuestra, quienes querían derrocarle eran todavía más flojos. Todo es, especialmente en política, muy relativo. Incluso Juan Costa. EN GÉNOVA A -Patiné nombrando a mi heredero que, a la hora de designar un continuador suyo, se equivoca y escoge a un sucesor que no para de cometer errores. LISTAS ABIERTAS DEL COLÁGENO AL REFORMISMO U RGE que el PP solvente sus problemas de clavícula si quiere la oportunidad de oponerse al Gobierno de Zapaterocon ideas reformistas. MargaretThatcher ha dicho que la esencia de un buen gobierno es estar preparado para tomar las decisiones difíciles que son necesarias para obtener una prosperidad a largo plazo. Esas no son decisiones que correspondan al genoma político de Zapatero nitampocoal tempo abacialytardodePedroSolbes. Si encajan con la envoltura política de Rajoy, ahora vamos a saberlo. Lo quela experiencia enseña es queir a las elecciones sin proponer cambios y hacerlos en caso de victoria acostumbra a insatisfacer al electorado. En la oposición, sobran incluso las alternativas minuciosamente detalladas: lo que se agradecen son contrapropuestas creíbles, realistas y razonables después de argumentar las inopias del Gobierno. No ha de serle imposible al PP hurgar en la brecha que probablemente va a abrirse entre Solbes y Sebastián. En un momento de debilidad económica indisimulable, el forzar una creciente amplitud de esa brecha puede llegar hasta la cámara nuclear del hipogeo zapaterista, ahora tan vulnerable por su flanco económico y no tan blindado por el flanco autonómico o por el VALENTÍ laicista. PUIG Zapatero es un maestro en la dosificación del colágeno, del lifting y el botox, pero es un inmovilista en lo que respecta a la práctica de la reforma. Con su primer mandato perdimos memoria de lo que es una reforma en biengeneral. Ensusegundalegislatura, harálosapaños que le convengan para la permanencia en el poder pero evitando como sea la andadura reformista requerida para adecuar una sociedad como la española a hechos de tanta magnitud como la globalización o al impacto del envejecimiento en nuestra estructura social. Diestro en olfatear los estados de ánimo de la sociedad, Zapatero sabe que en estos momentos a muchos españoles mudar depiellesatemoriza. No quieren riesgos, sean en forma de deslocalizaciones, más inmigración o sistema de pensiones. Pero en realidad lareformaconsisteprecisamenteenevitarlaruptura. Radi- cal y rupturista en cuestión de gestos, resulta indefectible que Zapatero también le tema a la reforma. Es muy refrescante y clara La guía para la reforma de Johnny Munkhammar, del think tank liberal sueco Timbro. Para España, habría no pocos circuitos de la reforma. Por ejemplo: la tan necesaria reforma del sistema educativo, la flexibilización- -llámesele flexiseguridad -de los mercados laborales o los pasos para reemplazar el mastodonte del Estado de bienestar por la Sociedad de bienestar: todas estas iniciativas representan más opciones para el ciudadano y una mayor movilidad social, la clavedeuna sociedad avanzada y abierta, de la prosperidad individual y general. Munkhammar cuenta el caso de un ministro de economíaqueenlosochentaguardóun puñadodeproyectosdereforma en un cajón del despacho. No se atrevía a aplicarlas hasta que su país entró en los baches de una crisis económica. Entonces las propugnó en pocas semanas y al final, en unos pocos años, su aplicación tuvo una aprobación casi general. Pero otros países han llevado a cabo reformas eficacessin estar enplenacrisis. Loqueocurrees quesi lospolíticos no ven que las reformas no repercuten en su interés propio, generalmente harán lo que puedan para evitarlas. Prefieren operan en suradiodeacciónreconocible, parasatisfacer a sus electores- -grupos buscadores de renta, intereses especiales- -y no turbar el ritmo general de las cosas. Así contribuyen a la creciente segmentación del bien común. Tampoco parece Zapatero muy significado en los procesos de reforma en la Unión Europea, como la agenda de Lisboa. En la cancha europea, el reformismo actúa por alianzascien vecestejidas ydestejidas, porpactosdeunamultilateralidad muy variable. Ahí un partido como el PP inserto en latramadelPartidoPopularEuropeo, tienebuenasrampas de lanzamiento aunque esté en la lógica limitación de los escaños opositores en el Congreso de los Diputados. Mucho le convendría completar lo antes posible el baldeo interno y auparse con energía a los púlpitos de la oposición. De lo contrario, de dilatarse más su incertidumbre actual, mucho menos creíble será su voz en la oposición. vpuig abc. es