Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 30 s 5 s 2008 VIERNES deESTRENO 95 La ronda de noche Reino Unido 2007 138 minutos Género- -Drama Director- -Peter Greenaway Actores- -Martin Freeman, Emily Holmes, Eva Birthistle El contrato del pintor ANTONIO WEINRICHTER El pobre Peter Greenaway ha perdido la escasa credibilidad que tenía con la parroquia ci- néfila con su desventurada y megalomaníaca obra multimedia Las maletas de Tulse Luper cuyas sucesivas entregas han ido cayendo en el limbo. En La ronda de noche invierte la dirección de su educada y culterana mirada, dirigiéndola no hacia el post- cine sino hacia ese venerable antecesor de las artes visuales que es la pintura: Rembrandt, nada menos, y su cuadro más famoso, del que toma su nombre la película. No estamos ante un biopic al uso (la sóla sugerencia sería insultante para Greenaway, que desprecia el cine convencional tanto como éste a él) sino ante una más bien atractiva y decididamente posmoderna mezcla de modos de representación, como es marca de la casa: una serie de bloques toman la forma de tableaux vivants (algo obligado en una película de cine- pintura) otros adoptan una dramaturgia ligeramente más convencional (los personajes se hablan entre sí y no a cámara) y en otros, en fin, quizá los más hermosos, es el propio pintor quien se dirige al espectador y le cuenta su pródiga vida amorosa. En la línea de la película que le lanzó, El contrato del dibujante Greenaway introduce un elemento conspirativo en la confección del cuadro: los juegos de poder de los nobles de Amsterdam que pugnan por salir en él. Y es que ninguna representación es inocente; y ninguna lo es menos que una película de Greenaway, que se muestra en su elemento en el terreno de su primera vocación, la pictórica, y nos depara una de sus películas recientes más accesibles. Una escena de la película La ronda de noche basada en el cuadro de Rembrandt ABC Greenaway se siente incomprendido y un cineasta avanzado para su tiempo Alejado de sus propuestas multimedia de anteriores películas, estrena La ronda de noche donde aborda la vida profesional y sentimental del pintor holandés Rembrandt VANESSA JOB VALLE MADRID. Las imágenes sobrepuestas, los planos que se dividen y la propuesta multimedia que abandera el cineasta Peter Greenaway quedaron- -por ahora- -a un lado en la película que estrena hoy, La ronda de noche Después de la insípida recepción que tuvo Las maletas de Tulse Luper en el público, el inquieto cineasta se sintió incomprendido y regresó con una película ortodoxa, que significa el retorno a su punto de partida como cineasta. El director de El cocinero, el ladrón, su mujer y su amante considera que Las maletas de Tulse Luper fue un proyecto demasiado avanzado para su tiempo y poco valorado Por eso optó por intercalar en su carrera películas inovadoras con algunas más tradicionales que puedan gustarle al público. Explica que los espectadores tuvieron problemas para digerir la película, porque hay resistencia ante el fenómeno de interactividad. Estoy dejando a las audiencias atrás, por eso tengo que empujar y luego regresar dice. A diferencia de The Pillow book u otros de los trabajos del británico, La ronda de noche no es una obra inundada de efectos especiales ni de una narrativa singular, pero es una historia bien contada en donde plasma su visión histórica de la vida profesional y romántica del pintor del siglo XVII Rembrandt, interpretado en la cinta por Martin Freeman. La película se ambienta en el año 1642, cuando el pintor holandés creó, por encargo de su mujer, el cuadro The Night Watch La historia escrita y dirigida por Greenaway aborda los misterios que rodean a la pintura como la conspiración de un asesinato. La Ronda de Noche es una obra cinematográfica que parece arrancada de las paredes de un museo, en donde la iluminación y la composición de las imágenes son como una serie de hermosas pinturas que se disfrutan a lo largo de los 138 minutos que dura el filme. La fotografía de Reiner van Brummelen es realmente sobresaliente y en conjunto la película es una magnifica visión de la sociedad de Amsterdam durante la Edad de Oro de Holanda. Me interesó abordar la vida de Rembrandt porque él, como el cine, son unas máquinas de sueños. La película es un homenaje a este particular hombre que es el pintor de mayor éxito en el mundo occidental desde el Renacimiento, y la razón es que hasta ahora nos identificamos con sus cuadros dice Greenaway, quien a temprana edad quería ser pintor. A cuatrocientos años del nacimiento de Rembrandt, para Greenaway es un artista vigente por ser un republicano, un demócrata, feminista, antixenófobo, freudiano- -fue el primero en plasmar emociones interiores- -y muy posmoderno, pues no juzgaba a nadie. Pero lo más importante, -dice Greenaway- -es que era un maestro de la luz, y el cine es el arte de la manipulación de la luz. Si Rembrandt viviera sería cineasta. En la película se ve un poco de esta vocación. Siempre está iluminando a la gente, dirige la escena y los encuadres Como en otras ocasiones Greenaway muestra una faceta pesimista frente a su oficio y repite que el cine está muerto. Le pone como fecha de defunción el mes de septiembre de 1983, cuando a las casas llegaron los televisores con mando a distancia. A pesar de eso, tengo el optimismo de seguir practicando con el cine, porque tiene que redescubrirse dice convencido de que el lenguaje cinematográfico está desperdiciado. Cree que el séptimo arte desaparecerá en diez años a consecuencia de la innovación de las nuevas tecnologías. La esperanza es que el cine remedie su error de basarse en el texto y no en las imágenes. Esto es una desventaja a un arte de tan sólo 113 años, frente a los más de 8.000 años de la pintura europea Greenaway, el provocador El cineasta trabaja actualmente en una nueva producción llamada Goltizius que abordará un tema provocador: la relación entre la religión y el sexo. Serán seis cuentos eróticos como la historia entre Adan y Eva. Se contarán todas las perversidades de las religiones adelanta Greenaway, quien se propone iniciar el rodaje el próximo mes de septiembre en Sao Paulo (Brasil) para estrenar en el 2009. Habrá dos manifestaciones de esta película, un plan do- cumental con cosas novedosas y uno más tradicional, pero que tampoco podría decirse que es convencional comenta a ABC. Además, el cineasta tiene otro guión sobre los cuentos de la infancia, donde cuenta historias de princesas, pero que tienen deseos sexuales. Con una sonrisa pícara se atreve a decir que princesas como la bella durmiente no despertaron sólo con un besito Más información sobre la película: www. nightwatchingthefilm. com