Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
72 MADRID DOMINGO 25 s 5 s 2008 ABC Los chinos blanco de la violencia Burlas, abusos, humillaciones, robos e, incluso, golpes. Eso es lo que sufren muchos comerciantes chinos, que cada fin de semana abren sus tiendas hasta la madrugada, cuando otras ya han cerrado ISRAEL VIANA MADRID. ¡Chino cudeiro! te meto una patada que te arranco la cabeza a mí no me levantes la mano que te doy o esto es gratis porque lo digo yo eran algunas de las lindezas que se pudieron escuchar a un grupo adolescentes en un vídeo colgado en el portal de internet Youtube, y sobre el que informó ABC el miércoles. En la grabación, realizada con un teléfono móvil, los jóvenes insultan, humillan y amenazan con robar y agredir al dueño de un comercio de alimentación chino, que soporta las vejaciones asustado. Wuwei, propietario de una de estas tiendas de comida en la zona de Embajadores, se entristece: Me parece increíble que haya salvajes como estos, que encima cuelguen las imágenes en internet, como si fuésemos animales Sin embargo, la mayoría de los chinos que poseen uno de estos pequeños negocios de alimentación coinciden en una cosa: la grabación es un hecho aislado, pero las situaciones que en él se ven no son nada casuales... están acostumbrados a sufrirlas cada fin de semana. Por ley no vendemos alcohol después de las 22.00, pero a muchos jóvenes no parece importarles. Cuando nos negamos nos insultan, amenazan, tiran estanterías al suelo e incluso, nos escupen. Y eso cuando no nos roban, lo que se repite continuamente José Chen lleva 17 años viviendo en Madrid y sabe perfectamente de lo que habla. Es presidente de la Asociación de Comercios Chinos de Alimentación de España y, además, posee dos de estos negocios en la capital: uno en la calle Atocha y otro en la calle Hortaleza (en la zona de Alonso Martínez, donde cientos de jóvenes se reúnen cada fin de semana para divertirse) El boom de estas tiendas de origen asiático se produjo a principios del año 2000, y hoy se cuentan por decenas en todos los barrios y pueblos de la Comunidad de Madrid. Son negocios familiares, donde trabajan hasta los más pequeños, que abren todos los días de la semana, ininterrumpidamente hasta la madrugada. Todo esto les convierte en el blanco de los abusos y robos de muchos grupos de jóvenes que cada fin de semana acuden a estas tiendas a adquirir alcohol. Claramente se aprovechan de que cerramos tarde y tenemos un horario continuo- -explica Liang, el hijo de Chen, que ha trabajado mucho en las tiendas de su padre- Desde las 22.00 hasta las 24.00 el resto de comercios no están abiertos, por lo que nos convertimos en en un objetivo fácil para los vándalos, y no podemos hacer prácticamente nada porque vienen en grupo Pero este no es el único problema para los comerciantes de origen asiático. La gran mayoría de ellos no habla español y desconocen por completo las leyes, por lo que nunca acuden a la Policía para denunciar los hechos. Según Chen, sus compatriotas se convierten en una Se aprovechan del horario La tienda de José Chen en Alonso Martínez, zona habitual de marcha para los jóvenes especie de sufridores, que han aprendido a soportar las vejaciones y los robos: Cuando ocurre algo sólo pensamos que ha sido mala suerte, nos alegramos porque ya ha pasado y no vamos a la comisaría porque no obtenemos ningún resultado Además- -reconoce Liang- -cuando denunciamos, nos piden licencias y un montón de papeles que nada tienen que ver con lo sucedido, como si no se fiasen Para Felipe Chen, el portavoz de la Asociación de Comerciantes Chinos de Madrid, estos delitos se dan porque los agresores saben que los chinos no les denunciarán, por el idioma y porque temen su venganza Men, el comerciante vejado en el vídeo sí acudió a la Policía a pesar del miedo y las consecuencias no se han hecho esperar. Los autores ya han sido identificados. Son mayores de edad e irán a juicio por un delito de xenofobia y otro de vejaciones, por los que podrían condenarles a una pena de hasta ERNESTO AGUDO Hasta seis años de cárcel Cuando no vendemos alcohol nos insultan, amenazan, tiran estanterías al suelo e, incluso, nos escupen Son negocios pequeños que abren todos los días de la semana, ininterrumpidamente, hasta la madrugada Los comerciantes chinos no hablan español y desconocen las leyes, por eso no acuden a denunciar seis años de cárcel. Sin embargo, los pocos que como Men también han denunciado, se sienten indefensos porque saben que muchos de estos jóvenes son menores de edad y no les pasará nada. A mi hermano, que tiene una tienda en la zona de Oporto- -explica José Chen- -entraban a robarle siempre los mismos chicos, a las mismas horas, hasta que un día se opuso y le rompieron el escaparate, la nariz y varios dientes. En la trifulca golpeó a uno de los jóvenes, que resultó ser menor. Él no fue a denunciar porque se fue al hospital, y, además, desconocía la ley y el idioma. A los pocos días se encontró con una denuncia, sin nariz y dientes, y encima tuvo que pagar una indemnización al chico. Cómo iba a pensar que el agresor sería el denunciante. Y cuando esto pasa, te preguntas ¿para qué voy a ir a la Policía?