Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
98 DEPORTES www. abc. es deportes SÁBADO 31- -5- -2008 ABC Gasol buscará el anillo del poder NBA Los Lakers, comandados por Bryant (39 puntos) y Pau (19 rebotes) remataron (4- 1) a los Spurs Los Ángeles Lakers San Antonio Spurs 15- 28 15- 28 1 c 2 c 3 c 100 92 22- 15 64- 63 36- 29 100- 92 4 c 27- 20 42- 48 Los Ángeles Lakers Radmanovic (8) Odom (13) Gasol (12) Bryant (39) Fisher (5) -cinco inicial- Vujacic (9) Farmar (8) Walton (5) y Turiaf (1) San Antonio Spurs Bowen (4) Duncan (19) Oberto (2) Finley (13) Parker (23) -cinco inicial- Ginóbili (9) Thomas (11) y Barry (11) MIGUEL ÁNGEL BARBERO MADRID. La costumbre de ganar se aprecia en las victorias. Magic Johnson relata con humor en sus memorias cómo después de vencer en el partido de su debut con la camiseta de los Lakers corrió a abrazarse con Kareem Abdul- Jabbar. Y el veterano pívot, curtido en mil batallas, le espetó: ¡Pero qué haces, si todavía nos quedan 81 partidos por delante! La misma sensación que el base debió tener la madrugada del vier- nes Pau Gasol. Seguro que estaba deseoso de dar saltos de alegría, de proclamar a los cuatro vientos que ha hecho historia y se ha convertido en el primer español en alcanzar la final de la NBA. Pero no. Al igual que sus compañeros, optó por mantener la moderación y contener la alegría. Al fin y al cabo, la franquicia lo había logrado ya veintiocho veces antes... No obstante, este título del Oeste lo ganaron a base de épica. Por el 4- 1 que al final registró el casillero frente a los Spurs puede parecer que los de Phil Jackson se han estado paseando en estos playoffs Pero nada más lejos de la realidad. En el primer partido ya tuvieron que remontar veinte puntos de desventaja y en el último, diecisiete. uno hacía lo que debía. Hasta que los suplentes locales encendieron la mecha de la reacción, un fuego que retomó Kobe Bryant para llegar al descanso sólo con seis de desventaja (42- 48) A partir de ahí los Spurs se equivocaron de tácti- ca. Optaron por el juego controlado y ahí cavaron su tumba. Los Lakers empezaron a funcionar desde la línea triple y al final del tercer periodo (64- 63) ya tomaron una diferencia que nunca abandonarían. Después, Kobe volvió a mos- POR UN PUÑADO DE DÓLARES Todo el esfuerzo por ganar el campeonato se concreta en un anillo personalizado de un valor incalculable. Tanto por lo que cuesta ganarlo en el campo como por la exclusividad de su diseño y materiales. La joyería Masters of Design de Massachussets realiza un aro a la medida de cada jugador en el que está grabado su nombre, el logotipo del equipo y su registro de victorias en los playoffs Todo ello realizado en oro de 14 k. con 4,46 quilates de incrustaciones Tres cuartos para olvidar trar por qué es el mejor jugador del planeta. En el cuarto periodo anotó 17 de sus 39 puntos y dominó como el Jordan de sus mejores tiempos. Su sola presencia ya impresionaba. Además, contó con la ayuda excepcional de un Gasol que, aunque limitado en ataque, fue todo un baluarte bajo los aros. El español volvió a sacrificarse por el equipo y capturó 19 rebotes, la mejor marca de su carrera. Justo en el día clave. Duncan es el mejor jugador en su puesto y yo sólo podía estorbarle- -reconoció el español- por eso me concentré en la defensa y en abrir huecos a mis compañeros. Estamos muy satisfechos por lo conseguido pero aún nos falta un escalón para estar satisfechos del todo. No queremos desaprovechar la ocasión que se nos presenta Durante tres cuartos nadie daba un duro por los angelinos. No daban una a derechas, completamente abrumados por los todavía campeones. Estos funcionaban como robots y cada de diamantes. Para Gasol sería un lujo ganarlo; para su entrenador, Phil Jackson, la ocasión de completar la decena. ABC. es Siga en directo los partidos y las noticias de la NBA en http: www. abc. es deportes PAU, JUAN BAUTISTA O TAUMATURGO El cónsul español en Los Ángeles es un seguidor empedernido del pívot español, acude a sus partidos y ha visto la transformación de los Lakers desde su llegada ría el actor inevitable. El primer anuncio, el más visto, después de los abrazos y antes de la repetición, era uno del Ejército de Estados Unidos, el Army como dicen aquí hasta los hispanos, que hablaba, en aras de reclutar jóvenes, de la formación en sus filas, del trabajo de equipo, del esfuerzo común etc... El spot era consecuente con lo que habíamos visto. Los Lakers, aún teniendo una estrella superindiscutible, Kobe, han hecho un importante esfuerzo colectivo esta temporada, no se han amilanado a la hora de remontar encuentros, es la segunda vez que lo hacen en estos playoffs han logrado crear el ambiente adecuado que los lleva cerca del sueño del campeonato de Estados Unidos. Sin alharacas y sin el menor divismo, Gasol tiene algo que ver con ese ambiente y ese trabajo colectivo. Está a años luz de Kobe y es posible que ni siquiera sea hoy por hoy el segundo mejor valorado en el conjunto, pero su llegada ha sido balsámica. Tan recientemente como el verano pasado, antes de iniciarse la temporada, las dudas sobre el futuro de Kobe Bryant se multiplicaban. Su encaje en el club era tan delicado que el endiosado jugador se había permitido hacer comentarios despectivos sobre el propietario, el entrenador y sobre la viabilidad del conjunto para aspirar a algo grande. Un encuentro del propietario con Kobe en Barcelona no arrojó ningún resultado halagüeño y la prensa de Los Ángeles, que lo reverencia literalmente en los momentos de gloria- -ayer viernes el Los Ángeles Times titula a toda plana Bryant tiene la palabra FINAL empezaba a mostrar su impaciencia con la insolencia del divo. Hubo críticas. El desembarco de Gasol cam- Inocencio F. Arias Diplomático oncluía el encuentro del jueves en el que los Lakers lograban remontar una desventaja de 17 puntos en la primera mitad. Acabábamos de ver la sempiterna imagen de lobo sonriente de Jack Nicholson cuando su equipo da la vuelta a un partido, incluso una fugaz de Antonio Banderas, esta vez al parecer sin sus críos, charlando con Cameron Díaz. La euforia en Los Ángeles era perceptible, los Lakers vuelven a una final y la gente, pegada al televisor, esperaba la repetición de las jugadas más destacadas del partido en las que Kobe Bryant se- C bió todo. El equipo comenzó a carburar y el dios Bryant comenzó a piropear al español a decir que era una pieza esencial en el conjunto, que ahora se encontraba cómodo y que esta temporada podía, por fin, ser la de alcanzar la tierra prometida, es decir los playoffs esquivos en los cuatro últimos años, y más tarde el campeonato. La prensa, en su papanatismo, indicó incluso que los dos jugadores se entendían en la cancha sin hablarse y que cuando hablaban lo hacían en español, lo que parece una floritura, Bryant vivió de niño en Italia, no parece que allí practicara el castellano, y el inglés de Gasol es muy bueno. Gasol es modesto. En las ocasiones, no muchas, en que ha jugado mal- -tuvo un encuentro muy flojo en el playoff contra Utah- lo ha reconocido y cuando es práctico y pieza importante del éxito es recatado, a pesar de ser con frecuencia el segundo encestador. El jueves no tuvo su mejor noche en lo último, pero como dice el matutino citado no importó, encontró otras formas de ser eficaz, cazó diez rebotes, uno menos que el mejor día de su historia y contuvo a Tim Dun- can una de las estrellas contrarias. El catalán lo explica, cubriendo bien a Duncan y haciendo las cosas pequeñas creo que he ayudado bien al equipo Sin duda. La prensa insistía ayer en que ha sido un elemento esencial en que el equipo llegue tan lejos esta temporada Podemos concluir que Pau Gasol, aparte de su sólido rendimiento, ha resultado vital en resucitar al dios dormido. Kobe Bryant es un hipersuperdotado del baloncesto con enorme pundonor y un afilado instinto asesino Exigente en los entrenamientos- -en el Instituto practicaba solo a las cinco de la mañana y ahora siempre convence a algún compañero para quedarse a practicar una jugada- arrogante- -cuando tenía 11 años desafiaba a los profesionales- seguro de sí mismo, versátil. Para algunos, por su obsesión con el basket y su instinto asesino es una especie en extinción. Alguien ha dicho que cuando está en forma compararlo con otro es como comparar a un Masseratti con un Volvo. Gasol vino, pues, a arrancar ese Masseratti en Los Ángeles y a resucitar el instinto asesino