Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL LUNES 26 s 5 s 2008 ABC Suleimán jura como presidente del Líbano y pone fin a seis meses de vacío de poder En su discurso inaugural tendió la mano a todas las facciones rivales y se mostró conciliador con Damasco MIKEL AYESTARÁN ENVIADO ESPECIAL BEIRUT. Os llamo a todos, políticos y ciudadanos, a comenzar una nueva era Michel Suleimán juró ayer su cargo como presidente del Líbano, poniendo fin a seis meses de vacío de poder que a punto estuvieron de arrastrar al país del Cedro a una nueva guerra civil. Finalmente no hubo sorpresas y siguiendo el guión marcado por el acuerdo de Qatar, el antiguo jefe de las Fuerzas Armadas cambió el uniforme por el traje de civil y recibió el voto de 118 de los 127 parlamentarios poniendo fin a año y medio de crisis política en el país. Habló de sólida reconciliación de pasar página y de trabajar unidos y no dejó en el tintero la necesidad de tener una relación equilibrada con Siria y el no permitir que nadie apunte con sus armas a nadie que no sea el enemigo en clara alusión a los graves acontecimientos de hace dos semanas en los que la milicia de Hizbolá tomó por la fuerza Beirut Oeste. Todo estaba preparado para la histórica ocasión y no faltó nadie a una cita en la que además del nuevo presidente también tuvo oportunidad de hablar el Emir de Qatar, Sheikh Hamad bin Khalifa Al- Thani, artífice del acuerdo alcanzado por los libaneses. El dirigente qatarí se refirió a la elección de Suleimán como una victoria de todos los árabes Los ministros de Exteriores de España, Francia, Italia, Arabia Saudí y los representantes enviados por el Congreso de Estados Unidos, compartieron palco con los enviados de Siria o Irán y todo fueron aplausos tras el nombramiento. Aplausos en la Cámara y fuegos artificiales y disparos al aire en las calles de la capital y especialmente en las de Amchit, la localidad natal del nuevo presidente. Como si de un Gran Hermano se tratara, las televisiones libanesas hicieron una cobertura en directo del Parlamento, el pueblo de Suleimán y el salón de su propia casa donde tras conocerse el resultado final de la votación sus familiares saltaron de sus sillones. Lo ocurrido en Beirut es el espejo de la nueva situación que parece comenzar a plasmarse en la región. Los enviados de Irán y Arabia Saudí, las grandes potencias que respaldan a las dos tendencias enfrentadas en Líbano, aprovecharon el acontecimiento para reunirse en el mismo Parlamento. Desde Washington no tardó en llegar la felicitación personal de George Bush. Suleimán ha logrado respaldo de todos a nivel nacional e internacional, desde Estados Unidos a Irán parecen de acuerdo con su designación. Las únicas voces discordantes de esta auténtica fiesta fueron las de algunos parlamentarios del bloque soberanista que denunciaron que el nombramiento violaba la Constitución porque Suleimán no ha permanecido al menos dos años sin ocupar un alto cargo de funcionario público. Nadie prestó atención al detalle, el pacto de Doha se impuso a estas voces críticas y a las que lamentaron que un militar tenga que tomar de nuevo las riendas del país. Ahora empieza la nueva era de la que habló el ex jefe de la Fuerzas Armadas, en la que tendrá que empezar formando un gobierno de transición que lleve las riendas del país hasta el próximo mes de mayo, fecha de las elecciones generales. Michel Suleimán pasa revista a las tropas a su llegada al Parlamento en Beirut para el acto de juramento AP Michel Suleimán s Nuevo presidente del Líbano NEGOCIADOR CON SIRIA, FIRME FRENTE A ISRAEL Cristiano maronita, Suleimán centra su principal apuesta política en lograr la reconciliación nacional y en mantener la cohesión del Ejército M. A. BEIRUT. Hombre normal honrado serio imparcial son algunos de los calificativos más usados por los medios para definir a Michel Suleimán. Es hijo de funcionario, proviene de una familia humilde e irrumpe en la escena política de un país marcado por las grandes familias que ostentan el poder casi desde su creación. Su discurso más repetido hasta el momento es el de la reconciliación nacional, la búsqueda del diálogo con Siria y la defensa de la patria en caso de un nuevo ataque israelí. Tres pilares que intentará poner en práctica durante su mandato. Por tercera vez en su breve historia, el Líbano vuelve a llamar a las puertas de las Fuer- Felicitaciones de EE. UU. zas Armadas para lograr la calma. El décimo segundo presidente del país ostenta el cargo de jefe del Ejército desde hace veinte años- -cargo en el que sucedió a Emile Lahoud, al que ahora sucede también al frente de la presidencia- -y antes de iniciar su carrera militar tuvo tiempo de licenciarse en Ciencias Políticas en la Universidad de Beirut. Natural de la pequeña Amchit, este cristiano maronita- -requisito imprescindible para alcanzar la Presidencia- -de 59 años es padre de tres hijos y a lo largo de su jefatura militar ha lidiado con crisis muy graves como la reciente toma de Beirut Oeste por parte de Hizbolá. Los analistas destacan su capacidad para mantener al Ejército unido un Ejército que como Neutralidad como norma buen reflejo de la sociedad libanesa, es un crisol de sectas y que bajo su mandato realmente no ha tomado partido por ninguno de los dos bandos que dividen el país: el prosirio y el antisirio. Suleimán es una incógnita, una apuesta que ni las fuerzas soberanistas, ni las de la oposición tienen muy clara. Pero no había otra opción realista. Esto explica que pese a estar en todas las quinielas hayan tardado casi siete meses en llegar un acuerdo para su elección. Ahora empieza la guerra política por los ministerios. El asiento más codiciado, el de primer ministro, podría estar ya adjudicado para el heredero de Hariri, Saad, todo un consuelo tras la humillante derrota sufrida por la comunidad suní a manos de un Hizbolá que asegura que no volverá sus armas contra los libaneses.