Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ESPAÑA LA AMENAZA TERRORISTA EL CALLEJERO ETARRA SÁBADO 31 s 5 s 2008 ABC (Viene de la página anterior) Argala como miembro y dirigente de ETA, señaló en su auto que, al margen del cauce administrativo, los hechos objeto de la querella ostentan una aparente significación penal en referencia al artículo 578 del Código Penal que recoge el enaltecimiento del terrorismo. Entre otras diligencias, el instructor ha pedido a la Policía Nacional, la Guardia Civil y la Ertzaintza que le remitan un informe para corroborar la pertenencia a ETA de José Miguel Bañarán y su historial delictivo. Además, solicita al Ayuntamiento que envíe al juzgado el acta del Pleno en el que se aprobó dar el nombre de Argala a la plaza en la que se ubica el Consistorio, y que acredite si mantiene ese nombre. Txiki y Otaegui Amorebieta (Vizcaya) La Sección Cuarta subraya en su confirmación de la decisión del juez Ismael Moreno de desestimar el escrito de DyJ que el querellado no interviniera en el Pleno del Ayuntamiento en que se adoptó el acuerdo para la colocación de la calle. Asimismo, la Sala rechaza que no retirar la placa pueda constituir un delito de enaltecimiento por el modo de comisión por omisión ya que, argumenta, sólo es factible por la fórmula de delito o falta que consista en la producción de un resultado material de lesión o peligro Además, deja entrever que, a partir del informe del Abogado del Estado, el proceso más bien parece incurso en un procedimiento de orden administrativo. DyJ ha anunciado que recurrirá ante el Supremo. gi Desde el punto de vista de este alcalde, condescendiente, cuanto menos, con los etarras de primera generación, ¿no es una prueba más contundente, en este caso, que la propia ETA institucionalizara a través de la denominada Koordinadora Abertzale Sozialista (KAS) la fecha del 27 de septiembre de cada año sucesivo para celebrar su gudari eguna (día del soldado vasco) como homenaje a sus militantes Txiki y Otaegi Además, Ahaztuak un colectivo próximo a la izquierda abertzale que trabaja a favor de la recuperación de la memoria de los represaliados por el franquismo en el País Vasco, tributó el 27 de septiembre de 2006 un homenaje en Zarauz a estos dos etarras, así como a los otros tres activistas del FRAP, también fusilados, porque murieron por pertenecer a organizaciones armadas antifranquistas Una calle de Lejona lleva el nombre de los hermanos Txabi y Joseba Etxebarrieta No se trata de dos ilustres literatos de la Villa, ni inventores de un medicamento que revolucionó, si no el mundo, al menos Euskal Herria. Ni tan siquiera formaron parte de un triste dúo musical. No, Txabi y Joseba Etxebarrieta fueron dos etarras de primera generación. El segundo, Txabi, ha pasado a la historia como el autor del primer asesinato cometido por la banda, el que acabó con la vida del joven guardia civil José Pardines. Por ello, su pueblo le honra a él y a su hermano con una calle, cuya siniestra denominación el alcalde, Eneko Arruabarrena, se empeña en mantener. En junio de 1978 el periódico Egin publicaba una reseña con motivo de cumplirse el décimo aniversario del fallecimiento de Txabi Etxebarrieta, al que definía como teórico de la V Asamblea y primer muerto de ETA En la misma información incluía una entrevista a Iñaki Sarasketa, el etarra que acompañaba a Extebarrieta cuando asesinó a Pardines. Su presencia (la de Txabi) -declaraba- -se había dejado sentir en ETA desde que en la V Asamblea, que presidió y dirigió, pasó al comité ejecutivo En otra entrevista publicada años después, Sarasketa relataba las circunstancias que precedieron al asesinato de Pardines y lo nervioso que estaba su compañero. Eustakio Mendizábal, Txikia da nombre a calles de varios municipios, entre ellos Guecho y Lejona. Tras su muerte en enfrentamiento con la Policía, ETA le homenajeó llamando Txikia al comando que asesinó a Carrero. El testimonio de Sarasketa Marian Beitialarrangoitia, alcaldesa de Hernani, en la puerta del Ayuntamiento TELEPRESS Militancia probada La mayoría de los terroristas que aportan su nombre al callejero etarra dejaron, antes de morir víctimas de su propio odio, numerosos testimonios que demuestran que en ningún momento se arrepintieron de su trayectoria criminal J. PAGOLA S. SANZ MADRID. Documentos internos, comunicados públicos, testimonios directos, investigaciones policiales, incluso una autobiografía... Las numerosas pruebas que certifican la pertenencia a ETA de los terroristas que dan su nombre a calles, plazas y parques de algunas localidades del País Vasco y Navarra permanecen a disposición de los magistrados que quieran terminar, de una vez, con el oprobio a tantas víctimas. Agravio consentido por la actitud cómplice de alcaldes nacionalistas y filoetarras. El 2 de abril de 1981 ETA difundió, a través del periódico Egin un comunicado en el que reconocía que José Manuel Aristimuño, alias Pana muerto el 29 de marzo en un enfrentamiento mantenido con la Policía en Vitoria, era militante de la banda. En la nota, la banda le rendía homenaje, porque había dado su vida por los derechos de Euskal Herria El tal Pana da nombre, para vergüenza de las autoridades municipales y humillación de las víctimas, a un parque infantil ubicado en Hernani. Su alcaldesa, Maite Beitialarrangoitia, la que expresó en un acto público de ANV aquel os queremos dirigido a los asesinos de la T- 4, se ha negado, cómo no, a retirar la placa que recuerda al pistolero. No importa que se lo hayan pedido los familiares de sus víctimas. Por ello, la alcaldesa filoetarra declara este lunes como imputada ante el magistrado Fernando Grande- Marlaska. También deberá declarar como imputado el alcalde de Arrigorriaga, Alberto Ruiz de Azua, del PNV por permitir, pe, se al requerimiento de la Asociación Dignidad y Justicia y al clamor de las víctimas, que la plaza de este municipio vizcaíno siga ensuciándose con el nombre de Argala antiguo dirigente de ETA. La mayor prueba de su pertenencia a la banda terrorista la aporta su propio autobiografía. En ella, José Miguel Beñarán, Argala relata que se me planteó la entrada en ETA, y acepté Mi pertenencia a ETA me permitió profundizar más en el conocimiento de la cuestión nacional y su relación con la lucha de clases escribe este etarra, integrante del comando Txikia Varios municipios del País Vasco llevan el nombre de Txiki y Otaegi como homenaje a los etarras Juan Paredes Manol y Ángel Otaegi, fusilados el 27 de septiembre de 1975, en los estertores del régimen franquista. Cuando la Asociación Dignidad y Justicia reclamó al ayuntamiento de Echebarri que retirara la placa que da el nombre de ambos etarras a una de sus calles, el alcalde, Pedro Lobato Flores, exigió la sentencia por la que habían sido condenados. ¿Acaso le ofrece credibilidad al regidor la sentencia elaborada en un juicio sumarísimo por un consejo de guerra, que le impuso la pena de muerte a Txiki y Otae- Txabi y Joseba Etxebarrieta Lejona (Vizcaya) y otros El juez Santiago Pedraz solicitó hace unas semanas a DyJ el acta del Pleno celebrado en verano de 1979 donde se acordó poner el nombre de Txabi y Joseba Etxebarrieta a una calle del municipio vizcaíno. El magistrado también podría ahora tomar declaración al alcalde de la localidad, Eneko Arruebarrena (PNV) Mientras el colectivo de víctimas está a la espera de una primera comunicación desde la Audiencia Nacional sobre las querellas contra los primeros ediles de Durando, Extebarri, Tolosa y Etxarri- Aranaz (Navarra) La placa de Cizúrquil ya fue retirada, pero DyJ sigue la acción penal contra su alcaldesa, María Angeles Lazcano (PNV) La confesión probatoria ABC. es Especial sobre la banda terrorista ETA y sus cómplices en abc. es Se me planteó la entrada en ETA, y acepté afirma en su autobiografía Argala el terrorista que da nombre a una plaza de Arrigorriaga