Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 25 s 5 s 2008 Festival de cine de Cannes CULTURAyESPECTÁCULOS 101 ¿Alguien sabe adónde va Wim Wenders? E. R. M. CANNES. Al final salió a competir Wenders, pero deberían haberlo dejado dentro (dentro, ¿de dónde? Su película The Palermo Shooting se va consumiendo como un mixto, y eso que empieza ya quemada en un Berlín tan refinado y de diseño, tan falso y frío, que da grima. La historia, si la hubiere, viaja a un Palermo más caótico visualmente, pero sigue igual de ensimismada en la gafapasta de Wenders, tan perdido como su protagonista, un fotógrafo que se empequeñece y engrandece en las camas (una metáfora wenderiana, sin duda) Las apariciones de Lou Red o Dennis Hopper obligan al espectador a un esfuerzo suplementario para no reírse. La francesa Entre les murs de Laurent Cantet, sí tenía mucha miga dentro, y un cine fragante, cálido y a la vez fresco como una panadería muy de mañana... La cámara asiste, invitada, a una clase de lengua francesa en un colegio público y complicado. La relación entre el profesor y sus alumnos, de toda condición y pelaje, religión y cultura, es la gasolina del vehículo... El debate es completo, de abajo a arriba, de derecha a izquierda. Igual que la película. Atom Egoyan, con los actores de su película, Adoration que ayer ganó el premio de jurado ecuménico Hoy se elige una Palma de Oro entre un palmeral de buenas películas Clint Eastwood, Bilge Ceylan, Ari Folman, Garrone o Egoyan, entre los favoritos E. RODRÍGUEZ MARCHANTE ENVIADO ESPECIAL CANNES. Ya están todos los números en el bombo y, en unas horas, empieza el bingo de un Palmarés que sólo puede ser bueno. La sexuagésima primera edición del Festival de Cannes se clausura hoy con la juguetona What just happened de Barry Levinson, con Robert de Niro de protagonista de la velada. Y sólo puede ser bueno hoy el Palmarés que decida el jurado, porque casi todas las películas han sido buenas o muy buenas. Que la Palma, pues, no nos impida ver el palmeral... Debe de haber al menos diez o doce películas que, de ganar el gran premio cualquiera de ellas, no significaría ninguna burla a la sensatez. No hay un gran favorito, a no ser que se quiera considerar así a Clint Eastwood y a The exchange tituírselo. Aunque hay varios inconvenientes para ello: una Palma de Oro a Clint Eastwood sitúa al Festival de Cannes en ese lugar mediocre de lo previsible (lo previsible, en estos casos, no suele ocurrir) Muchos creen (y entre ellos algún miembro del jurado) que el calificativo de clásico aplicado al cine de Eastwood, es un reproche. Además, preside el jurado Sean Penn, que habrá de valorar su doble posición: de protagonista de Mystic River y de pieza clave del tribunal que juzga... Una mirada al resto de la composición del jurado puede revelar también algunas pistas al respecto: la interpretación de Benicio del Toro en Che de Steven Soderbergh, puede contar con el apoyo en el jurado de tres buenos amiguetes, el propio Penn, la actriz Natalie Portman y el director Alfonso Cuarón. Aunque Joaquin Phoenix, magnífico en Two lovers está igual de bien situado en ese sentido. Un cuento de Navidad de Arnaud Desplechin, y Entre los muros de Laurent Cantet, podrían ser dos buenas opciones a defender por los representantes franceses en el jurado, el director Rachid Bouchareb y la actriz Jeanne Balibar. Clint Eastwood siempre se merece un gran premio, y con esta película, también. Se da la circunstancia de que Cannes se lo birló cuando vino hace unos años con Mystic River y tal vez sea el momento de res- Mystic Eastwood Parece casi obligado que aparezcan en el Palmarés títulos como el del turco Bilge Ceylan, Los tres monos y especialmente el del israelí Ari Folman y su arrasadora película- cómic Vals con Bashir El cine italiano, durante años diluido por completo, ha venido este año con dos ambiciosas películas, Gomorra e Il Divo que también deberían de encontrar acomodo entre la lista de los mejores, y el actor Sergio Castellito está ahí, entre los jueces, para pelearlo. Igual que autores de personalidad y resoluciones complejas, como Atom Egoyan, Jia Zhang Ke o No pueden faltar Charlie Kaufman, quienes, tal vez, consigan llamar la atención de un miembro del jurado tan peculiar como el tailandés Apichatpong Weerasethakul, al que es casi imposible nombrar sin erratas... En cuanto a las actrices, parece bien colocada la argentina Martina Gusman, por lo extremo de su personaje de madre encarcelada; aunque podría apuntarse la sorpresa de Julianne Moore en Blidness película de Fernando Meirelles que desapareció demasiado pronto del paisaje a pesar de su carácter. O hasta María Onetto, la protagonista de La mujer sin cabeza de Lucrecia Martel, que se bate el cobre por ese personaje ausente. La actriz Laura Smet, francesa y protagonista de la película de Philippe Garrel, La frontière de l aube tiene también varias papeletas para optar a ese premio, a pesar de los pesares. Otras cosas raras que pueden pasar hoy: Que una jurado iraní, Marjane Satrapi, apoye a un cineasta israelí, Ari Folman... O que Sean Penn tenga el día cruzado, la líe con Weerasethakul o Castellito, y decida darle el premio a Wenders.