Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 ECONOMÍA LUNES 26 s 5 s 2008 ABC Los impagos entre empresas se disparan un 50 en lo que va de año EP MADRID. Los impagos entre empresas crecieron entre un 40 y un 50 en lo que va de año en España por las dificultades de las compañías para registrar crecimientos en sus ingresos. Son consecuencias del descenso del consumo por la crisis económica y de los problemas para mejorar las condiciones de financiación. El director general para la Península Ibérica de Coface, Juan Saborido, explicó que hay un incremento fortísimo del volumen de impagos entre empresas, tanto en número como en importe y afirmó que 2008 será un año muy malo en este ámbito, aunque es difícil hacer previsiones porque la economía española no se había comportado de esta forma en las anteriores crisis. Abertis se une a la Armada Española empresarial que coloniza Estados Unidos La concesionaria encabeza el consorcio ganador de la autopista Pensilvania Turnpike M. LARRAÑAGA MADRID. And the winner is otra empresa española. La concesionaria de infraestructuras Abertis se ha unido esta semana al selecto club de empresas españolas que en los últimos años triunfa en Estados Unidos. A la cabeza de un consorcio en el que se integra Criteria y el banco estadounidense Citigroup- -cuyo director del negocio de infraestructuras es el también español Juan Béjar- Abertis se ha adjudicado esta semana la concesión de la autopista de peaje Pensilvania Turnpike y espera hacer un buen negocio explotando durante los próximos 75 años sus 801 kilómetros. Es el primer éxito de Abertis en un concurso de autopistas en Estados Unidos, pero no el primero que gana una empresa española. De hecho, a Cintra, filial de infraestructuras de Ferrovial, le cabe el honor de haber sido la primera empresa extranjera en explotar una autopista de peaje en Estados Unidos, al ganar en 2004 el concurso para la compra de la mítica Chicago Skyway. A esta primera autopista, Cintra unió poco después la Indiana Toll Road, continuación natural de la anterior y, fruto de su estrategia de crecimiento prioritario en Estados Unidos, se convirtió en el socio estratégico del Estado de Texas para el desarrollo del proyecto más ambicioso de autopistas de Estados Unidos, el Trans Texas Corridor. Las autopistas han supuesto la popularización de la presencia española en el sector estadounidense de transportes, pero lo cierto es que existe un precedente poco conocido. Desde 1994 trenes de Talgo se encargan de cubrir la ruta entre Seattle y la ciudad canadiense de Vancouver y la empresa ferroviaria tiene una base de mantenimiento en la capital del estado de Washington. También en Washington, pero en este caso al otro lado del país, en la capital federal, otra empresa ferroviaria española, Caf, es suministradora de trenes para el metro de la ciudad. Volviendo a las constructoras, destaca la presencia de FCC, cuya filial cementera, Portland Valderrivas, posee dos empresas en la costa este de Estados Unidos, Keystone Cement y Giant Cement Holding. A esta actividad une los frecuentes éxitos de su filial de mobiliario urbano en este país. Cemusa provee y explota el mobiliario de Miami, San Antonio, Boston y Nueva York: Este último es el mayor contrato del mundo de este tipo. Acciona, en cambio, prefirió desarrollar en Estados Unidos su faceta de generador de energías limpias y cuenta con tres parques eólicos y uno termoeléctrico en explotación y varios más en desarrollo. La apuesta del grupo de los Entrecanales se complementa con la implantación de Acciona Windpower en Iowa, donde fabrica aerogeneradores. También en el sector energético destaca la presencia de Abengoa, que es el quinto mayor productor de etanol de Estados Unidos y la apuesta de las energéticas españolas se complementa con el interés de Iberdrola por comprar Energy East, una operación que aún está pendiente del arbitraje solicitado por los técnicos del regulador de Nueva York. Otra empresa que recientemente ha puesto su foco en Estados Unidos es OHL, cuya apuesta se centra en el estado de Florida, con la compra de Community Asphalt y Tower Group. El grupo de Villar Mir sigue reastreando oportunidades en el mercado americano. Y, cómo no, el sector financiero español no podía obviar su presencia en el mayor mercado financiero del mundo. El Banco Santander, tras una primera experiencia con First Fidelity, volvió a Estados Unidos con la compra de Sovereign Bancorp, mientras que el BBVA controla nada menos que cinco entidades en el país: laredo, Compass, State National, Texas Regional y Valley. La entidad presidida por Francisco González planea la integración de estas entidades en el próximo otoño. PRINCIPALES INVERSIONES ESPAÑOLAS EN ESTADOS UNIDOS Valderrivas (FCC) Keystone Cement Giant Cement Holding Cemusa (FCC) Mobiliario urbano en Miami, San Antonio, Boston y Nueva York Ferrovial Webber (construcción) Cintra (Ferrovial) Autopista Chicago Skyway Autopista Indiana Toll Road Socio del Estado de Texas en el Trans Texas Corridor Abertis Autopista Pensilvania Turnpike OHL Community Asphalt Tower Group Acciona Parque eólico de Tatanka Parque eólico de Velva Parque eólico de Blue Canyon Parque termosolar Nevada Solar One Acciona Windpower Abengoa Abengoa Bioenergy Caf Metro de Washington Talgo Talgo América ACS Schiavone Banco de Santander Sovereign Bancorp BBVA Laredo Compass Texas Regional State National Valley Fin del crecimiento Saborido apuntó que la crisis financiera y el nivel de los tipos de interés han puesto fin al prolongado crecimiento de la economía española, y dijo que el impacto del coste de financiación entre bancos se mantiene y se transmite a la financiación de las empresas. El directivo se mostró, sin embargo, optimista porque España ha sabido aprovechar muy bien los diez años de crecimiento ininterrumpido, y las empresas han mejorado su calidad de gestión, su capacidad de exportación y se han diversificado Juan Velarde Fuertes INCONGRUENCIAS ENERGÉTICAS on motivo del reciente retoque alcista de las tarifas eléctricas se ha puesto de manifiesto, una vez más, la pertinaz equivocación energética española, uno de los más notables factores de freno de nuestra economía. Es un proceso que se inició con la Revolución Industrial, al optar por un carbón español caro, tanto por el proteccionismo integral que se buscó desde Cánovas del Castillo a Suanzes, con el apoyo de C todos los partidos políticos, como por necesidades de la defensa nacional, como puso de relieve la polémica entre Luaces y el almirante Antequera. El nacionalismo económico español encabezado por Cambó lo explica, en esa búsqueda del triunfo del carbón desde la electrificación del ferrocarril en su paso por el puerto de Pajares a la creación del Consorcio Nacional Carbonero del vizconde de Eza. Cuando la competencia de otras energías resultó ruinosa para las empresas principales, con el decidido voto en contra de Valero Bermejo y el mío, se decidió nacionalizar esas pérdidas y constituir Hunosa. La carga pasó al presupuesto, lo que macroeconómicamente no era ningún alivio. Se sospechó que éste podía venir de la hidroelectricidad. Se apostó a su favor en varias ocasiones. La elevada relación capital- producto obligada por nuestra climatología- -enormes embalses para producir normalmente los kilovatios- hora, señalada por primera vez por Juan de Arespacochaga en De Economía 1948- -encarecieron la situación. Cuando para luchar contra la inflación, se bloquearon las tarifas en los años cuarenta, el resultado fue un amplio conjunto de restricciones eléctricas que hundía nuestro PIB, como mostraron Castañeda y Redonet. La apuesta a una energía barata, desde los años cincuenta, se orientó hacia el petróleo. Parecía, con la gran red de refinerías construidas, que estábamos en el buen camino. Pero a partir de finales de 1973, los dos sucesivos choques petrolíferos, primero, y la realidad actual, perturbaron más de todo lo imaginable nuestro desarrollo. La perspicacia sucesiva de Santos Blanco, de Álvarez Miranda y de Leopoldo Calvo Sotelo inten- tó hallar la solución por el sendero de la energía nuclear. Pero el atentado de ETA en Lemóniz y el parón nuclear decidido en 1982 por el Gobierno González, liquidaron esta salida lógica. Y aún continúa el desatino. Finalmente se decide que la solución puede proceder del gas. Juan Rosell nos ha aclarado su marcha alcista pareja a la del petróleo y de las energías renovables, que si se sostienen es gracias al gasto público. Hemos optado por una energía cara desde hace ya siglo y medio. Pero pretendemos disponer de una barata, porque la cara frena el desarrollo al impedir la competitividad en los costes de las industrias y porque al generar inflación, crea perturbaciones de todo tipo. Pero si éstas no se toleran, las restricciones aparecen con mucha fuerza: En economía ser incongruente siempre se paga. ABC