Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 CULTURAyESPECTÁCULOS SÁBADO 31 s 5 s 2008 ABC El comisario de la exposición, Joan Surera, ante el cuadro de Goya La Familia del Infante Don Luis de Borbón cedido por la Fundación Magnani Rocca de Parma FABIÁN SIMÓN El Goya italiano reúne en Zaragoza más de 300 joyas de la pintura del XVIII La muestra aborda lo que supuso para el artista aragonés su trascendente estancia de dos años en Italia, una vertiente muy poco divulgada hasta el momento ROBERTO PÉREZ ZARAGOZA. La estancia de Goya en Italia fue fundamental para su carrera. Y el neoclasicismo imperante resultó también decisivo en la evolución posterior de su pintura. Ese es el argumento nuclear de Goya e Italia la exposición que ayer abrió sus puertas en el Museo de Zaragoza y que hoy recibirá la visita de los Reyes. El profesor Joan Surera es el comisario de esta muestra, que va a acompañar temporalmente a la Expo zaragozana. Como indicó Surera, se ha querido introducir al visitante en una etapa poco divulgada de la trayectoria personal y artística de Goya, su estancia en Roma y sus recorridos por diversas ciudades italianas. Del mundo romano del último tercio del XVIII, de su sociedad y de su vitalidad artística trata esta exposición que reúne un total de 359 obras, la práctica totalidad pinturas, aunque también pueden encontrarse singulares muestras de escultura. De esas 359 piezas, 89 son de Goya. El resto corresponden a 118 artistas, entre ellos Mengs, Füssli, Piranesi, Angelica Kauffmann, Taddeus Kuntz, Luca Giordano, Corrado Giaquinto, Francisco Bayeu, Jacques- Louis David, Pompeo Batoni, Gianbattista Tiepolo, Antonio Canova, Ingres o Traversi. La muestra, en palabras de Joan Surera, es un viaje a Italia y un viaje de vuelta al mundo de Goya a través de la mirada italiana Y tiene mucho de exhibición pionera porque, según destacaba ayer su comisario, es la primera exposición que aborda un tema capital de Goya, hasta ahora abandonado o mal interpretado su estancia e influencia italiana. Y es que ese neoclásico del mundo romano es trascendental en su formación artística. Esa vertiente italiana permite, en palabras de Surera, descubrir y estudiar las estructuras visuales de formación del artista Es un neoclásico interiorizado. El genio de Fuendetodos metaboliza ese estilo y el academicismo para, a partir de ahí, marcar su propio camino plástico, innovador, en buena medida avanzadilla de las corrientes vanguardistas del XIX para tejer el escenario físico, temporal o artístico de la etapa que se aborda. Piezas destacadas De la Arcadia al retrato La exposición que ayer se inauguró en Zaragoza repasa buena parte de la trayectoria artística de Goya. La influencia de su estancia italiana se aprecia en la parte relativa al paisaje, al concepto pictórico de la Arcadia. La muestra recorre el Goya que refleja el paisaje más académico, el que plasma el campo español en tono festivo y el que, en una quiebra con esa visión, salta hacia una naturaleza en adversidad. La exposición aborda también, entre otras materias, la pintura religiosa y el retrato, en Goya y en otros artistas de su época. La aportación de Mengs El pintor aragonés viajó a Roma en la primavera de 1769 y regresó entre febrero y marzo de 1770. Joan Surera está convencido de que, en ese viaje, Mengs resultó fundamental, bien a través de un apoyo económico, bien como atento seguidor del joven Goya. Antes de Italia, Goya apenas recibe reconocimiento en España. Cuando vuelve, en 1771, realiza las pinturas del Coreto del Pilar y de Aula Dei (Zaragoza) y ya se le puede considerar el mejor pintor español del XVIII La exposición permanecerá abierta hasta el 15 de septiembre. La muestra es Goya, ante todo Goya, pero no sólo Goya. Le arropa esa larga lista de más de un centenar de artistas en cuyas obras se encuentra un punto en común: o bien una vertiente artística reflejada en la obra del pintor aragonés, o bien Italia como escenario compartido, o bien un medio La familia del Infante Don Luis de Borbón cedido para esta exposición por la Fundación Magnani Rocca de Parma; el Autorretrato propiedad del Museo del Prado; El sueño de la razón produce monstruos también del Prado; El sueño de la National Gallery de Irlanda; el Retrato de María Teresa Borbón de Godoy condesa de Chinchón, de la Galería de los Uffizi; o la primera edición de Los Caprichos de Calcografía Nacional, son algunas de las piezas de Goya que se exhiben en esta exposición. Junto a ellas, un amplio listado de joyas y de delicadas singularidades. Entre estas últimas, a modo de ejemplo, una escultura en terracota de Vicenzo Pacetti, un abanico pintado de principios del XVIII o el Cuaderno italiano el original en el que Goya tomó bocetos y escribió reflexiones en su estancia en Italia. El original se muestra en la exposición, pero su precario estado de conservación hace que ni siquiera se haya abierto. El visitante, eso sí, encontrará reproducciones facsímil para poder adentrarse en el Goya romano. Más información sobre la exposición: http: www. goyaeitalia. es