Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL LUNES 26 s 5 s 2008 ABC El Ejército podría usar explosivos contra las grandes rocas que obstaculizan el lecho de los ríos El Gobierno insiste en que la presa de las Tres Gargantas no corre ningún riesgo, pues no ha sido afectada se, el Ejército tiene previsto utilizar explosivos con el fin de volar las grandes rocas que se han desprendido de las montañas sobre el cauce. La amenaza es especialmente patente en el lago cercano Beichuan, la ciudad más destrozada por el seísmo y que ha sido totalmente evacuada al haberse derrumbado la mayoría de sus edificios. Su nivel de destrucción llega a tal extremo que lo más probable es que dicha localidad no pueda ser reconstruida en su emplazamiento original, por lo que sus habitantes, refugiados ahora en el estadio Jiuzhong de la cercana Mianyang, tendrán que desplazarse a otro lugar. Pero el Gobierno sigue insistiendo en que la faraónica presa de las Tres Gargantas, situada a casi 500 kilómetros del epicentro del terremoto en Wenchuan, no se ha visto afectada por el temblor, por lo que no corre riesgo de que su estructura se vea dañada. Dicho embalse, el mayor proyecto hidrológico del mundo, ha sido muy criticado por sus efectos medioambientales y por sus riesgos para la población en caso de terremoto, ya que las previsiones más pesimistas calculan que 200 millones de personas perecerían en caso de que la presa reventara. Además, otros expertos han alertado de que tan elevada concentración de agua ejercería una presión muy peligrosa sobre las fallas situadas bajo la provincia de Sichuan, que siguen en movimiento y amenazando a su sufrida población. Policías chinos rescatan con vida a Xiao Zhihu, de 80 años de edad, que permaneció 266 horas bajo los escombros REUTERS Una fuerte réplica del terremoto de China destruye 70.000 casas A pesar de su potencia, sólo murió una persona y 262 resultaron heridas s Se mantiene el peligro de inundaciones en la provincia de Sichuan PABLO M. DÍEZ CORRESPONSAL PEKÍN. La Naturaleza sigue sin dar tregua a la provincia china de Sichuan, devastada hace justo dos semanas por un terremoto de magnitud 8 en la escala Richter que se ha cobrado ya más de 62.000 muertos y 20.000 desaparecidos y ha dejado sin hogar a más de cinco millones de damnificados. Cuando muchos pensaban que lo peor ya había pasado, ayer se registró en esta parte del suroeste del país una fuerte réplica del seísmo que, según los distintos métodos de medición empleados por China y por Estados Unidos, se situó entre los 5,8 y los 6,4 grados. Al margen de dichas divergencias, se trata de una de las réplicas más virulentas de las dos últimas semanas, en las que la Tierra ha llegado a temblar hasta 8.000 veces, cien de ellas con una fuerza superior a los 4 grados y fácilmente perceptibles por el ser humano. Por ese motivo, se derrumbaron más de 71.300 casas en la ciudad de Guangyuan, según explicó el funcionario municipal Wang Fei a la agencia estatal de noticias Xinhua. Además, otras 200.000 viviendas corrían riesgo de venirse abajo como consecuencia de la réplica. A pesar de su potencia, sólo murió una persona, pero otras 262 resultaron heridas, 26 de ellas en estado grave. Además, el pánico se desató en la capital de la provincia, Chengdu, sacando a la mayoría de sus diez millones de habitantes a la calles. Desde el terremoto registrado el pasado 12 de mayo y, sobre todo, desde la alerta de fuertes réplicas que hizo pública el Gobierno local el pasado miércoles, los vecinos de esta populosa urbe viven en tal estado de ansiedad que muchos de ellos han optado por abandonar sus viviendas para dormir en tiendas de campaña plantadas a falta de otro espacio en plena calle, en los parques públicos, en el campus de la Universidad y en la zona cercana al río. Para colmo de males, el peligro sigue amenazando a los sufridos habitantes de Sichuan, ya que el Gobierno ha reconocido que 69 presas estaban a punto de romperse por estos movimientos sísmicos y que otros 320 embalses estaban amenazados. Si estas reservas se desbordaran, supondrían una seria amenaza para las vidas y la propiedad de la gente y afectarían al suministro de agua para la población, la agricultura y la industria advirtió el viceministro de Recursos Hídricos, E Jingping. Ante el permanente peligro de inundaciones, unas 20.000 personas han sido evacuadas de la zona de la catástrofe y otras 100.000 han sido reubicadas. Para evitar que algunos ríos, bloqueados por los corrimientos de tierra, acaben desbordándo- Alerta roja Pánico en Chengdu Rescatado un anciano tras doce días bajo los escombros Todavía hay lugar para los milagros en medio de tanta tragedia como la que se vive en China, donde el terremoto de Sichuan podría cobrarse finalmente más de 80.000 fallecidos si se confirma la muerte de las 20.000 personas que continúan desaparecidas. Y es que un anciano de 80 años, Xiao Zhihu, fue rescatado ayer con vida después de pasar casi doce días sepultado bajo los escombros de su casa en Minzhu. Xiao Zhihu, que sufre una parálisis, ha resistido 266 horas enterrado vivo, lo que le convierte en el superviviente que más tiempo ha aguantado tras el seísmo que arrasó la provincia de Sichuan el pasado 12 de mayo. Según informó la agencia estatal de noticias Xinhua, el anciano ha sido trasladado a un centro hospitalario y su condición es estable. Durante estas dos últimas semanas, los equipos de rescate han hallado a numerosos heridos bajo las ruinas de sus viviendas, destacando las más de 60 personas que fueron salvadas el sábado 17 de mayo. Pero, a medida que pasan las horas y comienzan los trabajos de demolición de los edificios derruidos, disminuyen las esperanzas de encontrar a más supervivientes.