Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 28 s 5 s 2008 INTERNACIONAL 39 Berlín rinde homenaje a la memoria de los homosexuales víctimas del nazismo Marcados con un triángulo rosa, miles fueron torturados y enviados a campos de trabajo RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL BERLÍN. Un bloque firme pero inclinado representa hoy a aquel mortal triángulo rosa que distinguió a los condenados. En su interior, dos varones se besan eternamente y una coraza de hormigón los protege, como nada lo hizo entonces. Un hito recuerda desde ayer en el centro de la capital alemana, que fue el San Francisco de Europa, el largo tiempo ignorado drama de los ciudadanos perseguidos y exterminados en el III Reich por su orientación homosexual, especialmente en el seno de las fuerzas armadas. Su sufrimiento sin precedentes ha quedado grabado en relieve sobre el monolito. La discriminación de quienes viven o sienten de manera diferente no tendría que tener cabida en nuestro país dijo el presidente del Bundestag al inaugurar el monumento- -con un coste de 600.000 euros- -que da réplica frente por frente al Varios curiosos, uno travestido de drag queen observan el monumento en Berlín AFP de los judíos de Europa Hebreos, gitanos, minusválidos, católicos, homosexuales y socialdemócratas fueron, más o menos por este orden, las comunidades más perseguidas por el nacional- socialismo. Desde finales del siglo XIX, el nuevo Berlín industrial y anónimo se había convertido en refugio abierto a todas las tendencias, en sus cabarets llevó a cabo Hirschfeld los primeros estudios de sexología y todavía el barrio de al Nollendorfplatz de Cabaret recuerdan aquel ambiente gay, de cuando esta palabra venía de vida alegre y lo retrataba Otto Dix. La capital dio ya en el XIX al primer paladín de los derechos homosexuales, Karl H. Ulrich. La eclosión desestructural de Weimar, en los 20, desembocó abruptamente en la moral aria y cientifista del nazismo. Parafernalia e idolatría a un cuerpo superior confirieron a éste una vidriosa ambivalencia, pero el hecho es que miles de personas fueron hostigadas por el Ejército y la Gestapo, de las que se estima que 50.000 personas fueron arrestadas y torturadas, y entre diez y quince mil enviadas a campos de concentración. Hasta 1969 permaneció en ley la persecución penal de la homosexualidad en Alemania.