Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL Elecciones presidenciales en EE. UU. s Las primarias DOMINGO 1 s 6 s 2008 ABC ELECCIONES USA 2008 Ramón Pérez- Maura La campaña de Hillary Clinton amenaza con recurrir ese veredicto hasta la convención nacional de agosto CUESTIÓN DE COHERENCIA l que el Comité de Reglas y Estatutos del Partido Demócrata tuviera que reunirse ayer para revisar las reglas de un partido que lleva jugándose desde principios de enero y termina pasado mañana martes demuestra que algo han hecho muy mal los demócratas en estas primarias. En los tiempos que corren lo que se suele preferir es que las elecciones primarias queden resueltas en el supermartes de febrero. A más tardar, en el de marzo. Pero plantarte en junio sin que ningún candidato haya logrado la mayoría requerida es indudablemente negativo para su formación política. Cabe preguntarse por qué se ha producido este efecto y una de las posibles respuestas está en la incoherencia entre el sistema de primarias demócratas y el sistema electoral norteamericano. Las elecciones presidenciales norteamericanas se disputan Estado a Estado. Cada Estado aporta un número de grandes electores al colegio electoral que se reunirá en enero para designar al nuevo presidente. El que gana en un Estado se lleva todos sus grandes electores. Es decir, es un sistema mayoritario puro. En el sistema de primarias cada partido ajusta sus reglas como estima oportuno. Y así, los demócratas decidieron hace años cambiar sus reglas y hacer el reparto de los delegados que se elige en cada Estado para la convención del partido de forma proporcional a los votos obtenidos por cada candidato. El resultado es el que podemos ver. Ha habido que jugar el partido hasta el último minuto y será necesario contabilizar a los superdelegados- -una especie de compromisarios natos- -para designar al ganador. En cambio, en el Partido Republicano, que reproduce en las primarias el modelo mayoritario puro de las presidenciales, se resolvió la carrera en marzo. Y, por cierto, no ganó ninguno de los favoritos que había en enero, sino un viejo senador de Arizona al que sus asesores estaban abandonando hace sólo ocho meses: John McCain. Sea cual sea el resultado de las presidenciales en noviembre el Partido Demócrata tendrá que revisar la presente incoherencia que hay entre su sistema de primarias y las elecciones presidenciales. E equipo de Obama, recordando que el candidato no hizo campaña en Florida y que los resultados obtenidos no son representativos, ha planteado la opción finalmente ganadora de que todos los delegados vayan a la convención en Denver pero con su derecho de voto recortado a la mitad. Michigan, con 157 delegados en juego (128 electos y 29 superdelegados representaba un dilema todavía más complicado ya que Barack Obama llegó a retirar su nombre de las papeletas de votación. Con la dificultad de interpretar el sentido de un gran número de votos en blanco, la campaña de Obama se había declarado partidaria de un reparto paritario. Mientras que el equipo de Hillary exigía una mayoría de 73 delegados y que el resto se reconozcan como no adscritos a ningún candidato. Al final el Comité de Reglas y Estatutos ha optado por repartir la diferencia en disputa, otorgando a la ex primera dama un total de 69 delegados y 59 para Obama. Esta esperada resolución altera algo la matemática para determinar quién será finalmente el candidato presidencial del Partido Demócrata en los comicios noviembre. Hasta ayer, Barack Obama se encontraba a falta de 42 delegados de los 2026 necesarios para asegurarse la nominación. Sin embargo, la decisión de ayer eleva la meta hasta los 2118 delegados, dejando al senador de Illinois en necesidad de cosechar 66 delegados adicionales con tan solo tres primarias pendientes: Puerto Rico, Montana y Dakota del Sur. El maratón deliberativo del Comité de Reglas, celebrado en un hotel cercano a la Casa Blanca, se ha visto acompañado de manifestantes y apasionadas intervenciones. Sin que a simple vista haya tenido mucho éxito el presidente del Comité Nacional Demócrata, Howard Dean, al apelar públicamente a la unidad del partido Según Dean, somos lo suficientemente fuertes como para luchar, estar en desacuerdo, enfadarnos e incluso defraudarnos y aún así cerrar filas al final del día y unirnos Nuevo listón de victoria Miembros del Comité Demócrata durante la votación para validar las primarias de Florida y Michigan AP El Partido Demócrata adopta una solución salomónica al fiasco de Florida y Michigan El Comité de Reglas y Estatutos opta por rebajar al 50 el voto de los delegados elegidos en las dos primarias anuladas PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Entre el dilema de aplicar estrictamente sus propias normas internas o mermar sus posibilidades electorales de capturar la Casa Blanca en noviembre, el Comité de Reglas y Estatutos del Partido Demócrata ha optado ayer por una solución salomónica para lidiar con el fiasco de las primarias de Florida y Michigan, anuladas por adelantarse sin permiso en el calendario de consultas populares celebradas este año para designar candidato presidencial. Como solución, todos los delegados de ambos Estados se sentarán en la convención nacional prevista en agosto en la ciudad Denver pero con su capacidad de voto rebajada al 50 por ciento. De esta forma, el aparato del Partido Demócrata ha intentado conjurar el riesgo de cisma político en sus filas y reconocer de alguna manera la plusmarca de 2,3 millones de votos emitidos en enero en Michigan y Florida, jurisdicciones que retienen de cara a las elecciones de noviembre un papel decisivo a la hora de decidir el próximo ocupante de la Casa Blanca. Aún así, la campaña de Hillary Clinton ha advertido claramente sobre la posibilidad de recurrir esa decisión ante el Comité de Credenciales del partido. Lo que prolongaría el pulso por la nominación durante semanas con una decisión que tendría que ser eventualmente ratificada en la propia convención nacional. En el caso particular de Florida, la campaña de Hillary Clinton ha exigido que los 211 delegados estatales (185 electos y 26 superdelegados debían tener sitio y voto pleno en la convención nacional. El ABC. es Más información en el blog Barras y Estrellas en abc. es internacional