Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 28 s 5 s 2008 MADRID 69 El Palacio de la Música echa el cierre a ochenta años de cine La Asociación Nacional de Amigos de los Teatros dice que es lamentable y demanda un plan especial de protección G. D. OLMO MADRID. Ochenta años después, el Palacio de la Música, afamada sala de cine de la capital, cierra sus puertas. Desaparece así un referente del paisaje y del ocio de la ciudad. El Palacio de la Música pasa así a engrosar la cada vez más larga lista de salas históricas madrileñas desaparecidas. Son multitud los madrileños que han vivido en el histórico edificio de las cercanías de la plaza de Callao esos momentos inolvidables que sólo el celuloide hace posible, por lo que no extraña que hayan surgido ya los lamentos por la pérdida de uno de los emblemas del ocio ciudadano del último siglo. Desde la Asociación Nacional de Amigos de los Teatros de España (AMITE) califican la noticia de lamentable y denuncian que desde que en el año 2003 el Ayuntamiento retiró la protección de uso cultural a las salas se inició una ola de cierres que parece no tener fin. La asociación se queja de que Madrid llegó a tener en los últimos setenta años más de 500 salas de cine y hoy no son más de 20 Para frenar esta sangría, que se ha cobrado ya víctimas tan recordadas como el Callao, el Capitol o el Avenida, AMITE demanda al Consistorio un plan especial de protección para estos históricos espacios, hoy expuestos a los avatares del agitado mercado inmobiliario. Cines como el Fuencarral fueron derribados y en su lugar se levanta hoy un bloque de viviendas, y otros de gran interés arquitectónico como el Carlos III o el Tívoli, afrontan, según AMITE, un destino similar de modo inminente. El último en extinguirse, el Palacio de la Música, fue construido nada menos que en 1926, obra del arquitecto Secundino Zuazo. El uso que recibirá ahora el edificio es una incógnita, aunque se especula con que la Fundación Caja Madrid lo adquiera para convertirlo en auditorio musical. La Gran Vía es el punto de la ciudad donde se hace más llamativo un fenómeno que está transformando los hábitos de recreo de los vecinos de Madrid. Si antaño lo corriente era acudir al centro para ver los últimos estrenos, ahora que la oferta allí se ha visto notablemente reducida, la alternativa está en los multicines de los enormes centros comerciales que proliferan en la periferia. Los tiempos están cambiando. Otras cines amenazados ahora son el Tívoli o el Carlos III, que en breve verán modificado su uso El Palacio de la Música acogió el estreno de películas clásicas, desde Gilda a El día más largo (en la imagen) ABC