Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 1 s 6 s 2008 OPINIÓN 11 LOS SINTAS Y LOS NOLACOS EL RECUADRO UNA RAYA EN EL AGUA INVOLUCIÓN L ria de los zapatos sucios y los tacones comidos. Y siguen A economía española no estará aún en crisis, porgastando si hay que gastar, derrochando el dinero como si que no toca. Pero está algo peor: sin tabaco. Está colo regalaran. En la España de los sintas, el Gobierno está mo Caracol el del Bulto, padre de Manolo Caracol, que lo tira. Y no digo nada de los ayuntamientos. Andan que sentenciaba: Un hombre con los zapatos sucios y los pidiendo un chavico para la cruz de mayo, como en Granatacones comíos va diciendo por la calle que está sin tabada, porque ya no pueden vender las joyas de la abuela de co La caída de ventas de coches, las obras paradas, el eulos solares públicos, porque nadie los compra para especuríbor al 5 por ciento, el gasóleo por las nubes, las tiendas lar con ellos, pero al mismo tiempo siguen despilfarranvacías, el se acabó el carbón del superávit y los carteles do como nuevos ricos en la España de los nuevos de se vende criando telerañas en los pisos son pobres. los zapatos sucios y los gastados tacones de la EsTodos pendientes de la selección (dígase La paña sin tabaco. Roja para obviar lo de nacional) en la Eurocopa, Nada más propio y ajustado, pues, que ayer se de Contador en el Giro, de Gasol en la NBA y de Nacelebrara el Día Sin Tabaco. Ya que el Gobierno dal en Roland Garros, cuando el deporte que estano reconoce oficialmente que haya crisis, yo promos practicando todos, y ganándonos todas las pondría que en las actuales circunstancias todas medallas, es el de ahorrar hasta la última peseta. las jornadas del año fuesen declaradas Día Sin TaEl Gobierno de los Nolacos dice que no estamos baco. ANTONIO sinta, pero yo no he visto nunca mirar cómo ahoAsí estamos todos: sin tabaco. Aunque tengaBURGOS ra se mira y remira el precio de un simple cartón mos en el bolsillo un paquete de Winston del águide leche en el híper, ni tantas ofertas de 2 por 1 y de 3 por 2. la, una bolsa de Clan para la pipa y dos lanceros de CohiDel give me two del español con tabaco que iba a tirar el bas, como en ese mismo bolsillo no tenemos un duro, y medinero en Nueva York hemos pasado a: Hija, no cojas otra nos en los bolsillos públicos, quiere ello decir, en el lenguabotella de aceite, que la que tenemos hay que estirarla hasje coloquial de mi pueblo, que estamos sinta que decían ta el día 25 que nos ingresen la nómina y tengamos saldo los clásicos contemporáneos del Patio de Monipodio, en en la tarjeta El Gobierno de los Nolacos no hace nada pacertero apócope. Veían a uno por la calle y te decían: ra evitar la crisis; los sintas, por su cuenta, ya son meda- -Ese está sinta... lla de oro en el deporte de ahorrar, porque a la fuerza ahor- ¿Cómo sinta? can y porque no se puede sacar leche de una alcuza. -Sí, sinta... baco. Y a los hechos me remito. Esta España antes florecienTieso. Mojama. Palmatoria. Así estamos todos. Pero te que era la octava potencia económica del mundo es ahono nos damos cuenta ni le damos importancia, por culpa ra la nación de los pescadores sin tabaco, de los transporde los nolacos. La España de los sintas está gobernada por tistas sin tabaco, de los mileuristas sin tabaco, de los paralos nolacos. dos sin tabaco, de los constructores sin tabaco, de los pro- ¿Qué es un nolaco, usted? motores sin tabaco, de los inmigrantes sin tabaco, de los- -Pues uno que nolaco... noce. comerciantes sin tabaco. Hasta de los estanqueros sin ta- -No la conoce, ¿la qué? baco. ¿Para qué celebrar entonces el Día Sin Tabaco? El- ¿Pues qué va a ser? ¡La vergüenza! Día Sin Tabaco lo proclaman las dos palabras más repetiLos nolacos aseguran que no estamos sinta, que los das de este triste bolero, son dos palabras solamente mis que verdaderamente están sinta son los alemanes y los itaangustias: Se vende Letrero que vio una vez un guasón lianos. Como nolaco... nocen, se quedan tan panchos cuande Utrera y puso debajo con cisco picón, a modo de pintado afirman que la España de los sintas está mejor preparada, lo que habría que responder ahora: ¿A que no? da que cualquier otro país europeo para afrontar la mise- EN EL BÚNKER RENTE al proyecto relativista, esponjoso y elástico de Zapatero, maestro de la aparienciay eldiseño, laderechaespañola no podrá ganar si se aleja del centro, que no es un concepto ideológico ni siquiera estratégico, sino político, en el sentido que la palabra política tiene de posibilismo, moderación, y capacidad integradora. Para conformar una mayoríasocial senecesita ir abuscarla, no citarla desde lalejanía de un dogmatismo destemplado en el que muchos ciudadanos no desean reconocerse. El gran logro de Aznar fue exactamente ése, el de ir al encuentro delas aspiraciones populares con un IGNACIO partido de amplio espectro CAMACHO unido bajo la solidez de su liderazgo, y en el momento en que ese liderazgo se hipertrofió de soberbia hasta transformarse en un arrogante cesarismo doctrinario comenzó la pendiente que precipitó su caída. El PP no ha encontrado desde entonces la brújula que reoriente su reagrupamiento, pero mientras algunos la buscan en el pragmatismo centrista se han empezado a oír voces que piden elretornoalpleistocenoideológico, el retroceso al preaznarismo más rígido. Ciertos sectores de la derecha pretenden aprovechar la confusión de esta crisis de dirigencia para plantear unadura involuciónprogramática, queenfrente al mórbido revisionismo deZapatero con una tensa propuestadearquitecturainstitucional. Algunas enmiendasdelCongresodeValencia plantean incluso una impugnación de hecho del Estado de las Autonomías, y otras tratan de fijar al partido en el caparazón de una especie de resistencia moral. De alguna manera, la batalla por el control del partido está dando pie a oportunistas maniobras regresivas que, de triunfar en mayor o menor medida, supondrían el retorno delproyecto a la etapa anterior a la refundación, anclándolo como entonces en una minoría social maniatada y sin posibilidad de avance. Los involucionistas trabajan con la legítima alarma que causa la deriva nacionalista, utilizándola como base para sembrar dudas sobre la lealtad de Mariano Rajoy a un proyecto de identidad nacional quedesean atornillar en los estatutos para evitar cualquier dispersión táctica. Algunos deellos fueron sacrificados políticamente por el propio Aznar para abrirle paso a su bitácora de alianzas con el nacionalismo, y otros tuvieron que ser apartados ante el rechazo que generaba su praxis sectaria. Ahora vuelven a la carga ante la evidencia de un vacío de poder propiciado por las convulsiones internas, obviando la evidencia de que sin puentes sobre los que tender pactos será imposible cualquier retorno al poder que permita aplicar, siquiera en parte, sus muy arraigados valores. Hay una derecha que se siente cómoda en el búnker doctrinal, en la burbuja identitaria de sus propios principios, y cíclicamente propone unavueltaa debatesyasuperados sin importarle cuánta gente le acompañe en ese viaje hacia elpretéritoimperfecto. Cuando hatriunfadoeste modelo, ha fracasado el de una mayoría de reformismo liberal. Y cuando eso ocurre lo que avanza es el proyecto adversario, el de una izquierda que sí sabe a menudo cómo conectar con laexpresión de las aspiracionessociales paradarle luego a lanación eltimo delaestampita con los cromos deunapolítica de diseño progresista. F