Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 25- -5- -2008 La ceremonia estuvo presidida por la Reina Doña Sofía Zubin Mehta, Doctor HonorisCausa por la Universidad Politécnica de Valencia 97 centración estaba rota. Las manos sudaban y los parlamentos se olvidaban. Lejos estaba el glamour que las estrellas del teatro viven antes de sus actuaciones. Así, llegó la tercera llamada y al fin la libertad. Detrás del personaje estaba el preso; detrás del preso, la historia de un ser humano. En el escenario, sonreían, se relajaban, y como dice Cakke, se olvidan del cementerio de hombres vivos, donde se pagan las deudas y se pierden los amigos José, periodista de 32 años, dice que fue una función de gloria Éste hombre alto, delgado y con aire un tanto intelectual está cautivo junto con su hermano Manuel por haberse involucrado en una riña en una discoteca. Lo condenaron a 12 años. En casa lo espera su esposa y dos pequeños, uno de ellos concebido en prisión. Él sabe bien de cielos e infiernos. José protagoniza uno de los cuentos de Quedan las palabras donde los presos se contemplan y representan a ellos mismos. En la escena dos reclusos están encerrados en la enfermería de la cárcel. Uno de ellos tiene una ventana. El otro, entre enojos, exige a su compañero que le cuente lo que ve. Desea que muera para tomar su lugar. Cuando al fin sucede, se da cuenta de que sólo es posible ver ladrillos. Su compañero de celda le había regalado las palabras que describían todo un universo. La escena es una metáfora de la vida de los integrantes de Ícaro. Ocaña II es una cárcel distinta. La diferencia la variedad de talleres culturales y productivos. Somos privilegiados en el sistema penitenciario español coinciden los reclusos, quienes forman parte de un conjunto de 77 centros donde sobreviven 69.360 hombres y mujeres que cometieron principalmente delitos contra el patrimonio y la salud. El director de Ocaña II, Juan Carlos Martín, es un hombre convencido del valor de la cultura en la reincorporación social de los internos. Después de 7 años al frente del penal, comprende que el hombre es un ser imperfecto y que merece una segunda oportunidad. Su superior, Virgilio Valero, revela que evaluaciones sobre el impacto de la cultura en los Centros Penitenciarios indi- can que tienen un importante efecto para evitar la reincidencia de delitos y mejorar notablemente la convivencia interna. Entre rejas y entre bambalinas Quedan las palabras duró 55 minutos. Fue una obra a la altura de los profesionales: las actuaciones, la escenografía, los efectos y la música compuesta con sabor árabe, propio de Massimo y Adil. La función de esa noche fue la segunda ocasión en que los prisioneros se presentaron fuera de la cárcel. La primera fue el 14 de julio de 2007 en el teatro de Lópe de Vega de Ocaña. Después de la tensión originada por el operativo de seguridad, Luis confiesa que a actores profesionales no les pediría que salieran al escenario con semejante presión, pero sabe que ellos fueron capaces de soportarlo. Teníamos que sobreponernos. No podíamos defraudar, otra vez, a nuestras familias y a las autoridades dice José. Lo lograron, ese lunes. Algo importante pasó en el escenario. Aquel comandante La felicidad revolotea en medio de los ensayos de Ícaro en prisión (Pasa a la página siguiente)