Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 2- -6- -2008 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo denador era capaz de adivinar en cuál de las sesenta palabras de la lista estaba pensando cada individuo. El resultado arrojó más de un 70 por ciento de aciertos. No está mal, pero aún es poco. Sobre todo pensando en que cada individuo, por término medio, utiliza unas cinco mil palabras. Había que probar que el modelo desarrollado era capaz también de asociar imágenes con palabras desconocidas, es decir, no incluidas en la lista. Y lo logró en el 78 por ciento de los casos propuestos. Todo un éxito. El mismo equipo de investigadores averiguó, por otra parte, el pasado enero que los patrones de actividad cerebral de distintos individuos ante una misma palabra o concepto son similares, lo que significa que existe una manera común de pensar en dichos conceptos. Lo hicieron por medio de un modelo informático similar, desarrollado a tal efecto. Tal vez esa forma común no pueda extrapolarse a una forma universal de pensar en un concepto, ya que posiblemente esto no ocurra entre personas de culturas o lenguas muy diferentes. O tal vez sí. Habrá que comprobarlo. A nadie se le ocurra interpretar que estos experimentos permiten ya a un ordenador, o a quien lo utiliza, conocer el pensamiento humano. Apenas se han dado un par de pasos en la dirección correcta. En primer lugar, el modelo informático utilizado por Just y Mitchell debería ser perfeccionado casi hasta el infinito introduciéndole miles de conceptos, tanto concretos como abstractos, y centenares de verbos; y además, no siempre se tiene a mano una máquina de resonancia 81 El ordenador puede leer la mente Investigadores norteamericanos desarrollan un programa capaz de descubrir en qué concepto está pensando un individuo s El modelo informático reconoce los patrones de actividad neuronal asociados a 60 palabras y a 25 verbos POR S. BASCO MADRID. Leer en la mente del otro, saber qué está pensando, es una tarea hasta ahora reservada para profundos conocedores de la psicología humana, y para quienes conocen a fondo a ese otro a fuerza de perspicacia o de años de convivencia. Aun así, el margen de error es demasiado elevado. Tanto que los resultados se aproximan a la ley de probabilidades, es decir, al azar. Pero esto está empezando a cambiar, y la informática, esa potente herramienta que con todo se atreve, está llevando paso a paso a los ordenadores a la capacidad de interpretar el pensamiento. En esta tarea están empeñados varios equipos de investigación, y el que obtiene resultados más prometedores por el momento es el dirigido por Marcel Just, experto en Neurociencia, y Tom M. Mitchell, responsable del departamento de Aprendizaje Automático de la Universidad Carnegie Mellon (Pensilvania, EE. UU. Su último avance, dado a conocer la pasada semana, ha sido el desarrollo de un modelo informático con el que se puede descubrir en qué concepto, o palabra, está pensando un individuo. Han utilizado para ello los patrones de actividad cerebral de nueve voluntarios- -captados por medio de imágenes de resonancia magnética funcional del cerebro- -asociados a sesenta conceptos. Los científicos trabajaron sobre la premisa de que el cerebro procesa las palabras en términos de su relación con la información sensorial (movimiento, formas, colores... Por ejemplo, la palabra avión activa las regiones cerebrales asociadas al movimiento, mientras que el concepto casa activa áreas relacionadas con el procesamiento de la información espacial. En un paso más adelante, Just, Mitchell y sus colegas aplicaron también la asociación de conceptos y verbos. Al igual que el cerebro asocia la palabra apio con el verbo comer asociará el término sábana con el verbo dormir Así, en el modelo informático que desarrollaban, a la asociación de conceptos con la información sensorial añadieron la asociación de los sesenta conceptos empleados con veinticinco verbos. Con todo ello, y con los diferentes patrones de actividad cerebral de los nueve voluntarios vinculados a cada palabra que se les iba proponiendo, elaboraron un complejo programa, o modelo informático, en teoría capaz de aprovechar las relaciones semánticas para predecir la forma en que el cerebro reaccionaría a términos concretos. Hasta aquí, el experimento se limitaba a averiguar si el ormagnética funcional. El cerebro, y su manera de trabajar, siguen siendo tan desconocidos como el origen del Universo, o las profundidades abisales. Pero todo podría llegar, y no pocos expertos piensan que en un par de décadas esto será posible. En cualquier caso, el abanico de posibilidades y futuras aplicaciones es prometedor. Para empezar, podremos conocer algunas claves sobre el procesamiento del lenguaje por parte del cerebro, y con ello, desentrañar los desórdenes en el lenguaje. Podría también aplicarse al conocimiento de los patrones de actividad neuronal de personas con enfermedades neurológicas, como el autismo. Incluso puede tener aplicaciones en la manera más eficiente de programar un interfaz cerebro- máquina. Pero más allá de estas posibilidades inmediatas, todo se sitúa en el terreno de la ciencia ficción. Dos pasos en buena dirección Las pruebas realizadas al modelo informático arrojan un índice de aciertos superior al 70 por ciento Más información sobre la investigación: http: www. cmu. edu news archive 2008 May may 29 brainmeaning Resonancia magnética NASA Dos manchas bajo la sonda Phoenix, en el suelo de Marte... ¿roca o hielo? La NASA estudia la composición de dos manchas de aspecto blanquecino fotografiadas por las cámaras de la Phoenix, bajo la propia sonda, al parecer despejadas de polvo durante la maniobra de toma de tierra. Los expertos barajan la doble posibilidad de que se trate de roca brillante o de hielo. Mientras tanto, los instrumentos de la Phoenix estaban ayer listos para comenzar la toma de muestras del suelo hasta un metro de profundidad.