Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL www. abc. es internacional DOMINGO 1- -6- -2008 ABC La izquierda alemana toca fondo El SPD no saca partido de su radicalización y el partido de Lafontaine le come terreno día a día RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL BERLÍN. No está en su mejor momento la izquierda alemana: la socialdemocracia en histórico declive y sin guía, líderes del partido La Izquierda acusados de colaboracionistas con la dictadura o las FARC y hasta Los Verdes se inclinan por el candidato democristiano a la jefatura del Estado, pese a la alternativa de una mujer más afín. El Partido Socialdemócrata (SPD) se ahoga lentamente en esta coalición con la Unión Democristiana (CDU) de la que todo lo cosecha Angela Merkel. Pero es que, fuera del Gobierno, no tiene ni apenas líder, ni a qué agarrarse, ni demasiada credibilidad ya. Su presidente, Kurt Beck, no encuentra casi nunca el camino desde la provincia renana a la capital; y a tenor del fracaso de su giro a la izquierda, del descalabro en Hamburgo por arrimarse a La Izquierda y de su incapacidad para formar un ejecutivo en Hesse, la desorientación en la cúpula rima con el malestar en la base. Beck, al que sólo un 15 puede imaginar como canciller, intentaba desandar ayer el giro a la izquierda, prometiendo una vez más que en ningún caso formarían Gobierno federal con La Izquierda, una agrupación de anti- reformistas del Oeste y comunistas poco reformados del Este. El fallido líder electoral en Hamburgo había acusado abiertamente a Beck de minar su credibilidad con tales acercamientos. Ahora, la contracandidatura de Gesine Schwan a la presidencia de la República ha molestado, no sólo a la CDU, sino a quienes sospechan la pesca del voto de La Izquierda: Si Beck pone candidato alternativo, no puede evitar que La Izquierda lo vote y habrá un entendimiento de facto escribe Thomas Meyer, politólogo de la Fundación Eberts. Ayer, sin embargo, Beck se apuró en Nürenberg para calificar esa alianza como un imposible y alargó la mano a Liberales y Verdes, recordando la era Willy Brandt: Aquel fue un buen tiempo La Izquierda es un partido en que el histórico socialdemó- Oskar Lafontaine, en la imagen, dejó el Partido Socialdemócrata para crear su propia formación, La Izquierda crata Oskar Lafontaine ejerce de pope de la demagogia según sus antiguos correligionarios, y el otro líder, Gregor Gysi, vuelve a ser denunciado por activa y directa cooperación con la antigua policía socialista, la Stasi, delatando a clientes disidentes y compañeros. Días antes, el Spiegel revelaba que otro de sus políticos, Wolfgang Gehrcke, se había reunido en secreto con el hijo del ex líder de las FARC Raúl Reyes, prometiéndole ayuda para que la UE retirara a su banda de la lista de organizaciones terroristas prohibidas. mas federales de septiembre de 2009. La Izquierda ya gobierna en coalición en los antiguos estados del Este, además de en Berlín, donde más que ideológicamente hace también las veces de partido regionalista Gysi, un hijo de la burguesía socialista del antiguo régimen, se ha defendido asegurando que nunca colaboró voluntaria o conscientemente con la Stasi y denuncia la vieja persecución en su contra. Pero los partidos han sido unánimes exigiendo explicaciones, responsabilidades y una dimisión necesaria y largamente obviada como dijo la CDU, mientras el líder oriental del SPD, Stephan Hisberg, lo acusaba de mentir y traicionar Un pobre compañero de viaje, pues, para una futura coalición, aunque las hemerotecas AFP Pesca de votos La gran coalición, en vías de ruptura: los socialdemócratas comprueban que el éxito gubernamental lo acapara su aliada Merkel y el liderazgo de Beck hace aguas La candidata del SPD a la presidencia de la República (hasta ahora consensuada) molesta a la CDU, porque habrá un entendimiento de facto con La Izquierda apuntan los expertos Escándalos en La Izquierda Los escándalos vienen a aguar el auge del único partido que realmente crece en Alemania y pretende convertirse en partido de Gobierno en las próxi- recuerdan que algunos gobiernos salieron de apoyos combinados a la presidencia. El problema es que la presentación de Schwan como alternativa es una derrota de Beck en el SPD, ya que frente a las bases él respaldaba la reelección del actual Horst Köhler: Ahora tendrá que dar una buena razón para querer desalojar a un presidente tan popular y además con el voto cuestionado de La Izquierda, dice el analista Ralf Baus, de la Fundación Adenauer. En la reunión directiva en Nürenberg, Kurt Beck ha reconocido que la dirección se ha mostrado dividida en las últimas semanas y pidió unidad. El hecho es que su ministro de Exteriores, Frank Walter Steinmeier, lo dobla en sondeos como posible jefe de Gobierno (37