Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 27- -5- -2008 El Gobierno acumulará el paro a los inmigrantes para facilitar su marcha 15 ta) el alcalde de Calviá, Carlos Delgado (que enarbola la contestación a Rosa Estarás en Baleares) y el concejal de Durango Vicente de la Quintana, quien aporta la conexión de base en el País Vasco. Explica Santiago Abascal que en estas enmiendas se apunta la línea a seguir, pero no se dan fórmulas concretas como las que propusimos para la reforma de la Constitución. Para nosotros, centrar el partido no es tratar de competir con el PSOE en su coqueteo con los nacionalismos, sino apostar por abrirles una brecha electoral a los socialistas a través del verdadero reformismo, el de defensa de los valores constitucionales Algo plenamente asumido por el equipo de Mariano Rajoy, según han reiterado repetidamente tanto el propio líder del PP como sus más estrechos colaboradores, pero que, en opinión del diputado autonómico vasco, se está viendo minado por la modulación del discurso: Parece que se da por asumido e irreversible el estado de cosas derivado del Estatuto de Cataluña, que pone en pie el confederalismo y que nosotros consideramos que hay que atajar. Por ejemplo, eliminando el artículo 150.2 de la Constitución que permite transferir a las Comunidades Autónomas competencias estatales El ritmo de presentación de enmiendas a las ponencias y los primeros balances se parecían bastante, a última hora de la tarde de ayer, a los registrados en el último congreso celebrado por los populares en octubre de 2004. En aquella ocasión, se registró medio millar de enmiendas a la ponencia política. A última hora de la noche, habían llegado más de 400 a la ponencia política. Los enchufados se rebelan Los críticos con Rajoy, los que han dado la cara como Arístegui y Elorriaga, y los que no, tienen en común haber hecho una carrera fulgurante a la sombra de sus jefes- -antes Rato o Aznar, ahora Rajoy- pero carecen de peso en el partido ÁNGEL COLLADO MADRID. Aunque siguen sin dar el paso de presentar o al menos organizar una candidatura alternativa a la de Rajoy, salen los críticos en el PP por goteo y empiezan a tener un denominador común: han hecho carrera política a la sombra del jefe- -suelen ser políticos de gabinete -y carecen de peso o predicamento en la organización. El último en negar las capacidades del presidente del PP para seguir siéndolo, Gabriel Elorriaga, ofrece la particularidad de ser hasta ahora tan incondicional de Rajoy como cuestionado en los demás ámbitos del partido. Elorriaga dejó ayer pasmados a los dirigentes del PP con un artículo publicado en El mundo en el que sentenciaba que en el partido hay proyecto y equipos pero el que falla es Rajoy. El autor resulta ser responsable del área de comunicación, el punto más débil del partido, y autor involuntario de una parte del guión de campa- LOS CRÍTICOS OFICIALES Gabriel Elorriaga Secretario de Comunicación Gustavo de Arístegui Portavoz de Exteriores del PP Empezó con Aznar en Presidencia del Gobierno y llegó a secretario de Estado con Rajoy. Director de campaña en 2004, también estuvo en la dirección de la última. Aseguró a Financial Times que el PP buscaba la abstención Diputado cunero por Ciudad Real, la dirección del PP tuvo que fajarse para hacerle hueco en la lista de Zamora, donde ahora piden primarias para elegir a los próximos aspirantes para representar a la provincia en el Congreso (con el número siete) en la disputada lista por Madrid Antes de que Esteban González Pons se perfilara como portavoz en el futuro equipo de Rajoy, Elorriaga empezó la retirada al pedir la portavocía de Hacienda. Se tuvo que conformar con la de Ciencia e Innovación. Luego se ha hecho crítico. Inspector de Hacienda, tuvo un arranque de carrera política fulgurante. A los 33 años estaba en Presidencia con Aznar. Siguió después con Rajoy y llegó a secretario de Estado en Administraciones Públicas. También son de origen gabinetero otros disidentes del Grupo Parlamentario como Carlos Aragonés y Miguel Ángel Cortés, pero sus críticas aún no son públicas. Primarias en Zamora ña con que Zapatero se impuso en las últimas elecciones. Nuestra estrategia se centra en sembrar dudas en los votantes socialistas sabemos que nunca nos van a votar, pero si logramos crear suficientes dudas sobre la economía, la inmigración y los nacionalismos, quizás se queden en casa Con esas declaraciones a Financial Times el 28 de febrero, Elorriaga, uno de los responsables de la campaña del PP, ponía en bandeja al PSOE la denuncia de que la oposición buscaba la abstención para ganar. Zapatero logró la victoria con su llamamiento al voto útil de la izquierda. Para las anteriores elecciones, en diciembre de 2003, Rajoy nombró a Elorriaga director de campaña. Fue uno de los teóricos de la línea plana para aquella cita en las urnas. No había que hacer ruido y mucho menos debates mano a mano Decía que no convenía ganar por mucho para que Zapatero saliera vivo del envite. Luego llegó el 11- M y el aprovechamiento político de los atentados que hizo el PSOE y no supo contrarrestar el PP. Consumada la derrota, Rajoy le mantuvo en la dirección como responsable de comunicación. Sólo ejercía de puertas adentro y para ocuparse de las relaciones con las empresas. Si la insistencia en el 11- M para hacer oposición dividía al PP, en las críticas a la política de comunicación del partido sí había unanimidad. Elorriaga volvió este año al equipo de campaña y repitió como diputado Arístegui, el otro crítico oficial, también tiene una brillante carrera política como diputado y portavoz de la oposición en el área de Exteriores. Y el mismo nulo predicamento en el partido. Dejó de ser cunero por Ciudad Real para pasar a la circunscripción de Zamora. No fue fácil convencer al PP de la provincia para que aceptaran el fichaje. Cuando tomó tierra aclaró que iría por la provincia que representa siempre que se lo permitieran sus obligaciones en la política nacional y sus compromisos en el extranjero. Cuando el presidente provincial, Fernando Martínez Maíllo, vio que Arístegui pedía primarias reclamó que se aplicaran al menos para elegir a los aspirantes a diputado por Zamora. Juan Costa hizo toda su carrera a la sombra de Rato, hasta llegar a ministro, pero tiene apoyos en Castellón. Pero en el PP también el incluyen en la rebelión de los enchufados.