Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 26 s 5 s 2008 ESPAÑA 23 Denuncian que la protección de un chalé de Corbacho deja sin vigilancia un cuartel La Unión de Guardias Civiles señala que se ven obligados a custodiar la vivienda del ministro de Trabajo, que sólo usa los fines de semana S. N. BARCELONA. La Unión de Guardias Civiles (UGC) de Cataluña denunció ayer que se ha cerrado y dejado sin seguridad un cuartel de este cuerpo para atender la vigilancia de un chalé donde pasa los fines de semana el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho. Esta organización ha calificado de inconcebible que literalmente se cierre un cuartel de la Guardia Civil para que los miembros del cuerpo destinados en el mismo vigilen la casa del nuevo ministro. Por razones de seguridad de los guardias civiles, así como de los familiares que residen en este cuartel, la secretaría general de la UGC en Cataluña no ha informado de qué instalación se trata, en tanto que la situación no se restituya a la normalidad. Desconocemos de dónde parten las órdenes y quién decide qué escolta le corresponde a un ministro un fin de semana de asueto, pero es evidente que cerrar un cuartel y dejarlo sin la más mínima seguridad, ni siquiera con un guardia de puertas, cuando en el mismo residen guardias, mujeres y niños, nos parece, en el mejor de los casos, de una irresponsabilidad absoluta señala la UGC. Los responsables de esta organización recuerdan que los guardias civiles son objetivo prioritario de grupos terroristas, en especial de ETA. Hasta cuando adoptamos todas las precauciones- -agrega- -sufrimos lamentables y fatídicos atentados La UGC solicitará a través de la Dirección General de la Policía y la Guardia Civil, explicaciones urgentes sobre este caso. Se está jugando con nuestras vidas y la de nuestras familias y se nos está utilizando para atender servicios de dudosa justificación legal afirman. Esta asociación considera que si la protección de un ministro o quien sea requiere dejar un cuartel sin protección algo no funciona en el sistema y obviamente evidencian una falta de personal clamorosa, poca organización y mala previsión Además, cri- tican que la Guardia Civil, por su carácter jerárquico militar, sea sistemática e históricamente utilizada La Unión añade que, a pesar de que este cuerpo cumple fielmente las órdenes, los guardias son permanentemente olvidados, ignorados y marginados para tener retribuciones justas o a la hora de reconocer su derecho a negociar mejoras laborales o la equiparación con otros cuerpos policiales que ni por asomo sufrirían situaciones como ésta de auténtica vergüenza Ante esta denuncia, ayer reaccionó el diputado popular en el Congreso por Barcelona Antonio Gallego, que calificó de intolerable que se haya dejado sin vigilancia un cuartel de la Guardia Civil. ABC Celestino Corbacho Más información sobre esta asociación en http: uniongc. org Edurne Uriarte LAS MEDICINAS DE BLANCO L as cuitas internas del PP ya tienen su réplica cómico- cínica en forma de consejos y recetas médicas de José Blanco. La parte puramente cómica es propia de un político relajado ante un adversario demasiado ocupado organizándose ma- nifestaciones contra sí mismo. De ahí que le salga un humor político de primera como eso de recomendarle primarias y democracia interna al PP. La receta viene de un partido que acaba de obligar a sus parlamentarios a apoyar el bochornoso tráfico de influencias del caso Taguas. Con modos tan dictatoriales que el único diputado que se atrevió a llevar la contraria a la dirección anda excusándose por las esquinas- -una equivocación, se disculpa- -para evitar las represalias. Los demás están muertos de vergüenza, pero muy poco dispuestos a aplicarse los consejos de su secretario de Organización. Por si acaso se enfure- ce el secretario de Organización. Y es que la receta de la democracia interna, dice el doctor Blanco, es para el PP. Y las primarias, igual. Nosotros las eliminamos fulminantemente, pero precisamente por eso, porque nos salieron tan mal, os las deseamos de todo corazón. Para que acabéis de desarreglar lo vuestro. La segunda parte, la cínica, sí tiene calado político. Y es en lo que está el PSOE estas últimas semanas. En intentar apuntalar su teoría de la crispación. Ahora, con la pretensión de que las doscientas personas de la calle Génova del viernes, la misma medicina, que llama el doctor Blanco, son todo el PP y prueban el protago- nismo de la derecha en la crispación. Lo dice el representante del partido que llegó a acuerdos políticos con ETA, cedió al chantaje de De Juana, aprobó el Estatut y gobierna con ERC. Y lo dice el partido que aún deslegitima al PP como heredero del franquismo y que ganó las elecciones con el voto decisivo de la extrema izquierda. La medicina a la que otros llamamos crispación, la que ha tenido potentes efectos negativos en la sociedad española, es la anterior. Los doscientos de la calle Génova nada tuvieron que ver en su elaboración. Fue exclusivamente socialista y administrada por el doctor Blanco y sus compañeros de partido.