Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 TVyCOMUNICACIÓN www. abc. es comunicacion MARTES 27- -5- -2008 ABC Dima Bilan, el ganador de Eurovisión 2008, celebra su triunfo arropado por la bandera rusa y por los asistentes al festival de la canción AFP Las votaciones de Eurovisión, lo más visto en España en los últimos 6 años La BBC y la Cámara de los Comunes piden a Europa Occidental su retirada del Festival E. J. BLASCO C. ANIORTE LONDRES MADRID. No se ha llegado a la marca de Rosa, pero cerquita ha estado Rodolfo Chikilicuatre de dar el campanazo en materia de audiencia. Quedar en el puesto 16 de 24 países no ha sido ningún impedimento para que casi catorce millones de espectadores vieran en directo el ¿espectáculo? del representante español. Según esos datos, la 53 edición del Festival de Eurovisión ha sido el programa emitido por una sola cadena (en este caso, TVE- 1) más visto en los últimos seis años. El festival fue seguido por una media de 9.336.000 espectadores, lo que supone una cuota de pantalla del 59,3 por ciento. La actuación de Chikilicuatre, que consiguió el mejor resultado de España desde 2004, se llevó el minuto de oro. A las 22.35 horas- -según informa GECA a partir de los datos de Sofres- un total de 13.873.000 espectadores conectaron con el chiki chiki, lo que otorgó a TVE- 1 el 78,1 de cuota de pantalla. En el conjunto del sábado la cadena pública logró el 30 muy por encima de sus rivales. Uno de los instantes más seguidos de la gala fue el momento de la votación. De las 23.15 a las 0.16 horas, 10.619.000 espectadores estaban pendientes de la transmisión de TVE- 1, con un 62,8 de cuota de pantalla. La edición de este año del concurso de Eurovisión ha sido fuertemente contestada en el Reino Unido. El presentador del programa para la BBC durante 35 años, Terry Wogan- -toda una institución, cuyos irónicos comentarios son uno de los principales reclamos confesados por la audiencia para ponerse esa noche delante del televisor- ha amenazado con jubilarse ante lo que denomina un nuevo Pacto de Varsovia y ha aconsejado a los países de Europa Occidental que PEIPERVIÚ Federico Marín Bellón NACIONALISMOS uropa se rompe, y no solo por razones musicales. Da igual que hasta el último andorrano sepa que Eurovisión es una asociación sinónimo de lucro (la expresión es un robo a una errata genial) La BBC, escocida por el último puesto de E su compatriota, arremete contra la farsa como si se acabara de inventar. Algún diario sin sentido del humor dedica un furibundo editorial al concurso. Las teles salen por donde más calienta su cuenta de resultados. Críticos y eurofans, esas subespecies, se lo toman muy a pecho, en general. La caída del Imperio Romano no fue nada al lado de esto, y con la Eurocopa encima, para más inri. En Italia ha sentado a pizza quemada una serie de anuncios emitidos en la televisión alemana en los que los compatriotas de Berlusconi son presentados como tramposos, machistas y mujeriegos. Ni una autocrítica. En Cataluña la audiencia prefiere en Telecinco ver lo poco que tira el coche franchute de Fernando Alonso, y no en su canal vernáculo. Algo habrá que hacer, quizá un decreto. Entre tanto disparate, es un placer poder leer las confesiones de un genio de la publicidad en un libro escrito con el corazón enchufado y el cerebro siempre alerta. Ni el medio menos catalanista se atrevería a publicar su apellido sin el Lluís delante. Bassat planta un Luis en la portada que será como una piedra en el ojo miope de alguno. Y que me perdone el último andorrano, que lo del principio no iba por él. Críticas en Reino Unido piensen seriamente en retirarse del concurso. Además, una moción ha sido presentada en la Cámara de los Comunes para que la BBC deje de financiar el concurso. La iniciativa ha sido presentada por el Partido Liberal- Demócrata y cuenta con el respaldo de diversas personalidades del mundo del espectáculo, pero es difícil que la BBC deje de participar en una emisión que el sábado le aportó 9,3 millones de espectadores, lo que le supuso una cuota de pantalla de casi el 50 por ciento. El hecho de que Andy Braham, el cantante del Reino Unido, quedara en un compartido último lugar, dio alas a unas críticas que Terry Wogan, el popular presentador, ya venía reiterando los últimos años sobre intereses políticos que dejan absolutamente de lado la calidad de las canciones. Si los apoyos de países vecinos no son algo nuevo- -la prensa inglesa ha destacado, entre otros casos, los votos que España recibió de Andorra y Portugal- esta vez ha caído un telón de acero que cuestiona el futuro de Eurovisión, según Wogan. A principios de año dije que ganaría Rusia por razones políticas, y así ha sido declaró a su regreso de Belgrado. Los países de Europa Occidental- -añadió- -tienen que decidir si siguen participando a partir de ahora, porque sus perspecticas son pobres