Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 SALUD SÁBADO 31 s 5 s 2008 ABC Un test detecta el cáncer oral y predice el potencial degenerativo Las personas con más infecciones gingivales tienen mayor riesgo oncológico N. R. C MADRID. Si piensa que por no fumar o beber alcohol está protegido frente al cáncer oral, olvídese y empiece a estar atento a esas pequeñas heridas de la boca que no terminan nunca de curar. La práctica diaria está enseñando a los odontólogos que los factores de riesgo clásicos no son los únicos que pueden explicar el repunte del cáncer oral. Se estima que uno de cada cuatro casos de cáncer oral se origina en personas que ni fuman ni beben alcohol, aunque estos malos hábitos multipliquen por 15 el riesgo. La detección precoz es hoy la principal arma contra este cáncer tan traicionero. Una revisión cada seis meses en el dentista es una de las mejores armas para detectarlo, pero más aún si se cuenta con un test que permite un diagnóstico en estadios muy precoces del cáncer y del potencial degenerativo de una lesión. Este nuevo sistema no necesita biopsia, la muestra de tejido se recoge mediante una fricción con un pequeño cepillo y una torun- Aunque el nuevo test acaba de autorizarse en España, el análisis aún debe realizarse en Estados Unidos da sin anestesia y sin molestias para el paciente explica la doctora Carolina Benalal, cirujano dental y directora de Soloimplantes Aunque el nuevo test acaba de autorizarse en España, el análisis aún debe realizarse en Estados Unidos y en menos de 15 días se obtienen los resultados. Sólo tras conocer el índice de malignidad se decidirá si eliminar la lesión para no correr riesgo. Hasta ahora las revisiones se limitaban a observar a simple vista la evolución de las pequeñas heridas de la mucosa oral. Esta prueba debería ser un estándar de calidad, una prueba obligatoria anual que deberían realizar las clínicas dentales señala Benalal. El cáncer oral se manifiesta con pequeñas heridas que no terminan de cicatrizar o que reaparecen una y otra vez. Aunque las más traicioneras son las leucoplasias, una lesión que se identifica con finas películas blancas y rugosas que pueden aparecer en la encía o los carrillos. Detrás del cáncer está el tabaco y el alcohol, pero también la falta de higiene bucodental y las enfermedades de la encía. Un estudio del Imperial College de Londres demuestra que las personas con infecciones gingivales tienen un mayor riesgo global del cáncer, sean o no fumadores. CALEIDOSCOPIO José María Fernández- Rúa AMPLIO ESTUDIO SOBRE ICTUS a muerte súbita de las células cerebrales, como consecuencia de la disminución o la interrupción del riego sanguíneo en el cerebro es lo que se conoce con el nombre de ictus o infarto cerebral. Su incidencia es alta en todo el mundo, causando cerca de seis millones de fallecimientos. Por su alta incidencia y, además, por el hecho de que se considera una enfermedad propia de la edad ya que aproximadamente un tercio de estos eventos afectan a personas menores de 65 años, las investigaciones que se llevan a cabo sobre la enfermedad tienen un amplio eco mediático. Esta es la situación del estudio internacional en el que, con 2.600 voluntarios, participan cincuenta y cinco hospitales españoles, portugueses y alemanes. El objetivo del estudio ICTUS (International Citicoline Trial on L Acute Stroke) es confirmar la eficacia de ese medicamento de Ferrer en el tratamiento de los pacientes que han sufrido un accidente cerebrovascular isquémico en fase aguda. Para el doctor Dávalos, investigador principal de este estudio y director del Departamento de Neurociencias del hospital Germans Trias i Pujol, los ensayos clínicos realizados hasta el momento con Citicolina han sugerido que este fármaco puede reducir notablemente la dependencia de los pacientes a los tres meses de producirse el infarto cerebral. Son muchos los ensayos clínicos en los que se ha demostrado su eficacia en el tratamiento de distintas enfermedades neurológicas- -ictus, enfermedad cerebrovascular crónica, mal de Parkinson y enfermedad de Alzheimer así como traumatismos craneoencefálicos- -y, paralelamente, es un fármaco con escasos efectos adversos. Hoy por hoy, la mayoría de los medicamentos utilizados para combatir las secuelas del infarto cerebral sólo hacen efecto si se administran en un plazo máximo de tres o cuatro horas después de producirse. Parece ser que con Citicolina este plazo puede prolongarse hasta pasadas veinticuatro horas según el doctor Dávalos.