Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 1- -6- -2008 GENTE www. abc. es gente 109 El annus horribilis de Ana Obregón Todo comenzó con un simple asesinato, pero los detalles del caso llegaron primero a la prensa rosa- -con el encargo de la supuesta paliza a Cantizano- -y ahora al mismísimo corazón del Estado POR BEATRIZ CORTÁZAR MADRID. Desde sus primeros pasos en el mundo del corazón, a Ana Obregón muchos la bautizaron como Anita la fantástica por la imaginación que ponía en todo lo que contaba. El mote le vino al pelo cuando habló de cómo le preparaba las paellas a Steven Spielberg mientras su madre le dictaba por teléfono los pasos que tenía que dar. Por aquellos tiempos, la actriz probaba fortuna en el mercado americano y compartía amigos con un Julio Iglesias que ya era toda una estrella en el mundo de habla latina, y de ahí que recibiera en muchas ocasiones a su amiga, con la que no paraba de reirse con las ocurrencias que tenía. Sin duda, de aquello ha pasado mucho tiempo. Hoy, Ana Obregón no descarta volver a Estados Unidos, sólo que esta vez lo haría para acompañar a su hijo y para huir de los titulares y los últimos escándalos que han salpicado su nombre y la tranquilidad de su familia. Cronológicamente, el origen de todo su declive mediático comenzó el día en que se enamoró de un jovencísimo polaco de medidas astronómicas y físico demasiado hermoso como para no perder la cabeza. El problema no estaba sólo en la diferencia de edad (más de treinta años de distancia sí pueden ser una eternidad) sino en el pasado y presente del cuestionado Darek, que hasta ese momento se ganaba la vida como animador de despedidas de solteras o stripper de locales atestados de féminas. El amor se fue como llegó y la ruptura cobró forma con un comunicado de la actriz y bióloga asegurando que los días de vino y rosas se habían acabado. Pero la suya no fue una despedida alegre. Ni amistosa. Ni tan siquiera civilizada. Desde ese instante los problemas fueron en aumento. Obregón empezó a hablar de amenazas y manipulaciones en los frenos de su coche, de intento de robo por parte de una banda albanokosovar y de la conspiración que habían urdido contra ella varias personas que trabajaban en su domicilio: la secretaria, la cocinera, la asistenta... A Obregón la denunciaban en los juzgados por supuestos malos tratos, por despido improcedente... El polaco Darek comenzaba su nueva vida como ex de famosa (se convirtió en el plato fuerte de las discotecas más cañeras) y la actriz le reclamaba todo lo que se gastó con él durante el tiempo que permanecieron juntos. Vamos, lo del devuélveme el rosario de mi abuela. A todo esto, la que fuera abogada de Darek, Teresa Bueyes, también se enfrentaba a la actriz tras ser llamada por la policía una vez que Ana la señalara como una de las causantes de todas sus desgracias. Hasta ese capítulo, Obregón había resistido con sus golpes de melena a la salida y entrada del gimnasio todos los titulares que estaba protagonizando. No era la primera vez que se convertía en pasto de comentarios, y de ahí su experiencia a la hora de torear polémicas y lanzar dardos. Así fue hasta hace exactamente una semana, que es cuando se filtró una conversación que supuestamente mantuvo con uno de sus guardaespaldas y en la que le pedía que dieran una paliza a Jaime Cantizano, que ese día presentaba en Antena 3 un programa donde se animaba a los telespectadores a votar con sus llamadas si se emitían unas imágenes del hijo de la actriz mientras mostraba sus calzoncillos a unos reporteros, en lo que fue una gamberrada de un chaval de 13 años. En esa grabación, que se remonta a abril de 2007, y que la Policía hizo mientras investigaba a su escolta (Pasa a la página siguiente) La actriz reconoce estar pasando un calvario ÁNGEL DE ANTONIO Hasta el momento, Cantizano no se ha pronunciado sobre el asunto ABC