Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA www. abc. es DOMINGO 1- -6- -2008 ABC La presidenta del TC se enteró por ABC de que el Supremo tenía grabaciones suyas La Sala Segunda da traslado al fiscal de la conversación de Casas con una abogada implicada en un crimen C. MORCILLO N. COLLI P. MUÑOZ MADRID. La presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, se enteró por ABC de que la Sala Segunda del Tribunal Supremo tramita una causa penal en la que aparece su nombre. Fuentes del TC han expresado el malestar que este hecho ha provocado en Casas, pues aunque el Supremo no tenía ninguna obligación de advertirla, podía haberlo hecho por deferencia al cargo que ocupa- -es la cuarta autoridad del Estado- especialmente si los hechos que se le atribuyen finalmente carecen de relevancia penal o disciplinaria. La exposición razonada elevada el lunes a la Sala Segunda por la titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Valdemoro hacía referencia, al parecer, a la existencia de indicios del delito previsto en el artículo 441 del Código Penal. Este precepto sanciona a los jueces cuando ofrecen asesoramiento jurídico, aunque sea esporádico y a un particular, sobre asuntos en trámite en el órgano judicial al que pertenecen. Este último requisito no se cumple en el caso de María Emilia Casas. La prueba aportada por la juez al alto Tribunal- -competente para tramitar todos los asuntos que afecten a personas aforadas- -consiste en la grabación de una conversación telefónica en la que la presidenta del TC presta asesoramiento a la abogada Dolores Martín sobre cómo presentar un recurso en un asunto de familia. Martín pretendía recuperar la custodia de su hija. Lo que la presidenta del Constitucional ignoraba es que esta persona, a la que atendió porque se lo pidió una amiga común, estaba siendo investigada por haber encargado el asesinato de su marido (de ahí que el teléfono estuviera intervenido) La Justicia decidió retirar a la abogada Martín la custodia de su hija- -al apreciar en ella síntomas de desequilibrio emocional- -horas antes de que, el 14 de marzo de 2007, un sicario asesinara a tiros en su propio garaje a su marido, Miguel Ángel Salgado Pimentel. La conversación de esta mujer con Casas tuvo lugar un mes después, el 17 de abril. Las diligencias abiertas en el Supremo han seguido el tramite habitual. Así, la Sala Segunda ha remitido ya las escuchas al fiscal para que informe sobre competencia (extremo que está claro por el aforamiento de la presidenta del TC) y fondo (es decir, sobre si hay motivos para proseguir con la investigación o si, por el contrario, procede el archivo) Fuentes judiciales han señalado que parece descartable la comisión de delito alguno por parte de Casas, pues el asunto sobre el que aconsejó a la abogada no se tramita en el Constitucional, sino en un juzgado ordinario. En este sentido, indicaron que el sentido del informe del fiscal puede ser el del sobreseimiento. Las mismas fuentes explicaron que la juez de Valdemoro, cuya actuación en el esclarecimiento del crimen de Ciempozuelos ha sido encomiable, pudo pecar de exceso de celo al remitir una exposición razonada al Supremo por el mero hecho de toparse con la presidenta del TC en las grabaciones La actuación de Casas, no obstante, revela en opinión de estas fuentes que obró con demasiada inocencia, o incluso imprudencia dado el cargo que ocupa. Los medios judiciales citados también explicaron que, aunque pudiera derivarse alguna consecuencia disciplinaria por los términos de la conversación, no será posible incoar un expediente. Y ello porque, en aras del principio de proporcionalidad las pruebas obtenidas a partir de una escucha telefónica sólo pueden emplearse en una investigación de carácter penal, pero no en una de orden interno. En el seno del Tribunal Constitucional, que atraviesa uno de los peores momentos desde su creación, el conocimiento de la noticia ha causado malestar y estupor, según algunas fuentes de esta institución. Especialmente porque contribuye a deteriorar aún más la ya mala imagen del Tri- Exceso de celo La conversación La presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas JULIÁN DE DOMINGO LAS CLAVES Fuentes jurídicas que conocen el contenido de la grabación creen que los hechos carecen de relevancia penal pero sí demuestran cierta imprudencia por parte de Casas Sorpresa entre los magistrados del Constitucional por la noticia, que vuelve a comprometer la ya deteriorada imagen del Tribunal Las escuchas no pueden ser utilizadas para iniciar un expediente disciplinario, pues sólo tienen validez en las investigaciones penales En medios judiciales se considera que, al margen de posibles responsabilidades, lo ocurrido es un escándalo político Casas es uno de los cuatro miembros del TC cuyo mandato venció en diciembre y está pendiente de renovación