Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 25 s 5 s 2008 Ante el XVI congreso del PP s El nuevo equipo de Rajoy ESPAÑA 19 Génova esconde al escudero El presidente del PP se guarda el nombre del nuevo secretario general para que no le enfilen como a él antes de tiempo. Sólo ha adelantado que el número dos del partido será un dirigente de peso y experiencia. La lista de candidatos se acorta, y el portavoz en el Senado está el primero ÁNGEL COLLADO MADRID. Los que quieren no saben y los que saben no quieren. Es un dato fundamental del dilema sobre el secreto mejor guardado por el presidente del PP: el nombre de su nuevo secretario general, el futuro número dos del partido. Mariano Rajoy sigue empeñado en esperar hasta el mismo congreso convocado para el 20 de junio- -faltan cuatro semanas de crisis- -para presentarlo en sociedad. Su objetivo es evitar que el elegido como escudero sufra la campaña de acoso y desgaste, sobre todo externa, que hasta ahora sólo recae en su persona. En la dirección del Partido Popular se asegura que el sucesor de Ángel Acebes será alguien de peso en el partido, con conocimiento de la organización, respetado por casi todos y que tendrá dedicación plena al cargo, como siempre ha ocurrido en el PP. Con esa premisa, más el requisito obvio de que debe ser de la absoluta confianza de Rajoy, las posibilidades se reducen a media docena de aspirantes o sacrificados para consagrarse a controlar el partido y dar la cara de puertas afuera para que se la partan en primer lugar, antes que al jefe, como corresponde a un secretario general que se precie. En la clasificación que establecen en medios de la sede central de la calle Génova figura en primer lugar Pío García Escudero, aunque no quiera ni oír hablar de ello. Destacó en la pasada legislatura como duro y brillante opositor a Zapatero desde su puesto de portavoz parlamentario en el Senado. Rajoy le hizo jefe de campaña para las últimas elecciones generales y, pese su criticado manejo en el acuerdo con el PSOE para los debates electorales, sigue en el círculo de los dirigentes más cercanos al presidente del partido. García Escudero, madrileño de 55 años, que repite como portavoz del Grupo Popular en la Cámara Alta, tiene experiencia en la organización del partido y en los equilibrios internos. Fue presidente del PP de Madrid durante años como solución de compromiso entre Rodrigo Rato, cuando el ex vicepresidente del Gobierno controlaba el aparato regional madrileño, y Alberto Ruiz Gallardón, entonces presidente autonómico. A García Escudero le sucedió Esperanza Aguirre después de que se hiciera con el poder en la Comunidad de Madrid. El problema del portavoz del PP en el Senado es que se descartó a sí mismo como secretario general desde el principio con el argumento de que debía entrar alguien más joven que supusiera un factor de renovación interna y también para la opinión pública. Pero es de reconocida fidelidad a los principios del partido, tiene experiencia, tan moderado como le gusta a Rajoy, también abierto a los cambios, y de probada (Pasa a la página siguiente)