Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 OPINIÓN MARTES 27 s 5 s 2008 ABC MONTECASSINO ROMANTICISMO CÓMPLICE muerte de uno de sus héroes es paradójicamente una O más sorprendente de la muerte de Tirofijo, el de las manifestaciones más expresivas del éxito de la líder y fundador de las FARC- -probablemente política del presidente Álvaro Uribe en la lucha conla mayor banda terrorista del mundo- es que tra el terror. Hace sólo cinco años habríamos sido testodavía no hemos tenido que desayunarnos en Eurotigos de manifestaciones de luto por Tirofijo y de solipa con emocionadas elegías ni hagiografías del finadaridad con sus camaradas. Como las que se do sacamantecas. No puede excluirse, por sucelebraban contra el presidente Uribe, el depuesto, que en los próximos días surjan lamennostado demócrata proyanqui decidido a tos desde los rincones más oscuros de la caverdefender por las armas y al precio necesario, na izquierdista. Pero lo cierto es que el hecho la superioridad moral de un Estado de Dereya confirmado de que el anciano asesino ha cho cada vez más fuerte en su lucha contra los muerto en la selva, podrido por fuera y por enemigos internos y externos. Uribe ha luchadentro, no ha generado grandes muestras de do, tantas veces sólo, frente a enemigos podepesar más allá de la proclama fúnebre de un seHERMANN rosos apoyados por países vecinos, ricos en pecuaz, ese tal Timochenko. Su sucesor es AlfonTERTSCH trodólares y narcoeuros, incomprendido por so Cano, un antropólogo comunista sexagenamuchos e ignorado por su principal aliado, rio, hombre de pocas luces cuya gesta supreWashington, inmerso en otras batallas lejanas. Tiroma fue ejecutar a cuarenta de sus hombres. Sepa Jufijo y su dirección de intelectuales tóxicos urbanos, das por qué. desalmados e ideologizados, a la cabeza de un ejército Este silencio, aquí y allá de los simpatizantes del de siniestra leva de campesinos, han gozado durante narcoterrorismo izquierdista colombiano ante la L décadas del aura romántica del guerrillero latinoamericano. Ese hit de la comercialización y propaganda lleva aún hoy a millones de jóvenes a portar camisetas o gorras con el rostro o la efigie de un fanático asesino como era el Ché Guevara. Horror les infundiría la mera sugerencia de alternar esa camiseta con alguna que mostrara el rostro de otros protagonistas del siglo XX con similares instintos redentores y asesinos. Como Heydrich o Mengele, Beria o Videla. Menos inofensiva que la victoria comercial del Ché es la cooperación de grupos y partidos izquierdistas europeos con el narcoterrorismo. En Alemania acaban de surgir datos sobre la cooperación con Tirofijo de miembros del Partido de la Izquierda de Oskar Lafontaine, ex presidente del SPD. Aquí, la ferviente labor del Gobierno en apoyo de la dictadura cubana y su entusiasmo- -ahora algo agotado- -por caudillos como Chávez, Correa y Morales, nos ha erigido en solícitos cooperantes de los padrinos de Tirofijo. Si, como parece, estamos ante el principio del final de las FARC, algún día sabremos cuántos y quiénes ayudaron a los terroristas a mantener al Estado colombiano en jaque tanto tiempo. A más de uno se le puede poner cara de alcalde de Andoáin. CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Sobre las 9,30 de la noche del domingo de la pasada semana, daba yo mi paseo de doscientos metros, única distancia que permite la recuperación de la quimioterapia a la que estoy sometido, cuando recibí en el móvil una llamada de mi hija en la que me comunicaba la muerte de Roberto García- Calvo. Mi impresión fue de una profunda tristeza y una gran desolación: se me había ido de forma inesperada mi mejor amigo, al que quería como un hermano, y la carrera judicial había perdido a uno de sus mejores magistrados. Roberto representaba el perfecto modelo de lo que debe ser un juez, independiente, brillante en sus resoluciones, estudioso hasta los más mínimos detalles en los asuntos que enjuiciaba, odiado por parte de la izquierda actual, que intentó en vano someterle a una campaña de desprestigio (léase el diario El País En todos sus destinos, tanto como fiscal, magistrado de Trabajo, magistrado del extinto Tribunal de Trabajo, fiscal del Tribunal Supremo, magistrado de la Sala Segunda del Tribunal Supremo, y actualmente Magistrado del Tribunal Constitucional, dejó una impronta de su fuerte personalidad, honradez, convicción democrática y, como he dicho anteriormente, de su independencia. Esta última no se la perdonaron sus enemigos ni después de muerto (véase el diario El País de 19 de mayo) A la memoria de mi amigo Roberto García- Calvo Era Roberto la última esperanza que los verdaderos demócratas teníamos en el politizado Tribunal Constitucional, en donde penden actualmente recursos en que los españoles nos jugamos la unidad de España y el modelo constitucional que nos ha regido desde 1978. Con el más profundo dolor, he llorado como un niño la muerte de Roberto. Me imagino cómo estarán en estos momentos su mujer, María José, y su hija Silvia, para las que pido a Dios les dé fortaleza para superar este terrible trance. Él nos ha dejado y ha ido a reunirse con su hija Titi, fallecida con veintiún años, y ambos descansan ahora en La Bañeza (León) su tierra natal. Ten la seguridad, Roberto, de que tus amigos nunca te olvidaremos. Has sido un ejem- plo para todos y la carrera judicial, a la que dedicaste toda tu vida, siempre estará en deuda contigo, al igual que la Democracia, a la que siempre defendiste. Luis Hernández Ruiz, magistrado emérito del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía Ceuta y Melilla La confianza de nuestro Gobierno Es obvio que la persona que ostenta la presidencia de nuestro Gobierno conocía durante la campaña electoral del pasado marzo la situación económica en la que nuestro país estaba y está inmerso. A pesar de ello, se permitió ofertarnos una serie de mejoras entre ellas la de los cuatrocientos euros, que costará a las arcas públicas 6.000 millones de euros, un 0,9 por ciento de la renta disponible de las familias. Este gasto, que nuestro presidente llama social, deja a nuestro Gobierno sin margen de maniobra para aplicar medidas de choque ante la crisis. Es claro que aque- lla oferta propagandista del pasado marzo durante la campaña electoral sólo iba encaminada a la búsqueda de votos, un objetivo totalmente electoralista. Se habla constantemente de la subida de los precios, lo que conocemos por inflación. A mi entender, dentro de lo malo, lo peor no es la inflación que se está produciendo, sino la posible estanflación que pudiera venir. Esto supone un crecimiento desmesurado de la inflación sin crecimiento de la economía. Nuestro presidente conocía la situación, y si no la conocía aún peor, por el cargo que ostenta. Está muy bien congraciarse con los ciudadanos aplicando medidas económicas como la de los nacimientos y los cuatrocientos euros, pero esto se hace cuando las arcas públicas lo permitan, no con el fin de recabar votos dilapidando o mermando el superávit existente. Mariano Prieto de la Rubia Correo electrónico Protesto, mis señorías Soy de los muchos españoles que votamos a favor de la Constitución del 78, que tantos beneficios nos ha traído. Y en ella, el artículo 14 dice: Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquiera otra condición o circunstancia personal o social Protesto, con respeto pero con una absoluta convicción, por la decisión del Tribunal Constitucional de imponer penas mayores a los hombres que a las mujeres por los mismos delitos o faltas cometidos. ¿Esta es la forma que tiene dicho Tribunal por velar por el cumplimento de la Constitu- ción, o quizá debería eliminarse de su denominación lo de constitucional? ¿Esto es lo que entiende por igualdad? Pues, aunque no sea lo políticamente correcto, y amparándome en el derecho constitucional ¿o no? a discrepar y opinar, me opongo rotundamente a esa decisión, como también lo hizo, a su manera (es decir, con mucho más fundamento que yo) la magistrada María Poza, del Juzgado de lo Penal n 4 de Murcia. Y sigo protestando. Soy divorciado y, tanto en mis propias carnes como en las de muchos compañeros que conozco, hemos sufrido denuncias falsas, custodias de hijos totalmente discriminatorias para los padres varones, situaciones económicas precarias e injustas, acosos telefónicos y psicológicos... Basta ya de callarse. No me da la gana. Por supuesto, lo anterior no me impide rechazar absolutamente toda la violencia, y en especial, la extrema, que sufre la mujer. Pero contémoslo todo. Sí a la igualdad, no a la demagogia. No a ningún tipo de discriminación, incluida la positiva, pues, pongámosle el adjetivo que se quiera discriminación se queda. Contra la violencia de género, masculino y femenino. Todos juntos, como seres humanos que somos, y por lo tanto, se supone que iguales, por la defensa de los Derechos Humanos. Temo que por esta mi modesta opinión- -aunque subjetivamente firme- -si tuviese que ser juzgado (la Constitución no lo quiera) podría ser objeto de una penalización mayor por ser divorciado, leonés, calvo, aficionado al tenis... o simplemente, varón. Antolin Robles Rivero Correo electrónico