Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA Día de las Fuerzas Armadas LUNES 2 s 6 s 2008 ABC Izado de la bandera de España de 24 metros de extensión antes de iniciarse el desfile militar del Día de las Fuerzas Armadas FABIÁN SIMÓN Zaragoza llega al corazón del Rey La capital aragonesa tributó ayer una calurosa acogida a las Fuerzas Armadas, que celebraron su día con un desfile militar. Don Juan Carlos agradeció el gesto y afirmó que la ciudad está en su corazón POR PALOMA CERVILLA ZARAGOZA. La ciudad de Zaragoza hizo ayer honor a su profunda tradición militar y tributó un caluroso recibimiento a las Fuerzas Armadas, que celebraron su día grande con un desfile militar presidido por Sus Majestades los Reyes, acompañados por los Príncipes de Asturias. Este calor y la masiva asistencia a la parada militar no pasaron inadvertidos para Don Juan Carlos que, durante la recepción ofrecida por el Ayuntamiento, reconoció que esta ciudad aragonesa siempre estará en mi corazón Probablemente, recordara el Rey su paso por la Academia Militar y expresaba su alegría de ver el ambiente y cómo la gente ha reaccionado al desfile militar. No pudo ocultar que este regreso a la ciudad suponía para él algo especial Especial fue el regreso del Abucheos y pitos para el ministro Pérez Rubalcaba Ya se ha convertido en habitual que los miembros del Gobierno reciban la desaprobación del público en los actos militares. Ayer fue el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, el que fue recibido con pitos y abucheos a su llegada al desfile militar, procedentes desde una de las gradas situadas cerca de la tribuna de invitados. Pérez Rubalcaba fue el único miembro del Gobierno que asistió, ya que el presidente no asiste a este desfile militar. Unas cuatrocientas mil personas presenciaron la parada militar y homenajearon a los tres Ejércitos Rey a la capital aragonesa y especial fue también el ambiente que se vivió ayer por las calles de la ciudad, unas cuatrocientas mil personas presenciaron el desfile, que, desde primeras horas de la mañana, se habían engalanado con banderas de España en los balcones. La lluvia respetó este día grande pa- ra los zaragozanos e hizo un paréntesis desde las doce de la mañana, hora de inicio del desfile, hasta la una del mediodía, cuando un escuadrón de caballería de la Guardia Civil puso el broche de oro a esta jornada festiva. Los zaragozanos agradecieron la presencia de Sus Majestades los Reyes y los Príncipes de Asturias con una sonora ovación, cuando a las doce del mediodía hicieron acto de presencia en el Paseo de la Independencia. Don Juan Carlos y Doña Sofía fueron recibidos por el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, que acudió al acto en sustitución de Carme Chacón. Junto al representante del Gobierno central también se encontraban el jefe del Estado Mayor de la Defensa, Félix Sanz Roldán; el presidente de Aragón Marcelino Iglesias; y el alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, entre otras autoridades. En esta ocasión, al desfile asistió el secretario general del Consejo de la Unión Europea, Javier Solana que, según el Ministerio de Defensa, fue invitado expresamente por Carme Chacón. Después de escuchar el himno nacional y del izado de una bandera de España de 24 metros de extensión, tuvo lugar el homenaje a los que dieron su vida por España. Este homenaje incluyó un sobrevuelo de los aviones C- 101 de la Patrulla Águila, con los colores de la bandera de España. El Príncipe de Asturias y el Rey, ayer en el desfile El paso de la Patrulla Águila abrió el espectacular desfile aéreo, en el que se produjo una de las anécdotas de la jornada, ya que los aviones Harrier no pasaron finalmente por la tribuna de autoridades, al perder de vista la zona. Los aparatos, que tuvieron dificultades en mantener el rumbo debido a razones climatológicas, terminaron pasando por otra calle. Esta circunstancia no pasó desapercibida a Don Felipe que, en la recepción posterior, se interesó por las razones de la ausencia de los aviones en la parada militar. El desfile terrestre dejó en el público momentos de especial emoción, como fue el paso de los alumnos de la Academia General Militar, tan vinculada a la ciudad. Las principales muestras de cariño y los mayores aplausos fueron, como siempre, para la Guardia Civil y la Legión, que fueron recibidas entre gritos de ¡Viva España! La ciudad aragonesa se volcó ayer con las Fuerzas Armadas y con los Reyes porque, como le dijo su alcalde, Juan Alberto Belloch: Zaragoza es su casa