Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL VIERNES 30 s 5 s 2008 ABC Olmert se queda solo en su lucha por seguir como jefe de Gobierno Tzipi Livni pide al Kadima que se prepare para todo, incluidas las elecciones ADRIANA PUERTA SERVICIO ESPECIAL JERUSALÉN. La presión contra el primer ministro israelí, Ehud Olmert, para que abandone su cargo aumentó ayer de forma dramática después de que la ministra de Exteriores, Tzipi Livni, pidió a sus correligionarios del partido Kadima que se preparen para cualquier eventualidad, incluida la convocatoria de elecciones Las declaraciones de Livni, segunda en el Gobierno, causaron impacto en la sociedad y en Kadima, el partido que Olmert lidera y al que pidió antes más tiempo para probar su inocencia en la investigación policial por corrupción. La mayoría debe involucrarse en la elección de la dirección. Esto nos permitirá recuperar la confianza en nuestro partido agregó Livni, la persona que cuenta con más opciones para ocupar el puesto de Olmert si abandona el poder. El empresario estadounidense Moris Talansky desató el martes una serie de reacciones que aún no ha concluido cuando dijo que entregó a Olmert alrededor de 150.000 dólares para pagar cuentas de su campaña electoral pero, sobre todo, para gastos personales que incluyen cenas, vacaciones y viajes en primera. El primero en pronunciarse de forma categórica fue el ministro de Defensa, Ehud Barak, quien dijo el miércoles que Olmert debe alejarse del Gobierno ya que es difícil que en estos momentos pueda atender al mismo tiempo asuntos tan delicados del país como la seguridad mientras intenta probar su inocencia. Aunque Olmert continúa con su agenda y se aferra a su cargo, la mayoría de la opinión pública le da la espalda y los dos ministros más importantes de su Gobierno, Barak y Livni, le retiraron su apoyo, según los pronunciamientos de las últimas horas. Asimismo, el canal 2 de la televisión divulgó ayer los resultados de una encuesta, según la cual el 62 por ciento de los israelíes está de acuerdo con anticipar las elecciones. El ministro de Seguridad Interna, Avi Dichter, también anunció ayer su intención de presentarse para reemplazar a Olmert en la dirección del partido y dijo que no puede haber un primer ministro a tiempo parcial. Olmert y el Gobierno tienen que sentarse y tomar una decisión A estas declaraciones se suman las de Barak, quien dijo ayer por la tarde que el primer ministro y las diferentes facciones tienen que tomar decisiones. Si ellos no lo hacen, nosotros los haremos Ante la salida de Olmert, los analistas mencionan la posibilidad de un gobierno de unidad entre el partido Likud, que lidera el ex primer ministro Netanyahu, y Kadima. La ciudadanía le da la espalda Aseel Al- Awadhi, durante la entrevista el martes con ABC en la Universidad de Kuwait Vivimos en casas modernas, pero la mentalidad es tribal Tras la constitución de un nuevo Gobierno en Kuwait, la candidata más votada, Aseel Al- Awadi, alerta sobre el auge islamista TEXTO Y FOTO BORJA BERGARECHE ENVIADO ESPECIAL KUWAIT CITY. Un nuevo ejecutivo, con dos ministras laicas a bordo, juró sus cargos el miércoles ante el primer ministro kuwaití, el jeque Nasser Al- Mohamed Al- Sabah, tras más de diez días de negociaciones para formar Gobierno después de las elecciones parlamentarias celebradas en el pequeño emirato pérsico el pasado 17 de mayo. Kuwait- -el sexto exportador de petróleo del mundo- -es el único caso entre las prósperas monarquías hereditarias del Golfo con un parlamento electo al que, además, pueden concurrir mujeres como candidatas desde que, en mayo de 2005, aprobó la cámara el sufragio femenino activo y pasivo. Aseel Al- Awadhi es la candidata que más cerca ha estado de hacer efectiva esta posibilidad. A pesar de que las mujeres constituyen el 57 por ciento del censo electoral, ninguna de las 27 candidatas que se presentaron el pasado día 17 logró un escaño, como tampoco ocurrió en las legislativas de 2006. En nuestra contra jugó el extendido rumor de que ninguna mujer tenía oportunidad de salir elegida y que, por tanto, darles el voto era un desperdicio explica Al- Awhadi, una mujer menuda de 38 años con más de dos décadas de experiencia política a sus espaldas y una apabullante claridad intelectual. Con 16 años empecé a interesarme por la política, y mis padres se asustaron. Se oponían a mis inquietudes, y mi padre intentó prohibirme seguir adelante. Pero me dio igual. Ahora, tanto mis padres como mis hermanos me apoyan y creen que, con mi preparación, tengo un papel que jugar en la sociedad explica la primera mujer en la historia de Kuwait en haber figurado en las listas de un grupo político (los partidos están prohibidos por la Constitución de 1962) la Alianza Democrática Nacional, de corte progresista, en la que milita desde los 18 años. Hace dos años que regresó a su país, tras haber pasado nueve en EE. UU. donde obtuvo el doctorado en ciencias políticas por la universidad de Texas. Enseña pensamiento crítico y ética en la facultad de Medicina de la Universidad de Kuwait, un centro en el que- -como en todos los del país- -la cafetería y las aulas están segregadas entre hombres y mujeres. Es verdad que las mujeres gozamos de más derechos que en otros lugares de la región, pero en Kuwait no hay igualdad de trato entre los dos sexos afirma con convicción. La gente es muy conservadora, y muchos simpatizan con los islamistas orientación que comparten 22 de los 50 miembros del nuevo parlamento. La misma Al- Awadhi- -contra quien pesaba una fatua o decreto religioso que juzga antiislámico dar el voto a una mujer, y más si ésta no se cubre con un velo- -peleó durante toda la noche electoral con un líder islamista por el décimo escaño en juego en su distrito, para terminar en undécima posición, el mejor resultado obtenido por una mujer en las últimas elecciones. Después me dijeron que, en un momento dado, lloró al pensar que una mujer le iba a quitar el escaño recuerda. Lubna A. Alkazi, profesora de políticas en la Universidad de Kuwait, detecta desde 2006 un fuerte incremento en la participación de los jóvenes y de las mujeres en las campañas electorales y destaca que la autorización para utilizar gratis los colegios y los anfiteatros para los actos de campaña han hecho la competición política más accesible para las mujeres, y para la ciudadanía en general ¿Son libres las elecciones? Sí, aunque la influencia de las afinidades tribales y familiares está ahí explica Alkazi. Al- Awadhi es más severa en su juicio. Esto no es una democracia real, no se puede tener una democracia cuando las decisiones se basan en la pertenencia religiosa o familiar. Vivimos en casas modernas, pero la mentalidad y la estructura social siguen siendo tribales. Y así, aunque introduzcamos instituciones representativas, lo que se obtiene es un sistema autoritario e islamista que llamo tribal- cracia denuncia. Tribal- cracia kuwaití La ministra Tzipi Livni, durante un foro ayer en Jerusalén AP Las mujeres kuwaitíes gozamos de más derechos que en otros países del Golfo, pero no hay igualdad de trato entre sexos