Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ESPAÑA La ofensiva etarra s La red de extorsión MIÉRCOLES 28 s 5 s 2008 ABC Pedraz imputa al alcalde de Arrigorriaga por la plaza dedicada al etarra Argala S. S. MADRID. Obligado por la Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, el juez Santiago Pedraz ha imputado por un presunto delito de enaltecimiento de terrorismo al alcalde de Arrigorriaga, Alberto Ruiz de Azúa, del PNV por mantener una plaza de este municipio vizcaíno con el nombre del ex dirigente de ETA José Miguel Beñarán, alias Argala En lugar de tomarle él mismo declaración, ha pedido al juzgado de paz de Arrigorriaga que lo cite. En un primer momento, Pedraz se negó a admitir a trámite la querella interpuesta en su día por la asociación Dignidad y Justicia, escudándose en el informe de la Fiscalía, favorable a que la retirada de esta calle etarra se hiciera por la vía administrativa. Por el contrario, en un caso similar, el magistrado Fernando GrandeMarlaska decidió desde un primer momento admitir a trámite la querella y citar a la alcaldesa de Hernani, Marian Beitialarrangoitia por mantener un parque infantil con el nombre del pistolero Pana Desautorizado en su criterio anterior, ahora Pedraz pide además a la Policía Nacional, la Guardia Civil y la Ertzaintza que remitan un informe para corroborar la pertenencia a ETA de José Miguel Bañarán y su historial delictivo, así como que indiquen si en Arrigorriaga existen más plazas, calles o monumentos dedicados a etarras, vivos o muertos. Por último, Pedraz solicita al Ayuntamiento que envíe al juzgado el acta del Pleno en el que se aprobó dar el nombre de Argala a la plaza en la que se ubica el Consistorio, y que acredite si la plaza mantiene ese nombre. Gorka Aguirre alega in extremis amenazas de ETA ante su eventual procesamiento Los dos últimos testigos admiten que ellos y el imputado conocían a veteranos etarras S. SANZ MADRID. Los periodistas Gorka y Ander Landáburu cerraron ayer la lista de testigos que han comparecido ante el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón en descargo del ex dirigente peneuvista Gorka Aguirre, imputado- -junto a una veintena de personas- -por un delito de colaboración con ETA. Con esta estrategia, la defensa ha pretendido desmontar que el ex responsable de relaciones internacionales del PNV mediara en el aparato de chantaje de la banda. A partir de aquí, los abogados de Aguirre solicitarán al titular del Juzgado Central de Instrucción número cinco que revoque su imputación en el caso del denominado impuesto revolucionario Sin embargo, fuentes jurídicas coinciden en afirmar que, en principio, esta modificación resultaría difícil a tenor del tiempo trascurrido desde la apertura de las diligencias previas (las 86 98) hace una década, y del estadio procesal por el que atraviesa la causa, esto es, una fase de instrucción muy avanzada, cerca de un eventual procesamiento. Asimismo, sostienen que ahora es probable que el juez Garzón requiera al Ministerio Público que redacte un informe al respecto. Desde fuentes próximas a la Fiscalía se ha venido manteniendo estos días que ésta promoverá la imputación del antiguo dirigente peneuvista en caso de existir indicios suficientes para ello. No obstante, los abogados de Aguirre consiguieron ayer, en un gesto postrero, que se incorpo- Los periodistas Ander y Gorka Landáburu, ayer a las puertas de la Audiencia Nacional re a la causa un informe policial que incluye a Aguirre en una relación de amenazados por ETA en un nivel no prioritario (el uno sobre cuatro) Buscan así demostrar que el imputado, a su juicio, estaba desvinculado de la banda. Una versión lejos de la que se desprende de grabaciones policiales que conectan al acusado con la red de mafia etarra. Entretanto, los periodistas Gorka y Ander Landáburu declararon ante el magistrado que conocen a Aguirre desde los años sesenta, cuando sus familias coincidieron en el exilio francés. Ambos admitieron, como hicieran días atrás los testigos Xabier Arzalluz, Íñigo Urkullu y Joseba Egibar, que el imputado tuvo contacto con viejos militantes de ETA. Por ejemplo, los periodistas apuntaron que ellos, al igual que Aguirre, también veían durante esos años a veteranos etarras como Juan José Etxabe o Julen Madariaga. Frente a FRANCISCO SECO Cerca de Etxabe y Madariaga ello, aseguraron que no sabían nada sobre el nexo que pudiera unir a Aguirre con el dueño del bar Faisán de Irún (Guipúzcoa) Joseba Elosúa, en cuyo local se efectuaban los pagos a ETA, según la Policía. El antiguo dirigente peneuvista ha puesto en duda que su voz apareciera en determinadas partes de una controvertida conversación en clave entre él y Elosúa interceptada. Por ello, aceptó pasar una prueba de voz, que el instructor también podría ordenar en breve. César Alonso de los Ríos UNA CUESTIÓN MORAL o que más me está sorprendiendo de Rajoy es la incapacidad de previsión que está demostrando desde que comenzó el proceso poselectoral. Su absoluta falta de imaginación. En efecto, a lo largo de todo este tiempo hemos podido com- L probar que, en ninguno de los escandalosos episodios a los que hemos asistido, Rajoy llegó a figurarse las reacciones que podrían provocar sus iniciativas. Por el contrario, lo que se figuraba como un éxito aparecía, al día siguiente, como un fracaso. Así, la marcha triunfal hacia el Congreso de junio iba convirtiéndose día a día en un vía crucis. Si el arte de la política consiste en prever, ¿ante qué clase de artista estamos? ¿Cómo es posible que Rajoy ni siquiera llegara a sospechar las contradicciones que podrían producir sus actuaciones, sus provocaciones Posiblemente el fallo de Rajoy haya consistido en suponer en los demás una mo- ral similar a la suya. No se le pasó por la imaginación que María San Gil pudiera rechazar la ponencia política que le presentó Soria porque, de haberse encontrado en la situación de María, él habría aceptado la ponencia al saber que venía de la calle Génova. El fallo de Rajoy fue aplicar a María San Gil el rasero propio. Él habría tragado, ella no. Es posible que Rajoy conozca el texto de Robert Michels sobre la oligarquización de los partidos, pero lo que podemos deducir de su forma de actuar es que no sabe que esa corrupción de los partidos no siempre garantiza el éxito del jefe. Por ejemplo, en el caso que estamos viviendo en el PP no fun- cionan los mecanismos clásicos cuando nos topamos con los nacionalismos. Los votantes y militantes del PP son tan radicalmente contrarios a cualquier tipo de pacto con el PNV CiU, etcétera, que de nada valen los empeños de la oligarquía. Frente a esta creencia, masiva y compartida, el grupo compuesto por Rajoy, Arenas, Camps, Ruiz- Gallardón... aparece como una pandilla de impotentes. Al no haber asimilado este hecho, ni Rajoy ni sus compañeros han tenido la imaginación que habrían necesitado para no cometer tanto disparate. Michels no previó el caso de un divorcio semejante. Y es que, a veces, funciona la moral de las gentes.