Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 26- -5- -2008 El acoso al castellano en Cataluña ESPAÑA 21 La Generalitat cree que su decreto, que rebaja las horas de castellano a la mitad, es legal porque respeta el Estatuto de las 245 mínimas requeridas por el decreto ministerial. Convivencia Cívica Catalana asegura que el hecho de que el 90 de estos centros se quede en las 140 horas de castellano- -es decir dos horas a la semana- -demuestra que la Generalitat está burlando la normativa estatal Francisco Caja, presidente de CCC, confía en que, una vez entregados todos los informes- -faltan aún los de 838 colegios- -y si se mantiene la tónica de los remitidos hasta ahora, el Alto Tribunal catalán tome medidas cautelares CCC entiende- -y así se lo ha comunicado al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña- -que el departamento de Educación de la Generalitat, en una muestra inequívoca de mala fe, pretende hacer creer a este Tribunal que el déficit de 140 horas que arbitrariamente establece Muestra de mala fe el decreto 142 2007 se compensa con clases de castellano o en castellano, y esto es totalmente falso como esta parte ha demostrado no sólo con lo que las adenda de los centros demuestran, sino también el análisis más superficial de la Disposición transitoria de la referida orden Aunque algunos de los colegios que han presentado sus informes- -contadas excepciones- -exceden las 140 horas de castellano, en ningún caso llegan a las 245, lo que demuestra que se está incumpliendo el decreto ministerial apunta Caja. Entre los centros que han remitido sus horarios al Alto Tribunal catalán se encuentran el CEIP Alexandre Galí, situado en el Paseo Marítimo de Barcelona, que imparte un total 148,75 horas de castellano en los dos cursos (70 en el primero y 78,5 en el segundo) el CEIP Auró de la Avenida Paralelo de Barcelona, que da 140 en total (70 por curso) y el CEIP Octavio Paz, ubicado en el número 655 de la calle Mallorca que imparte las mismas horas de castellano que el anterior. Ninguno de los dos últimos colegios señalados refuerza las 140 horas mínimas establecidas por la Generalitat para esta etapa inicial. Lo mismo ocurre en la inmensa mayoría de centros que han enviado sus informes. LA NORMA LINGÜÍSTICA ANTES QUE LA REALIDAD SOCIAL La consigna de la Generalitat respecto a las horas de castellano se cumple a rajatabla en todos los centros, incluso en los de mayoría aplastante de castellanohablantes E. A. BARCELONA. Al margen del ultimatum del TSJC- -que ha exigido a todos los colegios los horarios lingüísticos de los dos primeros años- los centros catalanes tienen de plazo hasta finales de junio para remitir a la consejería de Educación sus proyectos lingüísticos completos- -horarios de los seis años de Primaria- La Generalitat reconoce que en los colegios con una mayoría de alumnado castellanohablante el refuerzo de esta lengua está justificado. No obstante, la realidad es otra. Ejemplos como el del Colegio Feliu i Vegues de Badalona desmontan esa teoría. Este centro, que lleva 30 años funcionando, tiene la mayoría de alumnado inmigrante. De los 403 alumnos matriculados, sólo 28 tienen el catalán como lengua materna. Un total de 239 son hijos de castellano- hablantes y el resto de inmigrantes, mayoritariamente árabes (64) y chinos (22) Pese a esta realidad, el Feliu y Vegués es uno de los centros que cumple a rajatabla el decreto de mínimos catalán. En los seis años de Primaria imparte 420 horas de Lengua Castella- na (140 por ciclo) frente a las 1.120 de Lengua Catalana y 455 de Lengua Extranjera. Otro caso es el del Colegio Ramón Casas, de la calle Alumini de Barcelona, que imparte estrictamente las 140 horas de castellano apuntadas por el decreto catalán para los dos primeros cursos- -dos horas a la semana- frente a las 297 de Catalán (192,5 de Lengua Catalana a las que se suman 105 de Estructuras Lingüísticas Comunes que se imparten en lengua catalana) y las 70 de Inglés. El Colegio Prosperitat es de los pocos que supera las 140 horas mínimas. Imparte 157,30, aunque sigue por debajo de las 245 del decreto estatal. Documento de la Generalitat en el que se reconoce que sólo se dan 140 horas en castellano