Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
120 TVyCOMUNICACIÓN DOMINGO 25 s 5 s 2008 ABC SOPAS CON ONDAS F. Álvarez El día del orgullo Chiki La Eurocopa musical la ganó Rusia entre perreos y morreos. Le siguieron Ucrania y Grecia. Chikilicuatre, decimosexto ROSA BELMONTE ENVIADA ESPECIAL BELGRADO. El inmenso escenario de Eurovisión representaba la confluencia belgradense de los ríos Sava y Danubio. Aunque también parecía una mezcla de las naves de los malos en Babylon 5 y Battlestar Galactica Futurista. La técnica y el montaje supera en mucho a la calidad de las canciones (o lo que sean) El oráculo y futurólogo Uribarri apostaba por Rusia entre los tres primeros y preferentemente como ganador. También apostaba con quedarse con la peluca de Chikilicuatre, como le decía por la mañana al artista en el hall del hotel Continental, el mismo, aunque entonces se llamaba Intercontinental, donde mataron a Arkan, el jefe paramilitar serbio. El mismo que ahora está cuajado de eurofans. Por la tarde, y por el centro de prensa, una periodista rusa corría por los pasillos con una bandera de su país. Era como Libertad orgullosa guiando al pueblo (al fin y al cabo, los colores son los mismos que los franceses pero en horizontal) Eso sí, las tetas iban a buen recaudo. A los españoles, aun siendo chikífilos, nos ha faltado ese punto desinhibido e impúdico. Yes we can (y si no, qué bien lo pasamos) Incluso en el día Ch, en el día del Orgullo Chiki. Rusia tenía un patinador (el campeón olímpico Evgueny Plushenko, que hacía sus piruetas en un pie de pava de superficie plástica especial) Y sobre todo tenían a Dima Bilan, una especie de Bustamante que es un ídolo de masas en toda la antigua Unión Soviética, no sólo en Rusia. La ucraniana (chica boom) hombres que salían de un armario y una gorda con túnica en una esquina que no merecía ni un plano del realizador (claro, con Ani Lorak meneándose, quién va a hacer caso a esa imitadora de Aretha Franklin) Bosnia- Herzegovina tenía cuatro novias, un tendedero, una chica con los pelos de Paloma Chamorro y el cantante que salía de una cesta como las serpientes. Finlandia, rockeros gritones sin camiseta (uno de ellos, con guitarra de purpurina, que luego no venga a reírse de Luciana) Georgia, a la niña de la puebla de allí y un número de magia con sábana gigante. Azerbayán, un ángel blanco a lo Frankie Avalon en Grease pero con la voz de Barry Gibb (o con la que Tennessee Williams decía que tenía Truman Capote) Grecia sacó una carroza convertible. Levantaban el suelo y aparecía un enorme corazón. Portugal (requeteaplaudida) una cantante triunfita (es la Rosa de España de Portugal) con un sencillo montaje como de proa de Titanic (el viento, muy socorrido, también hacía efectos especiales a la serbia) La cantante lusa es una mezcla entre Soraya Sáenz de Santamaría y Laura Caballero, la directora de Aquí no hay quien viva Y España... España tenía y tuvo mucho morro. Perrea, perrea. O qué cacho perro que diría Lina Morgan. Sólo faltaba el solo inicial de Old McDonald con la guitarra (ía ía o) y el susto con los fuegos artificiales. Habría querido Rodolfo haber bajado en una bola tocando virtuosamente a su Luciana. Algo así como en el Misterio de Elche (ah no, que el del Misteri pero sin bola era el de Azerbayán) Pero le dijeron que nanai. La postal de la cortinilla previa, esa donde sale el torero, ya estaba en castellano y no en catalán como el día anterior. Las cortinillas son lo que se ve ¿Y SI TODO FUE UNA BROMA? ué más dará quién haya ganado Eurovisión. ¿Alguien se acordará de Rodolfo Chikilicuatre el mes que viene? Su madre o el Max Mix 39857 no cuentan. Lo verdaderamente sustancial de lo ocurrido en los últimos meses en torno a la pachanga es el ejercicio de reivindicación existencial de la televisión, de la analógica, la del siglo pasado. Vaya, la de la rosca y la antena de cuernos. Cuestionada su capacidad de pervivencia, La Sexta y Televisión Española- -tanto montan- -han sido capaces de crear un fenómeno marketiniano en toda regla, un huevo de chocolate de esos en los que lo realmante importante está bajo varias capas de papel de aluminio para que no lo vea nadie, salvo quien se lo ha de comer, a escondidas y relamiéndose, claro. Rodolfo Chikilicuatre, con todo, tiene el valor de una idea, sostenida sobre la repetición machacona y una campaña comercial donde ha valido casi todo con tal de colocar un politono o una guitarra de juguete. Puede que algún día, entre mudanzas, aparezca una carta donde algún malvado reconozca con nombre, apellidos y cargo que todo fue una broma, que era una prueba para ver hasta dónde llegaba la indiferencia de la gente. O, quién sabe, que consistió en un experimento sociológico para probar objetivamente lo solo que puede llegar a sentirse uno entre millones de espectadores. Eso sí, mientras habrá que silbar, como si nada. Todo por la ciencia. Q El representante ruso: ganadorAP Solo de guitarra La griega Kalomira, tercera AP en la televisión mientras se cambia lo poco que hay que cambiar en el escenario, que tampoco es que den muchas libertades para la escenografía En el año de Sergio y Estíbaliz, 1975, cuando Volverás los propios cantantes se hacían un autorretrato. En fin, si nuestras cortinillas eran con torero, las de los griegos mostraban una pareja (chico y chica) morreándose en un sofá, cosa que no tengo muy claro si forma parte de las tradiciones helenas. Durante esos intervalos, de morreo o de toreo, sale al enorme escenario una cuadrilla de operarios vestidos de negro a los que alguien ha puesto en modo fast forward como