Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 MADRID LUNES 26 s 5 s 2008 ABC AL DÍA DIMES Y DIRETES Luis Prados de la Plaza Antonio Sáenz de Miera Presidente de Amigos del Guadarrama PARQUÍMETRO n medio de constantes lluvias que han puesto en peligro las tardes de toros y espesas las horas de circulación rodada, sólo la huelga de los mal llamados controladores que ponen multas a destajo ha supuesto un respiro en el torbellino de una ciudad que anda regular de aseos y basuras, bastante acompañada de delincuencias y con penosa guardia baja para solucionar problemas. Denominar controladores a los empleados de un servicio que premia el rendimiento laboral por el mayor número de sanciones posibles es una mistificación, en el sentido de engaño, ganas de embaucar al personal inexperto y candoroso que se cree todos los listados estadísticos que las oficinas mediáticas sirven en platos bien nutridos de guarnición demagógica. Los esfuerzos de movilidad están concentrados en alcanzar el mayor grado de inmovilidad que la paciencia de los ciudadanos consientan. Y la instalación de los parquímetros en Madrid- -tan útil en otras ciudades donde la voracidad recaudatoria no ha perdido el decoro- -se ha exagerado en los límites que el despilfarro económico refleja para toda actuación que llaman servicios, bolardos incluidos. Me he referido infinidad de veces a la deficiente programación de ataques a los automovilistas privados, que soportan un impuesto municipal directo y bastante gravoso para compartirlo con la carestía de carburantes, el seguro y el chorreo de euros que nos sacan a diario por unos minutos de ocupación viaria, la marca verde más cara que la azul... Se han pasado de pinturas y de zonas en alquiler La calle ha dejado de ser de todos, por abuso municipal que, tampoco, se ha planteado la coordinación profesional y eficiente a la hora de hacer compatible obras, zanjas, desvíos, cierres de barrios, carga y descarga, dobles filas o concentraciones con y sin causas justificadas. No diré que la huelga de parquímetros que, al parecer, cuesta 400.000 euros todos los días, cumpla exquisitamente el derecho que otorga la legislación vigente. El precinto para inutilizar aparatos no se debe consentir, pero siempre es mejor que los destrozos que tenemos padecidos. Lo peor de todo es que la autoridad municipal no se atreve a restaurar el orden desorden y, cualquier día, es capaz de conceder un premio a los alborotadores. MARINA E SE DIMITE or muchas razones, Brasil no es un país más del planeta Tierra. No es el ombligo del mundo pero casi. Por eso no pasa desapercibido lo que allí sucede: ni el plano político y social; ni, sobre todo, en el plano medioambiental. El Gobierno de Lula se esfuerza por mantener difíciles equilibrios entre lo económico y lo social, en un país lleno de desigualdades, y entre crecimiento y medio ambiente, en un país que posee reservas naturales de importancia mundial. Y mal que bien, lo consigue. Pero la reciente dimisión de la ministra de Medio Ambiente Marina Silva hace pensar a muchos que ese difícil equilibrio medioambiental puede estar en peligro. Me topé con la noticia nada más llegar a Sao Paulo: Marina se dimite anunciaban los periódicos en grandes titulares, y lo cierto es que no se ha hablado de otra cosa en Brasil durante los últimos días. Las divergencias de la internacionalmente conocida ministra con la agenda ambiental del Gobierno parecen venir de lejos (transgénicos, licencias ambientales para las obras del programa de aceleración del crecimiento, etc) pero ha sido la cuestión de la Amazonia la que ha forzado su salida. Porque todo parece indicar que no es que Marina se haya dimitido sino que el presidente es quien ha decidido prescindir de ella. Con la Amazonia no se juega, ha pensado Lula seguramente. La coordinación del programa Amazonia sostenible que llevaba la destituida ministra, ha sido atribuida al Ministerio, cito de memoria, de asuntos estratégicos para el futuro a cargo de un egresado de Harvard, y sus primeras declaraciones no dejan lugar a dudas sobre la posición de Brasil ante su principal activo natural: Que el mundo pague la conservación de la Amazonia Ha dicho esto para responder a los que han considerado la salida de Marina Silva como un golpe para el futuro del planeta. Son muchos los elementos en juego: la lucha contra la pobreza, el cambio climático, el dilema bosques o cultivos las competencias sobre la Amazonia... No es una cuestión fácil. Pero, contando con todo y con todos, el planeta tiene que seguir respirando. P Los familiares de Mari Luz permanecerán en la Puerta del Sol hasta el martes ERNESTO AGUDO Más de 4.000 madrileños piden mayores penas a los pederastas Los familiares de Mari Luz, la niña asesinada en Huelva, comenzaron el sábado a recoger firmas; hoy serán recibidos por Zapatero LETICIA TOSCANO MADRID. Los ciudadanos de Madrid no han decepcionado a los familiares de Mari Luz, la niña asesinada en Huelva presuntamente a manos del pederasta Santiago del Valle. Después de pasar por distintas ciudades de España, la denominada caravana pro cadena perpetua organizada por los familiares de la niña onubense, llegó el sábado a la Puerta del Sol, donde en sólo dos días han recogido alrededor de 4.000 firmas. La gente de Madrid se está portando muy bien, ayer (por el sábado) hasta vinieron guardias civiles de uniforme a firmar y todo el mundo nos da su apoyo comentaba ayer Alejandro Heredia, primo de la pequeña, emocionado ante la cola de personas que esperaban para estampar su firma. La recogida de apoyos tiene como objetivo presentar una iniciativa popular en el Congreso de los Diputados para solicitar el endurecimiento de las penas en los casos de pederastia. Para ello, ya han conseguido más de las 500.000 firmas necesarias, pero los familiares quieren llegar a reunir la cantidad simbólica de cuatro millones de rúbricas, para demostrar que todos los españoles están con nosotros En total, tienen previsto recorrer unos 5.500 kilómetros por toda la geografía española recogiendo los apoyos de los ciudadanos. Para recopilar el mayor número de firmas posibles, el sábado estuvo en la Puerta del Sol el abuelo de la pequeña asesinada y en la tarde de ayer fue Juan José Cortés, el padre de Mari Luz, el que se encargó personalmente de solicitar la solidaridad de los madrileños. Entre las decenas de personas que se acercaron voluntariamente para colaborar con la causa se encontraban los padres de Sandra Palo. Tenemos que estar aquí como víctimas y como seres humanos, para transmitirles esperanza a los familiares y demostrarles que estamos unidos en esta causa explicaba María del Mar Bermúdez, madre de la joven deficiente brutalmente asesinada y violada, que ha llegado hasta el Tribunal de Estrasburgo para solicitar la revisión de la ley del menor. También colaboraron desinteresadamente varias vecinas madrileñas que trajeron las firmas de sus familiares, compañeros de trabajo y amigos. Yo he venido desde Parla sólo a firmar, porque no hay derecho que los criminales que le hacen daño a los niños puedan hacer su vida tan tranquilos afirmaba Francisco quien aseguró estar preocupado por sus nietas con tanto loco suelto Entre las peticiones de la familia Cortés se encuentra la cadena perpetua para los pederastas, así como la creación de un registro público de los condenados por pederastia que sea accesible para los padres, los colegios y las instituciones relacionadas con los niños. Para debatir acerca de estas cuestiones, Juan José Cortés será recibido hoy en el Palacio de la Moncloa por el presidente del Gobierno de la Nación, José Luis Rodríguez Zapatero. El padre de Mari Luz también mantendrá una reunión mañana con Francisco José Hernando, presidente del Consejo General del Poder Judicial, un encuentro que será especialmente importante ya que el presunto asesino de la niña de Huelva ya había sido condenado por abusar de su propia hija y no estaba en prisión en el momento del crimen por culpa de un error judicial. Cadena perpetua Los padres de Sandra Palo colaboraron en la recogida de firmas: Estamos unidos en esta causa dicen La familia asegura haber logrado más de 500.000 firmas, pero quieren llegar a cuatro millones