Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 28 s 5 s 2008 OPINIÓN 11 ANDA QUE SI EL CENTRO ES FRAGA... tienen muy oculto, pero que fue jefa de la Sección FemeniL PP tiene 748.000 afiliados. Con carné de afiliados. na de Falange en el campamento del Castillo de la Mota. Y Pero tiene que haber por lo menos media docenita gente con un pasado franquista del carajo, como María de dirigentes con otro carné: carné profesional de San Gil, que fue jefa nacional del SEU antes que Martín Vihumoristas, sección Circo y Variedades. De otra forma no lla, y que le dieron por eso el Víctor de Plata. O como Mase explica el circo que han montado y los chistes tan bueyor Oreja, que lo quieren quitar de la circulación porque, nos que están haciendo. La del PP es una crisis de chiste, claro, como fue ministro con Franco, las hemerotecas esdifícilmente comprensible para quien no tenga sentido tán llenas de fotografías suyas al lado del dictador, inaugudel humor. La realidad, en escritura automática, produce rando paradores nacionales de turismo o represituaciones a cual más cómica. Más que hablar de sentando al Caudillo en la independencia de Guilos últimos datos de la crisis, conviene preguntar: nea Ecuatorial. Esta gente son las que hay que bo- ¿Sabes el último del PP? rrar de un plumazo, porque el centro, que nos pueCuando te hacen tal pregunta es que tienen de dar quince millones de votos por lo menos, está unas ganas locas de contártelo. Déjame que te en que la política la marquen demócratas convencuente, limeña de la calle Génova. A mí me lo concidos de toda la vida como Fraga, a quien Franco taron ayer las lenguas de doble filo. le hizo la vida imposible por sus ideas, hasta el- ¿Es ése que dice que Rajoy hace milagros, punto de que le decía lo peor que se le puede llapues del mismo modo que Nuestro Señor JesucrisANTONIO mar: Iribarne. to convertía el agua en vino hace creer a los que viBURGOS- -Y ya puestos, ¿por qué no tirar también de ven del partido que sus derrotas son victorias? otro demócrata de toda la vida, que consiguió las mayores- -No, hay otro mejor: el de Fraga. Pero déjame que victorias, tararí, ay, que me troncho de la risa, como Jorge aguante la risa, que es que me descojono con lo de Fraga. Verstringe? Ahora resulta que el centro, espérate, que no puedo, que- -No lo digas muy alto, que si te oye Arriola, te lo come entra la risa tonta... pia... -Tranquilo, Jordi, tranquilo... ¿Ah, encima tenemos riada, inundación? ¿Quién se- -Sí, mira, con lágrimas de risa en lo ojos te lo digo: ha dejado los grifos abiertos en la calle Génova? ahora resulta que el centro... ¡es Fraga, joé! -No, nadie, esto está más seco que el ojo de un tuerto. -Hombre, pues eso está muy bien. Si el centro es Fra- -Es que como dices que arrióla... No sabía yo que la haga, de momento tenemos resuelta la memoria histórica. bían arriado. Basta con que los símbolos del franquismo se mantengan- ¿Arriado la qué? vivitos y coleando para que no los quiten, y así nos ahorra- -Hombre, la esperanza de una derecha sólida y libemos un dinero muy curioso en azulejos de las esquinas. Si ral, homologable con los partidos europeos, que se hubieel centro es Fraga, quiere decir que el centro es el meyba ra olvidado de una vez para siempre de los fantasmones de Palomares, que el centro son los muertos de Vitoria, del pasado. Pero nada, esa esperanza ha sido inundada que el centro es el hombre de la gabardina con la pistola en por la arriada del navajeo y del sálvese quien pueda. Han la mano en Montejurra, que el centro es una guerrera arriado muchas banderas con tal de no soltar la cuchara blanca del Movimiento y una camisa azul de Falange de y seguir arrimados al perol. El chiste de Fraga como cendirector del Instituto de Estudios Políticos del franquistro arrió (de bandera y de riada) toda esperanza de que mo... ¡Qué maravilla de centro! Si Fraga es el centro, ¿cóaquí las ideas liberales puedan ganar un día. Dicho con mo será la derecha dura del PP Dios mío de mi alma? pronombre enclítico: arrióla. (Al que no lo echa ni la- -Pues gente peligrosísima por su pasado dictatorial, Guardia Civil) franquistas de lo peor. Como Esperanza Aguirre, que lo EL RECUADRO UNA RAYA EN EL AGUA E BRONCA LA GRAN STE país ha entrado en combustión. La escena pública se ha inflamado en una bronca incandescente y contagiosa a la que cada vez se suma más gente, como en esas trifulcas multitudinarias en las que nadie sabe a fin de cuentas quién la empezó y por qué. La vieja pasión goyesca del garrotazo se ha instalado en la conciencia nacional como un turbión acalorado y sofocante que enardece la política, el periodismo, el espectáculo, el deporte y hasta las cocinas, de cuyos fogones han salido los chefs en estado de cabreo para liarse a sartenazos. IGNACIO De repente parece que el CAMACHO que no se pelea con alguien es un tipo sin relevancia, un calzonazos, un chiquilicuatre. Con minúscula, porque el tal Chikilicuatre propiamente dicho ha tenido el honor de ser condecorado con otra ruidosa- -y rentable- -polémica; es tal la pelotera, tan cargado está el ambiente, que algunos despabilados aprovechan para montar negocio dejándose apalear. De toda esta alborotada gresca colectiva, la pendencia más pintoresca acaso resulte la de los cocineros, enredados en una disputa gremial en la que han llegado a acusarse de envenenar a la clientela, pero la trifulca más denodada, la más aniquiladora, es la del PP Las reyertas más cruentas son siempre las que envuelven a gentes teóricamente hermanadas por sangre, profesión o ideología, porque en ellas el encono se enriquece con el ingrediente cainita, que crea una atmósfera morbosa capaz de alimentarse a sí misma. La derecha ha abierto de golpe los armarios en los que tenía guardados todos sus demonios históricos, y se ha entregado a una disputa suicida, autodestructiva y sin retorno, que se desarrolla además sobre las tablas de un escenario mediático donde la política más encarnizada adquiere las características de un frívolo espectáculo de pressing- catch. Ocurre que una vez liberados los demonios atávicos, los que encienden la exaltación del instinto, los que diseminan el virus de la traición, el complot y la deslealtad, se necesita un poderío casi mitológico para dominarlos y volverlos a encerrar. Por eso la querella interna del PP es mucho más que una crisis; es una purga ritual, una danza macabra, una catarsis devastadora y sin freno que no conduce a la purificación, sino al estrago. Los dirigentes de la derecha se han dejado poseer por el vértigo de la autodestrucción, y llega un momento en que ese proceso no tiene marcha atrás; se convierte en un impulso devastador, un delirio enajenado, una pasión furiosa, descontrolada y salvaje que sólo se satisface en el ímpetu del exterminio. Ese momento ciego y letal en que nadie reconoce a un amigo, ni recuerda un sentimiento, ni identifica un objetivo que no sea el del propio combate. Irene Lozano ha comparado esta virulenta contienda familiar con un fenómeno de canibalismo político, pero las tribus caníbales sólo devoraban a los enemigos; comerse a la parentela era, incluso en el más primitivo de los códigos antropológicos, violar las leyes sagradas de la supervivencia. E