Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 30- -5- -2008 Una exposición descubre El Retiro con las imágenes del archivo histórico de ABC 55 Dos cajas de puros a 500 euros por hacer la vista gorda El 6 de febrero de 2008 Carlos y otro agente mantienen una conversación en la que ambos comentan las inspecciones sobre un establecimiento hostelero de su confianza, cuyo dueño es Mariano. Dicho local fue inspeccionado por funcionarios de la Policía Nacional adscritos a la Comisaría Local de Coslada, proponiendo una sanción al carecer de las licencias oportunas. Carlos y el otro agente muestran su indignación por que la Policía Nacional realice estas prácticas y que el Jefe (Ginés) no se plante. Ambos lamentan la situación a la que tendrá que hacer frente Mariano, que tras haber llevado dos cajas de puros de 500 euros cada una al Jefe se tiene que enfrentar a esta propuesta de sanción. No le voy a tocar los huevos en verano, ¿sabes? dice el agente Pasar primero por vicaría Durante la misma conversación, el segundo agente le cuenta a Carlos que Julio, el de Velilla, el de la tocha, se ha pasado en una limusina llena de pibas, queriendo entrar en el Big Factory y le han dicho que no, que tiene que pasar primero por vicaría primero tiene que pasar para hablar con el Jefe Ambos coinciden en que tienen que darle caña. Me llamó el jefe cuando estaba zumbando Carlos habla con otro agente de la Policía Local, Ángel Luis. Éste afirma que el otro día se encontraba zumbando con una puta y le llamo el Jefe invitando a la mujer a que respondiera al teléfono. Carlos le advierte de que tenga cuidado para que ellas no vean el fusco (pistola) dado que ...si les dices que estás trabajando... hay que tratar a las chicas: ¿Sabes lo que significa ser chulos? Hay que ser chulos y convincentes. Con éstas hay que ir de chulos. Eso es lo que tienes que transmitir. Que allí manden tus cojones Paralelamente a los pinchazos, la vigilancia policial desveló cómo un vehículo de las Bescam, con dos policías uniformados dentro- -uno de ellos era Carlos- se detenía ante cuatro prostitutas. Y sobre chicas hay más conversaciones. El 9 de febrero, Carlos comunica con varios de sus compañeros, manifestando cómo se han hecho con varias chicas de compañía para preparar una movida Carlos- -continúa el sumario- -conversa con Fernando y con Mario, a los que dice que pueden llevarse una para él y puede traerse otra chica, aunque dándole 30 euros Pero los dos se niegan a pagar: No pagues, que yo no quiero ese rollo y No les des ná son sus respuestas. Son más las veces que se ve a Carlos y algunos de sus hombres con chicas de alterne. Chicas, dos de ellas, que protagonizan una pelea en el polígono de Vicálvaro donde hacen la calle, a cuenta de su espacio para trabajar. Recurre a él uno de los chulos rumanos, Catalin A. quien hasta no hacía mucho tuvo a su propia mujer haciendo la calle. Una mujer se queja de que Catalin le pida dinero. Carlos así se lo transmite al proxeneta. Para evitar situaciones indeseables -como en la que se encuentran a día de hoy- Carlos le recomienda que le pida dinero a la chica, pero que, si esta se niega, no la presione más. Sobre la pelea entre las meretrices rumanas, Carlos le dice a uno de sus colegas Maison Son cosas de putas Una banda con subgrupos Capítulo dos: drogas y extorsión a empresarios. Una conversación del 3 de febrero de este mismo año relata cómo algunos compañeros de Carlos Fernando, Pipi, el Calvo y Javi -han acudido al local de alterne Bisu. Le piden a una persona vinculada a ese establecimiento que acudían a él para conseguir farla (cocaína) El hombre se llega hasta Vicálvaro, compra un gramo y paga 60 euros, pero cuando regresa al club, ninguno de los amigos de Carlos quedaba allí. Éste le tranquiliza: No te preocupes, yo se lo daré el gramo de droga y te lo pagaré En una segunda conversación con el empleado del club, Carlos justifica el comportamiento de sus amigos, especialmente, de Fernando: Es un tío de puta madre, pero cuando empieza a ponerse o necesita la farla ya no piensa en nada, se desmadra Por esas fechas se prepara una comida en un restaurante cosladeño, a espaldas de Ginés, con quien, de un tiempo a esa parte, las relaciones con Carlos no son muy buenas. El que había sido su mano derecha no invita al Jefe a la comida, pero tampoco da muestras de que le importe que se entere de que exista, aun a toro pasado. Sobre Ginés dice que es como la relación con las mujeres: Cuanto más le pegas y peor la tratas, más te quiere La idea de la comida es reunir a la banda de El Bloque captar a nuevos miembros y preparar un viaje al Gran Premio de Jerez. En un correo electrónico se indica que deberían hablar que cuatro o cinco personas no pueden dirigir un grupo de veinte y tendrían que hacer subgrupos, y cada uno debería apadrinar a dos, manteniendo una importante conexión entre los pilares Aparece en las grabaciones la charla de Carlos con un comerciante chino cosladeño, que le pide que le apriete las tuercas a otros comerciantes de su nacionalidad, para neutralizar la competencia. Pasas por allí... Alcohol, qui- LAS PERLAS DE CARLOS Tú no eres nadie, estás sola trabajando aquí y no sabes lo que es enfrentarte a la Policía (a una prostituta) Es un tío de puta madre, pero cuando empieza a ponerse o necesita la farla, ya no piensa en nada, se desmadra (sobre un policía local) Es como con las mujeres, cuanto más les pegas y peor las tratas, más te quieren (sobre su relación con Ginés) La que te da, te da; la que no te dé y... no quisiera darte, no la... obligues, porque, eh... puedes luego... ya sabes (con un rumano sobre el cobro a prostitutas) Va a ser un buen momento para comentar que esta gente se sientan plenamente integrados en El Bloque (sobre nuevos agentes) Estoy en la puerta del garaje, pasamos juntos y, ya abajo, podemos sacar todas las cosas sin que nos muerda nadie (sobre un nuevo coche de alta gama) tas alcohol. Cuando abierto sic quítalo y múltalo, mejor tú sabes. Y así después de las diez, cuando vender alcohol, multa grande y así puedo quitarlo le propone el chino, y Carlos muestra su acuerdo Jorge, el de los kilómetros Paralelamente a todo este lumpen policial y supuestamente corrupto, según el sumario, una de las actividades de Carlos Martínez Gil es la adquisición en connivencia con terceras personas de vehículos de alta gama en el extranjero, viciada explica la Udyco, pues de manipula el cuentakilómetros Ahí es donde aparece otro personaje, secundario, Jorge, el de los kilómetros con quien queda Carlos para manipular el registro de cuentakilómetros del BMW 320 que ha traído de Alemania. En agosto de 2006, el coche tenía 37.400 kilómetros, según un amigo de Carlos; éste dice que tenía 115.000 y que lo ha dejado en 91.000. Paralelamente, en una página de internet, figura un anuncio de un tal Juan González con uno de los números de móvil que utiliza Carlos. Uno de los investigadores le llamó y confirmó que la voz era la del sospechoso. En el anuncio, además, se expresaba: Última revisión hecha hace 3.000 kilómetros en concesionario oficial BMW Finalmente, el 7 de febrero, Carlos da indicaciones a su mujer para que compre una tarjeta de teléfono, aportando una fotocopia para que conste como titular una persona distinta al usuario y un domicilio falso siempre según el sumario. Denuncia de una de las prostitutas incorporada al sumario