Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 30 s 5 s 2008 INTERNACIONAL 37 España dejará de emplear las bombas de racimo en las próximas semanas El Gobierno trabaja para declarar pronto una moratoria y hará un plan para destruir sus arsenales antes del plazo fijado s Alemania aplicará el tratado de inmediato LUIS AYLLÓN MADRID. El Gobierno está trabajando para declarar lo antes posible una moratoria en el empleo de la bombas de racimo, sin esperar a los plazos fijados por el tratado internacional que prohíbe el uso, la fabricación y el almacenamiento de este tipo de munición y que fue acordado el pasado miércoles n la Conferencia de Dublín por 109 países, según informaron a ABC fuentes del Ministerio de Exteriores. Ayer, el titular del departamento, Miguel Ángel Moratinos, expresó la satisfacción del Ejecutivo por el acuerdo y manifestó que el uso de las bombas racimo es un acto totalmente inhumano Las mencionadas fuentes indicaron que, previsiblemente, en las próximas semanas se pueda declarar esa moratoria, lo que supondría que España dejaría de utilizar las bombas de racimo antes de la fecha prevista en el tratado e incluso antes de que pueda comenzar a ser ratificado a partir de su firma en Oslo el 2 de diciembre. Una vez ratificado por 30 Estados entrará en vigor. Por su parte, España también elabora un plan para destruir los arsenales de bombas de racimo con que cuenta actualmente, con idea de concluir antes del plazo previsto en el tratado. Según éste, la destrucción de los arsenales debe hacerse lo antes posible y nunca después de pasados ocho años a partir de la ratificación. Documentos oficiales consultados por Europa Press revelan que España destinó en los últimos cuatro años un total de 3,18 millones de euros a procesos de compra y mantenimiento de bombas de racimo. En concreto, durante la pasada legislatura, el Ministerio de Defensa aprobó tres contratos de adquisición bombas de racimo de los modelos BME- 330 y MAT- 120 y un cuarto expediente de mantenimiento de este tipo de municiones, todos ellos adjudicados a las empresas españolas Instalaza y Explosivos Alaveses, por procedimientos negociados sin publicidad. El primer contrato, para el mantenimiento de bombas BME- 330, fue adjudicado a Explosivos Alaveses el 28 de diciembre de 2004, por 799.998 euros. El 29 de noviembre de 2005, Defensa aprobó un contrato de 1,49 millones de euros para la compra a Instalaza de bombas de racimo MAT- 120, citándolas como granadas de mortero de 120 milímetros con 21 submuniciones En agosto de 2006, se firmó otro contrato de 447.300 euros con Explosivos Alaveses, para mantenimiento de las BME- 330, Por último, el 19 de septiembre de 2006, se autorizó la compra a Instalaza de bombas de racimo MAT- 120, catalogadas en el expediente como 500 granadas de mortero de 120 milímetros sin especificar que se trata de municiones con 21 submuniciones. Piratas somalíes secuestran dos barcos más en las costas del este africano ABC MOGADISCIO. Dos barcos más fueron apresados ayer cerca de la costa de Somalia en lo que parece ser el segundo caso de secuestro pirata en menos de una semana, según informó un oficial de la marina keniana. La Asistencia Marítima del Este de África confirmó que el secuestro ocurrió durante la mañana del pasado miércoles en aguas internacionales, sin precisar que tipo de bandera tenian los barcos y de que nacionalidad son los tripulantes. El pasado domingo un barco holandés también fue secuestrado por piratas sin que las autoridades somalíes hayan podido liberarlo. Una docena de naves han sido secuestradas en aguas de Somalia en lo que va de año. Este fuerte aumento ha convertido a estas costas en uno de los lugares más peligrosos del mundo. Los secuestros por piratas suelen terminar con la liberación de la nave a cambio de un fuerte rescate. Otros países, como Alemania, ya han anunciado su decisión de aplicar de inmediato la suspensión. Los principales productores y usuarios de este tipo de armamento- -Estados Unidos, Rusia, China, India, Pakistán e Israel- -no participaron en la reunión de Dublín y no suscribirán el tratado. Alemania se adelanta En los últimos cuatro años nuestro país gastó 3,18 millones de euros en comprar y mantener este tipo de munición