Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 24 s 5 s 2008 SALUD 89 DIAGNÓSTICO POR IMAGEN El Reino Unido investiga los riesgos de la resonancia magnética ABC LONDRES. La Agencia de Protección de la Salud (HPA) del Reino Unido ha puesto en marcha un estudio para investigar si existe una relación entre el cáncer y los sistemas de resonancia magnética. Esos aparatos, empleados normalmente en la captación de imágenes detalladas en el interior del cuerpo humano, utilizan campos magnéticos muy fuertes que pueden ser nocivos para la salud de personas que se exponen a ellos con frecuencia, según creen algunos expertos. Los investigadores basarán su estudio en el seguimiento de personal del Sistema Nacional de Salud (NHS) y otros profesionales que manejan esos escáneres, aunque no abarcará a los pacientes, pues su exposición a esa tecnología no es significativa. El grupo de científicos de la HPA examinará la relación entre el índice de mortalidad y el número de casos de cáncer entre los empleados que manipulan esos artilugios. Hay una necesidad apremiante de contar con un estudio bien hecho sobre la mortalidad y las evidencias de cáncer en trabajadores sometidos a largas exposiciones a campos magnéticos estáticos, sobre todo los asociados a los escáneres de resonancia magnética afirmó el profesor Anthony Swerdlow. Swerdlow es el presidente del llamado Grupo Asesor de Radiación No Iónica (Agnir) que asesora a la Agencia de Protección de la Salud y promueve esa investigación, que también se centrará en los bebés de las madres que han manejado lo sistemas de resonancia durante el embarazo. Asimismo, los expertos analizarán si la exposición a la resonancia magnética altera el ritmo cardíaco en personas que sufren enfermedades cardiovasculares o llevan un marcapasos. El presidente de la HPA, William Steward, señaló que ese tipo de escáneres tiene beneficios indudables para la medicina, especialmente como ayuda para una precisa diagnosis clínica pero admitió que existe una falta de información sobre los efectos adversos (de esa tecnología) para la salud a largo plazo La Organización Mundial de la Salud también ha sugerido una investigación internacional como fórmula efectiva para descartar posibles efectos secundarios de esta prueba. EE. UU. prueba a pedir perdón y admitir los errores médicos Los hospitales se plantean que puede ser más barato reconocer negligencias para evitar una demanda judicial ANNA GRAU NUEVA YORK. A nadie le gusta admitir un error, menos un error médico. La consigna en estos casos suele ser negar la mayor y la evidencia. Pero esta consigna empieza a cambiar precisamente donde uno menos se lo esperaría. En Estados Unidos, paraíso de las querellas judiciales, los médicos que se equivocan han descubierto un sistema inaudito, revolucionario y económico: se llama pedir perdón. El periódico The New York Times se hacía eco esta semana del sorprendente caso del doctor Tapas K. Das Gupta, cirujano jefe de Oncología del Hospital de la Universidad de Illinois, en Chicago. Con cuarenta años de carrera a sus espaldas se confundió y le extirpó a una de sus pacientes un segmento de su octava costilla, cuando debió ser la novena. Al verse enfrentado por la paciente y su marido, el doctor Das Gupta admitió el error de plano y optó por la disculpa. Por menos de eso se les ponen los pelos de punta a los gerentes de los hospitales y a sus aseguradoras. Y sin embargo en este caso la espontánea y humana reacción del médico obró maravillas en la paciente: se disipó su frustración y su ira hasta tal punto que renunció a interponer toda demanda contra el hospital y el facultativo. El error médico fue reparado en una nueva intervención sin coste alguno para ella. El hospital perdió mucho menos dinero del que habría podido perder. Por no hablar de la paz de espíritu del cirujano. Lo que en este caso salió por instinto otros han empezado a hacerlo más premeditadamente. En el complejo sanitario de la Universidad de Michigan, los procesos judiciales por errores médicos descendieron de 262 en agosto del año 2001 a 86 en agosto del 2007, gracias a una nueva política de admisión de responsabilidad y transparencia. Los gestores de esta política están convencidos- -y las estadísticas parecen darles la razón- -de que la mayoría de las querellas no son tanto por el error médico en sí como por la frustración y la rabia del paciente al ver que nadie se quiere hacer responsable. Libro Con mala fe, no hay excusas Muchas querellas se producen por la rabia del paciente al ver que nadie se hace responsable Por supuesto este sistema no pone a los médicos a cubierto de los temidos abogados cazafortunas que Billy Wilder retrató magistralmente en La bandeja de plata Si hay mala fe, las honradas disculpas del doctor pueden ponerle en un aprieto. Para prevenir eso, 34 estados americanos han promulgado leyes que hacen las excusas médicas inservibles en un proceso judicial. Si no hay más prueba que esa, entonces no hay caso. Hillary Rodham Clinton y Barack Obama apoyaron leyes federales en este sentido antes de ser candidatos presidenciales. Al final, no llegaron a buen puerto porque lo vetaron los republicanos. Desde aquel amago, no se ha vuelto a intentar al dar el vuelco a la mayoría demócrata, pero la candidata Hillary lleva la promesa en su campaña. Psicología de la Familia. Paulino Castells, Ediciones Ceac. La rápida evolución de nuestra sociedad en las últimas décadas ha supuesto grandes cambios a los que la familia ha ido amoldándose, pero que en ocasiones alteran su frágil equilibrio. El psiquiatra Paulino Castells, experto en temas de familia, ofrece soluciones prácticas para adaptarse a los tiempos y orientaciones a los padres en la difícil responsabilidad de hacer de los niños jóvenes autónomos y responsables, sin delegar esta labor en la escuela. Además de los temas clásicos en este tipo de libros, incluye otros como el hijo ante la separación de los padres, hogares monoparentales, la pérdida de autoridad, las peculiaridades de los hijos adoptados en la niñez y la adolescencia o cómo educar a los pequeños para que sean consumidores con criterio. Y no falta un capítulo (crecer jugando y comunicando) dedicado a potenciar la inteligencia emocional. Breves Dermatología Efectos adversos a largo plazo de un relleno antiarrugas Las inyecciones de polialquilamida (Bio- Alcamid) uno de los implantes más utilizados para corregir arrugas, podrían no ser tan inocuas como se presumía. Un estudio, realizado por dermatólogos del Hospital Vall d Hebron de Barcelona, desvela que a largo Neurología La falta de sueño altera la percepción visual Dormir poco no sólo reduce nuestra atención, también altera la percepción visual, según acaban de demostrar científicos de la Universidad de Duke y de Michigan (EE. UU. En un experimento con 24 voluntarios y una edad media de 22,5 años, comprobaron que los participantes que durmieron menos tenían lapsos de atención que les impedían descifrar algunos estímulos visuales. En un cerebro con falta de sueño no funcionan bien las áreas que dan sentido a lo que vemos, concluye el estudio. plazo puede causar efectos adversos locales y sistémicos en los pacientes. A los 12 meses del implante se detectaron reacciones en la zona del implante (labios, mejillas, pliegues nasolabiales. y en seis de los 25 casos estudiados, fiebre, sequedad de las muscosas o inflamación de las articulaciones. No es posible garantizar la completa seguridad de los implantes escriben los autores en Archives of Dermatology Hipertensión Los medidores domésticos ayudan en el tratamiento Mantener a raya la presión arterial cuando se tiene elevada no es un objetivo sencillo. Toda ayuda es poca y los cardiólogos aconsejan a sus pacientes utilizar aparatos domésticos para medirse la tensión como una fórmula más para ayudar en el tratamiento. Las medidas en el hogar pueden ser más fiables que las que se pueden obtener en las consultas del médico porque los pacientes están más tranquilos y no se producen subidas de tensión inesperadas ante la visión de la bata blanca. Esta recomendación, lanzada por la Asociación Americana del Corazón, es especialmente útil en las personas de mayor edad.