Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 EDITORIALES MIÉRCOLES 28 s 5 s 2008 ABC DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO DIRECTOR: ÁNGEL EXPÓSITO MORA Director Adjunto: Eduardo San Martín. Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer, José Antonio Navas y Pablo Planas. Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado. Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro. PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: JOSÉ MANUEL VARGAS PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área de Publicidad: Adolfo Pastor Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera EL IVA DE LOS COMBUSTIBLES l presidente francés, Nicolas Sarkozy, no quiere permanecer indiferente o inactivo ante el encarecimiento desaforado de los precios del petróleo y los combustibles. Cuando los sectores más perjudicados- -el transporte, por ejemplo- -tienen dificultades para repercutir a sus precios finales el de los carburantes y amenazan con movilizaciones en toda Europa, el activo dirigente francés esboza una propuesta que implica a todos los gobiernos de la Unión: estabilizar el IVA y evitar su proporcionalidad. En concreto, Sarkozy propone reducir o retirar este impuesto de los carburantes, mitigando así los efectos del encarecimiento del crudo sobre el consumidor. La propuesta no es firme, sino la invitación a un debate en toda Europa, entre otros motivos porque el IVA es un impuesto vigente en la UE y que no puede manejarse de forma autónoma por parte de un solo Gobierno. Es cierto que la manipulación fiscal para enmascarar aumentos de costes por factores externos- -como en este caso- -no es lo más recomendable, ya que no reconocer precios reales sólo aplaza y agranda los problemas, pero permanecer indiferente ante un fenómeno tan peculiar como el encarecimiento imprevisto y desmedido del precio del petróleo, sometido a un oligopolio de oferta difícil de deshacer, tampoco puede ser una solución. La resignación es demostración de debilidad e incapacidad y, como mínimo, la propuesta de Sarkozy merece ser debatida. E ENMIENDAS RETROACTIVAS A polémica interna del Partido Popular sobre su orientación a partir del próximo congreso nacional se ha avivado con la presentación de algunas enmiendas propuestas por destacados ex dirigentes, para quienes, visto lo que defienden, el debate en su partido debería acabar en una refundación ideológica. Los borradores de las ponencias política y de estatutos son claramente continuistas respecto de los documentos aprobados en los congresos de Sevilla de 1990 y de Madrid en 2004. Cuando Aznar asumió la presidencia del PP- -con Álvarez- Cascos como secretario general- este partido se orientó hacia posiciones de centro derecha que conjugaban los planteamientos de las formaciones democristianas, liberales y conservadores de Europa. La intención estratégica que animaba esta definición se hizo bien visible en el lema del congreso de Sevilla: Centrados con la libertad Desde entonces, el PP ha mantenido siempre un patrimonio ideológico integrador de las tendencias que han compuesto la alternativa al socialismo en los países europeos. El gran acierto de Aznar fue culminar una organización política única- -el PP modelo para la UMP de Sarkozy- -que acogiera a esas familias que, hasta entonces, habían transitado separadamente, desde Alianza Popular a Unión de Centro Democrático, pasando por pequeñas formaciones con más cuadros que militancia. En los estatutos aprobados en el Congreso de 2004, el PP se ratificó como una formación política de centro reformista que se inspira en los valores de la libertad, democracia, tolerancia y el humanismo cristiano de tradición occidental Estos estatutos no fueron ninguna imposición. Es más, los compromisarios asistentes al congreso de 2004 presentaron más de mil quinientas enmiendas a las ponencias presentadas. El PP se definió de centro reformista porque lo quisieron sus militantes, quienes nunca han tenido problemas graves de identificación ideológica con su partido. Es totalmente legítimo que las enmiendas propuestas para el congreso de junio busquen también una L nueva orientación ideológica del PP que no sólo se basaría en la supresión de la referencia al centro sino en una reforma constitucional mucho más amplia que la defendida en el programa con el que concurrió a las pasadas elecciones generales. Lo que sucede es que algunos aspectos de estas enmiendas no irían dirigidos a cambiar los planteamientos de Rajoy- -quien empezó a definirlos en la entrevista concedida a ABC- sino el ideario del PP formado desde 1990. Proponer la eliminación de la referencia al centro en los estatutos del PP o la supresión del término nacionalidades en la Constitución revela la intención de refundar ideológicamente este partido con posiciones previas a las que marcaron el despegue electoral de la derecha en la pasada década de los noventa. Es legítimo, por supuesto, pero es muy arriesgado y dudosamente necesario en esos términos. Es cierto que el PP no puede encerrarse en su vitola de buen gestor económico y caer en el error de relegar la defensa de principios, ideas y valores, porque se estaría negando a sí mismo y demostraría no conocer a su electorado. Con la ponencia política que se presenta en junio, este riesgo tendría que estar conjurado. Sin embargo, estas enmiendas de fondo están abriendo un frente imprevisto, que nada tiene que ver con el liderazgo de Rajoy o con una nueva estrategia de comunicación o de oposición, que eran los asuntos litigiosos de este proceso de renovación. Proponen una discusión sobre una identidad ideológica del PP que no tiene que ver con Rajoy y sí con el legado de Aznar. La situación del PP puede complicarse así sobremanera porque a falta de candidatura alternativa que agrupe a los diversos sectores críticos- -cada vez más diferenciados unos de otros- -y que permita una confrontación a las claras, pública y democrática, la oposición a Rajoy se despliega con forma de artículos de prensa o de enmiendas que, en alguno de sus postulados, retrotraen el debate ideológico a casi dos décadas y fuerzan una discusión que no parece ser la que necesite el PP si quiere ganar en 2012. IMPUTACIÓN A DE THIERRY l parecer, la Justicia francesa está encontrando serias dificultades para imputar al etarra Thierry un delito de dirección de asociación de malhechores, equivalente en España al de dirigente de banda armada. A falta de un análisis más detallado de las pruebas intervenidas durante su captura en Burdeos, un documento remitido por el Gobierno a la Justicia gala meses atrás negando la existencia de una negociación con ETA está actuando como un candado que impide por el momento imputarle un cargo demáxima responsabilidad en la banda. En estecaso, eldoblelenguajedel Gobierno y su empecinamiento en no reconocer una evidencia- -que negociaba con ETA- -tienen consecuencias jurídicas. Su afánpropagandísticopor difundir el éxito- -indudable, es cierto- -de una operación antiterrorista se está topando en este caso con la contradicción de querer aprovechar ahora lo mismo que negaba hace unos meses. Eso es lo que ha de medir el Gobierno para no encontrarseen elfuturocon más casos que impidan castigar con toda la dureza posible al etarra de más peso político y militar