Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 MADRID LUNES 26 s 5 s 2008 ABC Gran catástrofe... de mentira Persecuciones policiales, accidentes de tráfico, coches por los aires, autobuses ardiendo y casas envueltas en llamas causaron ayer varios heridos en un simulacro de catástrofe en la Base de Cuatro Vientos POR ISRAEL VIANA FOTOS: DE SAN BERNARDO MADRID. Explosiones, accidentes y persecuciones policiales. Ayer por la mañana se rozó en la ficción la tragedia en Cuatro Vientos cuando, alrededor de las 11.00, cuatro ladrones secuestraron un autobús lleno de pasajeros con el que trataron de huir. En la persecución policial se produjo un aparatoso choque entre varios vehículos por el que resultaron heridas varias personas, algunas de gravedad. Según cuentan algunos testigos, los secuestradores aprovecharon el momento de confusión para tomar a varios pasajeros como rehenes y refugiarse en unas viviendas bajas próximas al lugar del accidente. Antes, abandonaron el autobús lleno de material detonante, lo que provocó una serie de explosiones en cadena que afectaron no sólo al autobús, sino a los coches colindantes e, incluso, a una fábrica cercana de productos químicos. Una catástrofe sin precedentes en la capital, que necesitó de la intervención de unos 900 miembros de las Emergencias de Madrid... y que fue vista por cientos de espectadores en una tranquila mañana de domingo. La razón: las Jornadas Municipales sobre Catástrofes que, desde hace trece años, se celebran en la Base Aérea de Cuatro Vientos, para mostrar la capacidad de preparación de respuesta de los Cuerpos, Fuerzas y Servicios Intervinientes ante un gran siniestro. No era una película, pero lo parecía, aunque sólo sea porque el encargado de los efectos especiales era Reyes Abades, todo un especialista del cine que ya ha logrado ocho premios Goya a lo largo de su carrera con películas como El Laberinto del Fauno El Lobo o El día de la bestia El ensayo ha contado con la participación de profesionales sanitarios de diez comunidades autónomas distintas, bomberos, Policía Nacional, Policía Local, Guardia Civil y la Unidad Militar de Emergen- La ficción de Cuatro Vientos en cifras El simulacro de catástrofe de ayer contó con la participación de unas 900 personas, de las que 182 pertenecen al Ministerio de Defensa, 168 a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, 40 a servicios de hasta diez comunidades autónomas diferentes y varios ayuntamientos, y unas 500 a la ciudad de Madrid. En concreto, 360 son miembros del SAMUR- Protección Civil y el resto, fundamentalmente, policías municipales y personal del SELUR. El número de vehículos implicados en el simulacro, procedentes de diferentes servicios, ascendió a 140. A estos hay que sumar tres helicópteros, que han sobrevolado el cielo de forma muy espectacular. cias (ME) que participa por primera vez con un helicóptero del servicio de rescate, equipos caninos destinados a la detección de personas heridas, una unidad de intervención contra incendios y una unidad N. B. A. E. por el posible riesgo químico de la fábrica. Además, han intervenido 140 vehículos y tres helicópteros. Una hora de simulacro convertida en espectáculo a la que ha asistido el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz- Gallardón. Este tipo de simulacros son absolutamente necesarios- -comentó- pues vivimos en una sociedad compleja donde las situaciones de crisis se pueden plantear, y desgraciadamente nosotros las hemos vivido. Pensamos que hay cosas que sólo ocurren en las películas, pero la realidad nos ha sorprendido muchas veces, superando las previsiones más pesimistas Según los últimos datos, el Samur ha sido capaz de reducir el tiempo de llegada al lugar del suceso de 8,31 minutos en el 2005 a 8,14 en 2007 para las unidades básicas; y de los 8,34 a 8,28 en las avanzadas. Estás cifras se han obtenido haciendo la media entre las casi 121.000 salidas que ha realizado este servicio durante 2007. Sabemos que no estamos exentos de riesgos- -concluyó el alcalde- Por lo que una vez que no se ha podido evitar la catástrofe, la prioridad es reducir sus efectos al mínimo Esta vez no hubo que lamentar víctimas. Una sociedad muy compleja Dotaciones de bomberos rescatan a las víctimas del interior de las viviendas Varios bomberos tratan de apagar un autobús en llamas a causa de una explosión provocada