Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 31- -5- -2008 RELIGIÓN www. abc. es religion 35 Amigo reivindica el derecho de los católicos a participar en el espacio público Resalta el gran servicio eclesial que ha prestado la revista Vida Nueva en sus 50 años de andadura LAURA DANIELE ROMA MADRID. Frases como el crucifijo está de más o hay demasiados signos confesionales en la política se oyeron esta semana de boca de los socialistas en el Pleno del Congreso de los Diputados. Si bien el debate dejó la promesa de que el Gobierno no prohibirá su presencia a través de una ley, el PSOE abrió la puerta a otra cuestión fundamental: la posible revisión de los acuerdos entre el Estado y la Santa Sede en el marco de la modificación de la Ley Orgánica de Libertad Religiosa. El silencio que ha mantenido hasta el momento la Conferencia Episcopal Española a la espera de mayores definiciones no ha sido obstáculo para que algunos obispos y sectores de la Iglesia sienten algunas posturas. Desde Roma, y nada ajeno a las intenciones del Gobierno para esta legislatura, el cardenal arzobispo de Sevilla, Carlos Amigo, reivindicó el derecho de los católicos a participar en todas las esferas de la vida Lo hizo durante un acto celebrado en la Embajada de España ante la Santa Sede con motivo del 50 aniversario de la revista Vida Nueva En su intervención, dedicada a destacar el gran servicio eclesial que presta este semanario, el cardenal defendió el papel de la Iglesia en la sociedad, al sostener que pese a las acusaciones ésta nunca ha estado al margen ni distante de los acontecimientos No es que la Iglesia no hable sino que alguien administra el grifo denunció el prelado, al referirse a los medios de comunicación. Ante esta realidad, el prelado abogó por hacer oír la voz de la Iglesia a través de la integración de los cristianos en los medios y de los medios cristianos para para poder decir nuestra propia y libre palabra en una sociedad democrática, abierta y pluralista Incluso fue más allá y aseguró que la condición de católico tiene que ser una garantía para la libertad de expresión El secularismo y la oleada laicista, también fue abordada durante el acto por el director de L Osservatore Romano Giovanni María Vian. El responsable del periódico del Vati- EFE Un encuentro cordial entre Bono y Cañizares en Toledo cano alertó que la única posibilidad de cambiar esta realidad es procurar mirarnos a nosotros mismos en lugar de pretender que cambien los demás Los católicos debemos salir de nuestros ambientes para entrar en la cultura actual y hacernos entender tal como lo hicieron El cardenal Antonio Cañizares participó ayer junto al presidente del Congreso, José Bono, en el acto de entrega del título de Hijo adoptivo de Toledo al presidente de la Real Fundación de Toledo, Gregorio Marañón y Beltrán Lis. El encuentro cordial se produjo en momentos en que el Gobierno se propone la reforma de la Ley de Libertad Religiosa. El prelado se ha negado a hacer un juicio de intenciones hasta conocer el borrador. La Iglesia no está al margen La Iglesia nunca ha estado al margen o distante de los acontecimientos a lo largo de su historia los primeros cristianos, y como lo ha hecho el Papa al incluir en su última encíclica Spe Salvi referencias a Platón y Dostoevsky, símbolos culturales que todos comprenden. Ese es el reto principal que la Iglesia de hoy, también la española, tiene que asumir apuntó. LA MISIÓN Jesús Higueras GRAVE PERJUICIO T odavía no conocemos ni el contenido ni la repercusión de la futura nueva Ley Orgánica de Libertad Religiosa que el Gobierno ha anunciado, pero no podemos olvidar que las relaciones entre la Iglesia Católica y el Estado español no pueden ser reguladas por una ley orgánica, puesto que existen unos Acuerdos de carácter internacional entre dos estados soberanos, la Santa Sede y España y, por tanto, no es de esperar grandes cambios en el funcionamiento ordinario de estas dos realidades. Es evidente que el fenómeno religioso no puede ser desatendido por los responsables de la vida pública, encargados de respetar los derechos humanos de todos los ciudadanos, entre los cuales se encuentra la libertad de conciencia y de culto. En el caso de España, es la fe católica la que hace dos mil años profesamos la mayoría de sus habitantes, y es lógico que las autoridades no sólo respeten, sino que cuiden y alienten a los creyentes a vivir según una ley espiritual que busca el amor fraterno y la construcción de un mundo más justo y solidario. Son tantos los beneficios y la repercusión social que la fe cristiana ha tenido siempre en nuestra sociedad- -escuelas, hospitales, centros de atención a los más necesitados, etcétera- que pretender ignorarla o incluso dificultarla supondría un grave perjuicio para el conjunto del pueblo español. Antes del coloquio, y en un discurso de bienvenida cargado de buenas intenciones, el embajador de España ante la Santa Sede, Francisco Vázquez, apeló al diálogo y al encuentro como el camino más apropiado para contribuir al clima de serenidad que tiene que existir entre la Iglesia y el Estado, en un país con unas profundas raíces cristianas como el nuestro Asimismo, destacó que el principio de separación entre Iglesia y Estado ha sido siempre un valor compartido y respetado por ambos y manifestó la voluntad del Gobierno de mantener ese clima de serenidad que garantice el derecho a la libertad fundamental: la libertad religiosa. En su hoja dominical de esta semana, el cardenal arzobispo de Barcelona, Lluis Martínez Sistach, también se refiere al debate que se ha generado en torno a la laicidad del Estado. Para el prelado, la Constitución de (Pasa a la página siguiente) Laicidad positiva