Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 CULTURAyESPECTÁCULOS JUEVES 29 s 5 s 2008 ABC El cine español sale a la venta, pero las cifras de 2007 son secreto de sumario F. MARÍN BELLÓN MADRID. La sede de la Academia de Cine acogió ayer la presentación de Madrid de CineSpanish Film Screenings, escaparate con el que espera vender las películas españolas en los mercados de todo el mundo. Del 8 al 10 de junio, 145 compradores de 37 países y cerca de cuarenta periodistas extranjeros tendrán la oportunidad de catar las excelencias de nuestra cinematotrafía, incluidos algunos títulos, como Manolete que aquí todavía no han saltado al ruedo. El presidente de los productorse españoles, Pedro Pérez, afirmó que después de dos ediciones no sólo el evento se ha consolidado, sino que estamos ya en el calendario de los compradores internacionales de cine Pérez, no obstante, eludió sin demasiados circunloquios la pregunta sobre las cifras del año pasado: No las tenemos, porque muchas de ellas pertenecen a secreto de sumario Acto seguido, volvió a arremeter contra el cáncer de la piratería que este año lleva camino de acumular en España 600 millones de descargas ilegales de películas. El daño es letal insistió. El presidente de Fapae añadió que es una tristeza que estemos entre los seis países que más piratean del mundo La situación de España es casi tercermundista afirmó. Y como muestra de la preocupación del cine español por lo que considera su principal lacra, uno de los puntos fuertes del programa de Madrid de Cine es una mesa redonda moderada por Manuel Gutiérrez Aragón, en la que se debatirá sobre estos modernos bucaneros del ciberespacio. La cita es el lunes, día 9. En el acto también estuvieron presentes Fernando Lara, director general del ICAA; Jaime Montalvo, director general de promoción del ICEX; Arturo Fernández, presidente de CEIM; Ignacio Fernández, consejero delegado de la empresa municipal Promoción de Madrid, y Carlos Baztán, coordinador general de las Artes del Ayuntamiento de Madrid. No asistió, en contra de lo anunciado, la presidenta de la Comunidad madrileña, Esperanza Aguirre, a quien sustituyó Fernando Merry del Val, su consejero de Economía y Consumo, quien destacó que Madrid asume el 57 por ciento de todo el empleo audiovisual de España. Salvat- Papasseit, oficio de poeta Jordi Virallonga publica en versión bilingüe la Poesía Completa de Joan Salvat- Papasseit (1894- 1924) pionero de las vanguardias peninsulares y precursor de la generación del 27, un poeta que redondeó su obra ante la inminencia de la muerte POR SERGI DORIA BARCELONA. Fue un viernes de agosto de 1924. Un ataúd en la iglesia de Santa María del Mar. Joan Salvat- Papassseit, 28 años, muerto de tuberculosis. Le despedía el olor a ultramarinos del mercado del Borne, con sus mayoristas de especias y los colmados de café torrefacto. En un poema, ya póstumo, El oficio que más me gusta versificó la vanguardia con aires de la canción tradicional. La lírica de los carpinteros, herreros, calafates del puerto, pintores y albañiles. La mecánica del oficio moderno y el rumor de los gremios medievales. Esa fusión que J. V Foix formuló en Me gusta, por azar, errar por las murallas aquel soneto que abrochaba un verso programático: Me exalta lo nuevo y me enamora lo viejo Salvat- Papasseit sabía qué era el oficio de la obra bien hecha. Había nacido el 16 de mayo de 1894. Huérfano de padre, un fogonero de barco mercante muerto en trágico accidente, su infancia transcurrió en el Asilo Naval Español de Barcelona. Para mantener a la madre viuda, el joven Salvat- Papasseit empezó a conocer oficios: droguero, ayudante de un taller de esculturas religiosas... A los diecisiete años su conciencia social entroncaba con el anarquismo y las lecturas de Ibsen, Nietzsche y Gorki. El escritor ruso inspiró un pseudónimo, Gorkiano, con el que rubricó artículos combativos que reunió en su primer libro: Humo de fábrica. Corría 1918. Tiempos de revolución y vanguardia. De ateneos enciclopédicos y amalgamas lectoras. Salvat- Papasseit trabaja de librero y comienza a tocar los caligramas. Nuevos referentes: Marinetti, Apollinaire. La devoción ibseniana le lleva a publicar una revista de vanguardia artesanal, Un enemic del poble (Un enemigo del pueblo) y se casa en la iglesia de la Barceloneta con Carmen Eleuterio. Comenzaba un sexenio creativo y trágico. El último tramo de una vida y el fermento de una obra inolvidable. Los motivos marítimos y el futurismo redentor inauguran su corpus poético. En 1919 publica Poemas en ondas hertzianas. Cultiva la agitación cultural en Contra los poetas en minúscula y en 1920 alumbra el primer manifiesto futurista catalán. Si nos detuviéramos aquí, Salvat- Papasseit, quedaría en un epígono más de los ismos que conmovieron la Europa de entreguerras. Pero nos encontramos ante un poeta en mayúscula, que ve cómo la vida se le escapa por los pulmones tísicos; como Proust o Kafka, lucha contra reloj para redondear una obra inmarcesible. Había dicho Xènius en sus glosas que lo que no es tradición es plagio Salvat- Papasseit partió de la vanguardia para acondicionar el alma de la tradición a un siglo deshumanizado. La canción de arrabal resuena en El irradiador del puerto y la gaviotas (1921) y su humanismo da un poema fundamental: Nada es mezquino Un canto a beber cada instante, antes de que se filtre entre los mimbres de los días. En 1922, resurge el poeta político De la vanguardia a la tradición Joan Salvat- Papasseit en Las conspiraciones y la mística alumbra La gesta de la estrellas, pero al final, se impone el amor erótico de El poema de la rosa en los labios, releído hasta el agotamiento (editorial) por varias generaciones. El poeta seriamente enfermo busca el aire en el sanatorio de Fuenfría, en el Guadarrama, y los Pirineos. Envía postales a las hijas y deja bajo la almohada el manuscrito de Osa menor, su poemario póstumo. Se lo dedicaba al pintor y amigo Xavier Nogués. Había ido por el mundo enfebrecido, recordará Josep M. de Sagarra, con aquella figura que sólo mantenía la piel y el hueso y se aguantaba porque lo quería Dios, con aquella voz oscura, medio apagada, pero ardiendo todo él en ABC Enfebrecido por el mundo Mesa redonda sobre piratería Nada es mezquino Nada es mezquino ni hora alguna es ingrata, ni es oscura la suerte de la noche. Y la rosada es clara que el sol sale y se encanta y ansía el baño: pues se refleja en el lecho de todo lo creado. Nada es mezquino, y el rico como el vino y la mejilla colorada. Y la ola del mar siempre ríe, Primaver de ivierno- -Primavera de estío. Y todo es Primavera: y toda hoja verde eternamente. Para Josep Obiols Nada es mezquino, pues los días no pasan; y no llega la muerte ni si la habéis suplicado. Y si la habéis suplicado os disimula un foso pues para renacer necesitáis morir. Y no somos un llanto sino una fina sonrisa que se esparce como trozos de naranja. Nada es mezquino, porque la canción canta en cualquier cosa. -Hoy mañana y ayer deshojará la rosa: y la virgen más joven será madre también. la llama irrevocable del espíritu Su poesía no ha perdido pasión y verdad. La cantaron Montserrat Caballé, Serrat, Ovidi Montllor o Toti Soler. En 2006, el poeta y profesor Jordi Villalonga recibió la propuesta de traducirla al castellano y vio cierta relación con el Alberti de Cal y canto: Se mueve entre los modelos rupturistas y la vuelta a los modelos tradicionales, como pasará también en la poesía española de los años veinte Caligramas y extranjerismos maridan con canciones populares y haikus... SalvatPapasseit ha pasado de tener su obra agotada o dispersa, a la Obra Completa de Carme Arenas para Galaxia Gutenberg y esta Poesía Completa bilingüe de Virallonga para La Poesía, señor hidalgo. No resulta fácil traducir un verso que combina neologismos y arcaísmos y articula un ritmo que un vocablo mal calibrado podría vulnerar. No es el caso de Virallonga. Escuchemos el Nocturno para acordeón Vosotros no sabéis qué es vigilar madera en el muelle. Ni sabéis la oración de los faroles de los barcos que son de tantos colores como el mar bajo el sol que no precisa velas. En el puerto de Barcelona, la estatua de un Salvat- Papasseit agigantado parece otear la lontananza. Sus versos viajarán lejos.