Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA www. abc. es LUNES 26- -5- -2008 ABC Rodríguez Zapatero, junto al ex presidente extremeño Rodríguez Ibarra y el secretario general de UGT Cándido Méndez, durante el mitin en Badajoz BRIGIDO Zapatero se inmiscuye en la crisis del PP y se recrea en su jeroglífico sin solución La romería celebrada en Alange, pueblo del capitán Lozano, sirvió más para atacar a la oposición que para propuestas de gestión J. L. AROCA J. ALBIOL BADAJOZ MADRID. El presidente del Gobierno irrumpió ayer de manera gruesa en la crisis del Partido Popular, aportando para beneficio propio la visión de una situación ajena. El escenario elegido por Rodríguez Zapatero para lanzar su diatriba contra el PP fue Alange (Badajoz) el pueblo de origen de su abuelo, el capitán Rodríguez Lozano, fusilado durante la Guerra Civil y uno de los referentes familiares más usados por el líder socialista. Tras un tiempo de neutral y escrupuloso silencio sobre las contingencias del principal partido de la oposición, ayer el presidente del Gobierno decidió eclipsar los posibles titulares constructivos de su intervención, los referidos a sus proyectos de futuro, al inmiscuirse en la agria crisis interna del PP, del que dijo que está sumido en un jeroglífico sin solución El terreno ya se lo había preparado el sábado el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, cuando declaró que Rajoy está probando su propia medicina porque ahora están utilizando a las víctimas del terrorismo contra él, como las usó él antes contra el Gobierno Zapatero ahondó ayer, por tanto, en esta estrategia socialista de rentabilizar el difícil momento que viven los populares y, casi de manera displicente, subrayó que lo primero que debía hacer el PP es analizar las razones de su derrota en las pasadas elecciones del 9- M. Seguidamente, fue mucho más preciso y directo: Resulta que hay unos que quieren que el PP siga la misma política y se cambie de líder, y otros quieren que haya una política distinta y que siga el mismo líder. Es un jeroglífico que no tiene solución, ya lo veréis auguró, entre ovaciones entusiastas de los suyos. Así, la única conclusión posible llevaba el agua a su molino: En su próximo congreso- -dijo- -el PP debatirá sobre sus problemas internos, mientras que el PSOE lo hará sobre los problemas de los españoles y las soluciones necesarias El discurso del líder socialista se apartó sustancialmente de las dosis de prudencia ofrecidas hasta el momento por la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, quien, tras el último Consejo de Ministros, se limitó a expresar el deseo de que haya una oposición fuerte Gesto elegante pero, por lo ayer escuchado, de cara a la galería tras el inequívoco pronunciamiento de Zapatero. Se animó también a aventar la crisis del partido de Génova Juan Carlos Rodríguez Ibarra, quien, en su intervención en el mitin- fiesta, replicó a Fernández de la Vega y dijo que el elegante discurso de la vicepresidenta sobre la necesidad de una oposición fuerte a él le causaba risa. Yo, como socialista, quiero una oposición débil, lo más débil posible, y mi partido lo más fuerte posible Rodríguez Zapatero se escudó, a la hora de analizar lo que el Gobierno llama desaceleración en la situación de crisis internacional, pero auguró un crecimiento, a pesar de ello, que dejará margen para subir las pensiones, ampliar el número de becas, conceder ayudas a la dependencia, y también para infraestructuras, entre las que citó el AVE extremeño. También dedicó parte de su intervención a reiterar que la igualdad entre hombres y mujeres forma parte de sus valores y que quienes criticaron su manera de formar Gobierno, con mayoría femenina, no conocen a las mujeres de España Y habló incluso Zapatero de inmigración y, en referencia a las medidas adoptadas por el Ejecutivo de Berlusconi, dijo que él tratará a los inmigrantes como seres humanos independientemente de la coyuntura política La reacción del PP extremeño tras la romería socialista de Alange fue inmediata. Así, el líder de este partido en la re- Entretenido en el zarandeo del adversario político, pocos más mensajes de calado lanzó ayer Zapatero en el pueblo de su abuelo. Eso sí, al jefe del Ejecutivo no le quedó más remedio que reconocer que la economía no va como hace tres años si bien aventuró que se recuperará y, en consecuencia, él podrá cumplir con sus compromisos electorales. Una vez más, La economía, peor Inmigración Ibarra dijo que él, como socialista no quiere una oposición fuerte, sino lo más débil posible