Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 AGENDA Tribuna Abierta MARTES 27 s 5 s 2008 ABC Julio Vázquez Mariné Escritor UNIDAD EFÍMERA ONTINUEMOS nuestro sendero histórico que tuvo su origen humano con los Celtas y los Iberos 1500 años a. C y, que tras su paulatina formación hispana y católica obtuvo su completa conjunción espiritual y humana en el siglo XV después de Cristo, con los Reyes Católicos Isabel y Fernando. Pongamos en Dios fe y esperanza para que, por medio de la actual democracia, continuemos siendo la España de los mismos principios que nos han guiado hasta ahora y podamos conseguir que en nuestra patria no se disloquen las autonomías dando como resultado otra Yugoslavia actual. Porque, tengamos en cuenta además, que en España, del federalismo a la independencia absoluta solo hay un paso que es el esperado abiertamente por los terroristas e impulsado encubierta e indirectamente por los correligionarios separatistas de varias autonomías nacionalistas, los cuales consideran que el gobierno socialista así como los adláteres de este y gran parte de inocentes españoles, ponen su confianza en que la concordia de España como nación y la avenencia de las autonomías nacionalistas se conciliarán en una federación de Estados. no es esta simple frase, federación de Estados o de autonomías de carácter estatal, la que acreditará a la España de siempre como una nación inalterable. Sería inalterable si la religión y la fe que la funden así como su naturaleza esencial y primordialmente ontológica, en lo humanitario y lo filantrópico, continuaran unidas formando el fundamento y característica esencial de España como nación ensamblada. Pero eso no sería así bajo la circunstancia federal. La federación de Estados, en España, C Nadie debe estar obligado contra su voluntad a abrazar nuestra fe. Pero ¿vamos a despreciar la ventura que hemos tenido en nuestra historia de ser educados en la religión católica? ¿Vamos a volverles la espalda a más del 80 por ciento de los padres españoles que desean ver a sus hijos educados en ella? pronto se convertiría en una serie de naciones independientes con diferentes motivos y propósitos políticos, fundamentalmente económicos en su faceta materialista e injusta al dejar desvinculadas en el futuro las regiones españolas más pobres y postergadas por los poderes públicos a través de la historia. España desaparecería como nación. yoría de los centros en España? Por supuesto, nadie debe estar obligado contra su voluntad a abrazar nuestra fe. Pero ¿vamos a despreciar la ventura que hemos tenido en nuestra historia de ser educados en la religión católica? ¿Vamos a volverles la espalda a más del 80 por ciento de los padres españoles que desean ver a sus hijos educados en ella? aparte de la comodidad hedonista e indolentemente escéptica de los españoles contemporáneos, otra causa puede ser que la ayuda familiar por hijos, en España, ha sido nula o casi nula hasta ahora, aunque hay intenciones positivas actuales que, en adelante, pueden hacer evolucionar tal ayuda. Aunque para progresar en el número de hijos hay más obstáculos: recordemos la advertencia de José Blanco a la Iglesia para que ésta interprete bien las Escrituras. Es que es ella precisamente la que tiene la misión de interpretarlas y lo hace sabiamente, con la doctrina nacida de la Biblia, de la fe y de la razón natural. O ¿acaso no debemos tener en cuenta, por ejemplo, que Dios por medio de la Biblia estableció el matrimonio principalmente para la procreación y por tanto para ser celebrado únicamente entre hombre y mujer? Y también, ¿no es el aborto, aparte de un crimen, un freno más a dicha procreación? con el análisis que me ocupa, también me inquieta otro motivo que puede influir en malograr el futuro de unidad patriótica social y humana de nuestro país, al contribuir a la disgregación española. Hace casi 70 años que acabó la guerra civil, y 30 desde que se consiguió la democracia. Hay que olvidar y perdonar, aunque esto no sea fácil, y no utilizar en la política la guerra civil y sus consecuencias por mucha conveniencia plebiscitaria que esto tenga. la generosidad y el perdón, sin eximir asimismo firmeza y energía, hasta la heroicidad, en defender y querer a Dios, sobre todo, de quien procede indiscutiblemente la justicia, la indulgencia y el amor excelso y total. He ahí el camino que nos llevará a la verdadera unidad de nuestra patria. Continuando Pero sión negativa o bien la solución positiva a los problemas que pueden dar origen a dicha consecuencia, los podemos buscar en las cuestiones que voy a exponer: ¿Quién puede hacer que los niños españoles de hoy en día no pierdan su religión, si la LOE lo que pretende es el adoctrinamiento ideológico en lo políticamente correcto y nuestra asignatura de Religión, lejos de impartirse en las condiciones equiparables a las demás disciplinas fundamentales, como establece un acuerdo entre el Estado Español y la Santa Sede, es en cambio cada vez menos importante en los centros públicos educativos del Estado, los cuales son la ma- Elcaminohaciaestaconclu- Porotrolado, ycontinuando por el camino citado anteriormente, no esperemos que parte de los inmigrantes, teniendo mucha descendencia en la democracia actual española, al superar en el futuro el número de votos de los españoles tomen decisiones dirigidas a completar y perfeccionar nuestra unión, nuestra cultura y nuestra formación humana y religiosa, sobre todo teniendo diferentes culturas y creencias muy distintas y divergentes con la de nuestra patria. Y ¿Qué podrán hacer entonces con sus votos los hijos de los españoles actuales cuando ahora somos la penúltima nación en el mundo en número de nacimientos? ¿Causa? no sé, pero, Ejerzamos Santiago Tena Escritor EGOÍSMO SAGRADO ER sagradamente egoísta, sagradamente egoísta. Desde pequeño, busco maneras de arreglar el mundo, y las encuentro a cada paso, y las ejerzo, y tenía yo mi fantasía- filosofía- manera hace años más que de arreglar el mundo de arreglarme a mí mismo, y me ceñía a frases evangélicas que hablaban de tesoros y corazones, y pensaba que a base de dar limosna llenaba mi corazón de cielo y de bondad, y una de las cosas que más me preocupaban era mi maldad, era evitar a toda costa mi maldad, y realidad ni existe ni existía. S Para mí no hay ideal ninguno que justifique hacer daño en la limosna creía encontrar un método para sanar de esa maldad, y la verdad es quizá no haya sanado del todo, y me hacía yo mis métodos de dar justo dos monedas al pobre de la esquina, y luego me di cuenta de que ese tipo de limosna era peor: ya no podía pasar yo por la esquina sin que el pobre me parara y me pidiera más y más, basándose en pasadas generosidades y esperando de mí a cada rato excesos en mi generosidad que me suponían más que nada molestia por tener o bien que decir que no o bien que ceder a una obligación de dar que en Quizá por eso he cambiado de religión: la generosidad la mantengo creo yo que naturalmente, pero lo sagrado es hacer las cosas porque de verdad tenga ganas de hacerlas, y si arreglo el mundo arreglarlo de la manera en que de verdad me apetezca hacerlo, ¿y cómo? escribiendo, escribiendo, llegando, escribiendo con ganas, dándome con ganas, entregándome generosamente con ganas en lo escrito, egoísta y generosamente, pues el sagrado egoísmo en el que creo disfruta dándose y goza con ese disfrute, y para mí no hay ideal ninguno que justifique hacer daño, ni la justicia ni la verdad ni el amor ni Dios, y paradójicamente a veces el egoísmo que solo busca estar bien hace mucho menos daño y da y reparte mucha más felicidad que el supuesto altruismo que en nombre de equis ideales hace daño y daño incluso físico: la sagrada nación justifica violencias, terrorismos, represiones, with God on our side matamos y torturamos, insultamos en nombre de la ley, juzgamos y condenamos en nombre de religiones que dictan sin embargo que lo bueno es ni juzgar ni condenar. En fin: yo quiero ser sagradamente egoísta, y ya puestos: amor.