Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 DEPORTES www. abc. es deportes MARTES 27- -5- -2008 ABC La montaña es rosa para Contador El madrileño reforzó su liderato en la tremenda cronoescalada a Plan de Corones, en la que se impuso Pellizotti J. GÓMEZ PEÑA. ENVIADO ESPECIAL PLAN DE CORONES. Hay quien hace las cosas a la primera. El primer día que Alberto Contador salió con la cuadrilla de su hermano mayor a dar un vuelta en bici, todos se dieron cuenta. Era ciclista. Esa mañana no pudieron dejar atrás a aquel endeble crío. A la primera. Desde que está en Italia, Contador reparte asombro a domicilio. De etapa en etapa. Ayer andaba por Plan de Corones, una montaña eterna, un puerto de estreno. Sus rivales llevan desde el invierno por aquí, a vueltas con los desarrollos y los desniveles. Que si triple plato, que si un piñón de 28 dientes, que si la carretera de tierra patina... Todo calibrado. A Contador, al líder que una semana antes del Giro se cargaba de sol en un playa de Chiclana, le enseñaron ayer por primera vez las rampas del Angliru italiano. Madrugó: a las ocho, arriba. Había que conocer al enemigo geográfico. Mientras hubo brea, subió en coche. Luego, en los cinco últimos kilómetros los vehículos están prohibidos. Coto para bicicletas. Ahí se montó. Temprano. Notó que a su bici le faltaba dentadura: mejor añadir dos incisivos, hasta llegar a 30 dientes. Ligero. Alado. Con ese breve ensayo se presentó a la tarde en la cronoescalada: le ganaron Pellizotti, Sella y por cinco segundos, Simoni; pero alejó a Ricco (8 segundos) a Bruseghin (42) a Di Luca (1: 23) y a Menchov (1: 24) Era la primera vez que subía. Su primer Giro. El descubridor. Alberto está tranquilo Esas tres palabras rondan como un bálsamo entre los auxiliares del equipo Astana. Contador ha salido a nado de todos los naufragios: de una intervención quirúrgica a vida o muerte, de la desaparición del primer Astana, del veto que le ha tatuado el Tour... Así, tranquilo, concentrado como un candado, subió a la rampa de salida de la cronoescalada: 13 kilómetros, con una pendiente media del 9,6 por ciento y máxima del 23. Con un plato de 34 dientes y ese piñón de 30 que le había dado la madrugada. Vestido de rosa. Casco y botines, incluidos. A juego con Italia. Sólo un par de mataduras en el codo izquierdo ponían rojo en la estampa. Sella, el menudo italiano con reservas sin fin, devoraba la tierra del Plan de Corones. En tres días ha recortado diez minutos a los favoritos. Es el único al que le sobra la jornada de descanso de hoy. Contador y Ricco se arrimaron a su tiempo en el ecuador de la subida: 20.36 para Sella, 20.48 para el madrileño y 20.53 para la Cobra del Saunier. Pellizotti, entonces, cedía hasta 20.58. Guardaba para el final. A Contador le comparan ya con Induráin. Vínculo de nacionalidad. Pero tiene más de Armstrong. Igual de ambicioso. De meticuloso. La misma pedalada. Con los hombros hacia arriba, hacia delante. Asomándose al borde de la rueda delantera. A 90 giros por minuto en una cuesta tan cruel. Con el pulso a todo tambor. Eso es como volar. La retransmisión de la RAI se partió entre Contador y Ricco. Dos plumas. Pero dos estilos. El italiano subía con riñones. Con él, Plan de Corones parecía terrible. El escalador de Pinto ascendía a saltitos. Inquieto. Con él, el Angliru transalpino parecía fácil. Sólo en el tramo final, Contador extendió su dentadura: 30 dientes en el piñón y todas las encías al aire de los Dolomitas. Boquiabierto. Como a él le mira el Giro. Abajo, el camino era de tierra. A los lados, nieve y una cremallera de público. Arriba, la meta. Todos la miraban sin saber ni qué pedirle. Para cuando llegaban allí, sólo quedaba agonía. Ricco y Contador tenían que sentarse. Son pájaros. Sin peso. De pie, la rueda trasera pierde tracción. Pellizotti, en cambio, es un tallo. Mechado el cabello, poderosos los músculos. Ahí les pasó. Simoni, el viejo, se lamentaba por la ocasión perdida. Como el resto de los italianos: Había que haber descartado a Contador durante la primera semana Cuando venía de la playa. Ahora ya está por primera vez en la montaña dolomítica. A la primera. El líder del Giro se posó en la meta tras 40 minutos y 48 segundos. Tardó casi cuatro minutos y medio en salir del último kilómetro. De tierra. Eso decían. De arenas movedizas. El barro tiraba hacia abajo. Absorbía. Acabó cuarto la etapa y más líder. Tiene 41 segundos sobre Ricco, 1: 21 sobre Simoni y dos minutos sobre Bruseghin, Pellizotti, Di Luca y Menchov. Tiempo para repartir en las dos etapas dolomíticas que restan. Contador tampoco conoce ni el Gavia ni el Mortirolo. El sábado los estrenará. Va dejando su huella. Plan de Corones ya sabe de él. En varias de sus curvas, el Giro había situado un cartel- homenaje en memoria de sus ídolos: Coppi, Bartali, Gaul... Por allí pasó ayer Contador. A la primera. En el podio le vistió de rosa Eddy Merckx. Al mito belga le pidieron un pronóstico para Milán: Contador Lo dijo sin dudar. Según le salió. A la primera. Lamentan no heberle rematado Un piñón de 30 dientes Clasificaciones Etapa 1. F. Pellizotti (Liquigas) 40: 26 2. E. Sella (CSF) a 6 s. 3. G. Simoni (Diquigiovanni) a 17 s. 4. A. Contador (Astana) a 22 s. 5. R. Riccó (Saunier Duval) a 30 s. General 1. A. Contador (Astana) 60.47: 31 2. R. Riccó (Saunier Duval) a 41 s. 3. G. Simoni (Diquigiovanni) a 1: 21 4. M. Bruseghin (Lampre) a 2: 00 5. F. Pellizotti (Liquigas) a 2: 05 6. D. Di Luca (LPR) a 2: 18 7. D. Menchov (Rabobank) a 2: 47 8. E. Sella (CSF) a 4: 25 9. J. Van den Broeck (Lotto) a 4: 26 10. D. Pozzovivo (CSF) a 5: 25 Contador, en pleno esfuerzo en la subida a Plan de Corones