Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 CULTURAyESPECTÁCULOS MIÉRCOLES 28 s 5 s 2008 ABC La generación de Fernán- Gómez sembró la memoria de esa amarga posguerra Zapatero invoca a los cómicos libres al entregar a Emma Cohen, la viuda del titán de la cultura, la Gran Cruz de la Orden de Alfonso X El Sabio, en un emotivo acto ANTONIO ASTORGA MADRID. Filmoteca. Cine Doré. Interior tarde. Se alza el telón. Película: El viaje a ninguna parte Fernando FernánGómez, sentado en su silla, le rompe el tímpano por compasión a Gabino Diego, harto de que a éste le resultase imposible decir con naturalidad El maestro brama: ¡Me cago en el padre de los hermanos Lumière! Entre bocadillos de morcilla, caldo, huevo duro y plátano el niño- -al que en el colegio chinchaban como Fernando Fernández de la Fernandera -que quería ser actor como Jacky Cooper o escritor de novelas de Salgari descubría el valor moral de una profesión a la que honraría y consagraría: cómico, destino que se decidió en su casa, entre lentejas sin sustancia dentro. Ayer, el niño que creía que el cine era un lujo babilónico Fernando Fernán- Gómez, recibía la Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso X El Sabio. El presidente del Gobierno se la entregó a la mujer con la que Fernando compartió el mejor verano del resto de su vida, Emma Cohen, quien, emocionada, dijo: Gracias a todos por rendir este homenaje a la obra y a la figura de Fernando FernánGómez El auditorio, puesto en pie, dedicó una ovación interminable al patriarca, maestro, alma de los cómicos Zapatero cerró el acto con un discurso de sincero tributo a Fernán- Gómez, pero trufado de referencias a la memoria. Queríamos tanto a Fernando- -señaló- -porque en su obra hallábamos reflejadas las grandezas y las miserias de nuestra historia, porque en su manera inteligente y poética de enfrentarse a la vida teníamos la posibilidad de ver con qué noble actitud recorrimos los ciudadanos de España el arduo camino desde una posguerra triste y oscura hasta la democracia Cómicos libres dos palabras que, sostuvo Zapatero, van unidas en el caso de Fernán- Gómez de manera indisoluble. Por eso, reivindicar y recordar a Fernando es también reivindicar a los cómicos y reivindicar la libertad. Recordar a Fernán- Gómez, en quien se encarnaban muchas figuras de nuestra memoria colectiva, es recordar el talento de una generación que tuvo que sufrir una de las etapas más tristes de nuestra historia, viviendo como niños la guerra civil y después 40 años de dictadura, de merma de las libertades, de censura. Una generación, la de FernánGómez, Berlanga, Juan Antonio Bardem, Azcona, Borau, mi querido Manolo Aleixandre así aparecía escrito en el discurso de Zapatero, apellidándole igual que el Nobel Vicente Aleixandre a la que hay que reivindicar como una de las más brillantes de nuestro siglo XX. ¿Alguien se puede imaginar qué hubiera sido la posguerra española sin Fernán- Gómez, sin Azcona, sin tantos actores, guionistas y escritores que tenían que luchar diariamente contra el sinsentido de la censura? Respondió raudo Zapatero: Ellos sembraron la memoria de esa época amarga y en blanco y negro Fernando recibirá la Gran Cruz allá, en el séptimo cielo, en su silla; los demás, en el reclinatorio, aquí abajo, en el cine Doré: la esposa de Zapatero, Sonsoles Espinosa, los ministros Molina y Cabrera, y sus compañeros que le aplaudían sin cesar: Carmen Sevilla, Sancho Gracia, Fernando Trueba, María Asquerino, Ángeles González- Sinde, Miriam Díaz Aroca, Verónica Forqué, José Manuel Cervino, Álvaro de Luna, Miguel Rellán, y su hermano Manuel Alexandre, a sus 91 años, y sin í antes de la x. Arrepentimiento de Goya ABC El querido Manolo Aleixandre Tres dibujos de Goya que se creían perdidos saldrán a subasta en julio M. DE LA FUENTE MADRID. El genio torrencial y poliédrico de Francisco de Goya nunca descansaba. Para no perderse detalle de las cuitas de su corazón, de las industrias de su alma, y de los negocios del mundo, el maestro aragonés viajaba siempre con un diario encima en el que dejaba constancia de lo que sus ojos milagrosos veían, y de lo que se cocía en las entretelas de su imaginación. Así, don Francisco llenó ocho álbumes, que sufrieron distintas vicisitudes, que llevaron incluso a la desaparición de tres de esos dibujos (a los que se perdió la pista en una subasta en París el 2 de abril de 1877) que han reaparecido y que la firma Christie s subastará el 8 de julio en Londres. Estas obras surgieron casi casualmente cuando una familia suiza decidió hacer inventario de su colección. Los dibujos son Bajar riñendo El alguacil Lampiños cosido dentro de un caballo muerto y Arrepentimiento Como explicaba ayer Benjamin Peronnet, Director del Departamento de Dibujos Antiguos y del Siglo XIX de la sala de subastas estos álbumes son sólo diarios, no son esbozos de nada, sencillamente eran cosas que el pintor sentía o veía y reflejaba al instante. Además, ni siquiera hacía primero una composición a lápiz, sino que pintaba directamente con las aguadas de tinta Los dibujos todavía están montados en los mismos soportes que se hicieron para aquella subasta de 1877, en el parisino hotel Drouot. Detrás de los cada uno de los dibujos hay pegado un fino papel rosa, característica costumbre del genio de Fuendetodos. EFE El legado de Berlanga, en la Caja de las Letras del Cervantes Luis García Berlanga depositó ayer en la Caja de las Letras del Instituto Cervantes un sobre cuyo contenido no será desvelado hasta junio de 2021, coincidiendo con el centenario de su nacimiento. El legado del director de cine y guionista ocupa la caja fuerte 1.034 de la antigua cámara acorazada del Banco Central. En la imagen, el cineasta, acompañado por su hijo Jorge y la directora del Cervantes, Carmen Caffarel